LO QUE QUEDÓ DE PALERMO 

Lo mejor está por venir, ¿pero cómo transitar la estanflación?

Las tres medidas que tomó la administración Macri, al inicio de su gestión -eliminación de retenciones, el fin del cepo y la salida del default-, cambiaron el clima de negocios no sólo en el campo sino en todo el país. Pero estas medidas no parecen suficientes a la luz del actual ciclo inflacionario combinado con una marcada caída de la actividad económica que coloca a la Argentina en una estanflación de difícil resolución.

Un clima desbordante de optimismo y un conjunto de promesas de mejoras, rodeó el debut del presidente Mauricio Macri en Palermo. DYN

Un clima desbordante de optimismo y un conjunto de promesas de mejoras, rodeó el debut del presidente Mauricio Macri en Palermo. DYN

Por Miguel Ángel Rouco. Agencia DyN

Un clima desbordante de optimismo y un conjunto de promesas de mejoras, rodeó el debut del presidente Mauricio Macri en la arena de Palermo aunque sin dejar soluciones concretas al futuro de los tambos.

Sin dudas, que el clima cambió totalmente en la relación del gobierno con el campo, respecto de era Kirchner.

Las tres medidas que tomó la administración Macri, al inicio de su gestión -eliminación de retenciones, el fin del cepo y la salida del default-, cambiaron el clima de negocios no sólo en el campo sino en todo el país.

Pero estas medidas no parecen suficientes a la luz del actual ciclo inflacionario combinado con una marcada caída de la actividad económica que coloca a la Argentina en una estanflación de difícil resolución.

“Sí se puede, sí se puede…”     

Macri buscó la complicidad del auditorio para tratar de eludir el mal trago presente y buscar un faro en el futuro. La mención del tradicional “sí se puede, sí se puede…”, sólo logró despertar una tibia reacción de las tribunas.

Una y otra vez justificó las medidas para evitar generar más pobreza, pero no hubo anuncios concretos para los problemas de producciones como la lechería o la fruta del Alto Valle, la yerba en el Litoral o la olivicultura del NOA y el algodón del NEA.

“Del granero del mundo al supermercado del mundo”, lanzó Macri. De los deseos a los hechos. De la Argentina como una eterna promesa a un país concreto.

“El campo ya arrancó y esto es solo el comienzo ”  

La respuesta del campo llegó con la superación de la grieta y con 2 millones de hectáreas más cultivadas, a pesar del clima inhóspito en muchas regiones.

A pesar del clima optimista y de algarabía con que la Sociedad Rural arropó al Presidente, los reclamos del presidente anfitrión se hicieron presentes. “Superar el autoritarismo, proceder con ética, evitar la migración, desterrar el populismo porque es la negación del porvenir”, fueron algunos de los conceptos vertidos por Etchevehere, acompañados de reclamos velados como mayor seguridad jurídica con frases como “desterrar la corrupción, independencia del Poder Judicial, quienes han violado la ley tienen que ir presos, no pedimos venganza sino justicia y la justicia aletargada es impunidad”.

“El campo ya arrancó y esto es solo el comienzo. Lo mejor está por venir”, lanzó Etchevehere pero sin firmarle un cheque en blanco a Macri y tras ello señalarle que uno de los sectores más competitivos del complejo agropecuario, como la lechería, atraviesa una crisis que puede ser terminal, si no se toman medidas urgentes porque la solución, está dentro de la misma cadena de comercialización.

Macri por ahora, tiene sólo promesas como el plan de infraestructuras. Por ahora, no supo articular soluciones. Intentó endulzar los oídos de la concurrencia con citas alegóricas de una imagen del campo más bucólica, lejos del verdadero complejo agroindustrial. Lejos del supermercado del mundo. La clave es como transitar y salir de la crisis actual. ¿Tendrá las soluciones?

  

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *