“Lo que nos preocupa es mantener y tener a salvo nuestro hipódromo”

El presidente del Jockey Club Azul se reunió con Alejandro Vieyra, secretario de Gabinete y Gobierno, cita en la que le fue confirmada la intensificación de la intervención municipal en pos de que Azul no sea incorporada a la modificación de la Ley 13.253, a través de la cual el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires busca anular el Fondo de Reparación que reciben los hipódromos.

Javier Fay, Alejandro Vieyra y Santiago Zaffora, durante la conferencia en el palacio comunal. PRENSA MUNICIPAL/HÉCTOR GARCÍA

Autoridades del Jockey Club Azul accedieron, ayer por la mañana, a una reunión en la Municipalidad con el secretario de Gabinete y Gobierno, Alejandro Vieyra. Las autoridades de la entidad que administra el Hipódromo de Azul y el funcionario comunal llevaron a cabo una conferencia de prensa en la que se anunció el apoyo del gobierno local para que Azul no sea incorporada a la modificación de la Ley 13.253, que regula la competencias hípicas en la provincia de Buenos Aires y que busca anular el Fondo de Reparación.

Vieyra explicó que “el Municipio acompañará al hipódromo local para preservar el esquema de la unidad que hay en Azul en el marco del proyecto de ley que pasará ahora a Diputados. Creemos que debemos acompañarlos porque en estos dos años hicieron un excelente trabajo. Cuando tomaron el hipódromo estaba casi abandonado y hoy es un lugar donde concurre la familia y viene gente de toda la región”.

El secretario enfatizó  “vamos a dejar en claro nuestra postura cuando se trate en la Cámara de Diputados, vamos a plantear que Azul no esté incorporado en ese proyecto en base a sólidos fundamentos que tienen que ver con el cambio que se le dio al hipódromo”.

“Hay 400 familias que viven de la actividad”    

Por su parte, Javier Fay, presidente del Jockey Club, expresó que “esto para nosotros es vital, nos da más chances de pelear. Lo que más nos preocupa es poder mantener y tener a salvo nuestro hipódromo, con la gestión que venimos realizando tenemos de sobra para mostrar eficiencia y buenos resultados”.

La continuidad de turf en la ciudad, no obstante la vertiente exclusivamente deportiva, implica el sostenimiento de los ingresos basamentales de muchas familiares. Fay recalcó que esta actividad “es una fuente de trabajo muy importante y también dinero que circula en nuestra ciudad. Hay 400 familias que viven de la actividad; además es muy trasversal porque involucra a muchos actores en forma indirecta que también se verán muy perjudicados: por ejemplo transportistas, forrajeros, productores de viruta, veterinarias, entre otros”.

En abril, consultado por EL TIEMPO, el dirigente del JCA explicó la circunstancia que los ocupa y preocupa: “Lo que nosotros recibimos, en realidad no es un subsidio, es un Fondo de Reparación. La plata que nos llega a nosotros, es plata que sale del mismo circuito del juego, es plata que se saca de lo que tributan las máquinas tragamonedas. No es dinero que sale de los impuestos que pagamos los ciudadanos bonaerenses para ir a bancar el turf. La gobernadora lo que quiere hacer, mediante un proyecto de ley que se presentaría en abril, es llevar ese Fondo de Reparación a cero”. Ayer, el veterinario alertó al respecto: “Sin esta ayuda sería imposible seguir con este formato, estamos dispuestos a hacer todo lo posible pero no podríamos seguir adelante”.

Por su parte, el secretario de la Comisión Directiva del Jockey, Santiago Zaffora, resaltó durante la conferencia la tradición hípica del pueblo azuleño, “por eso la relevancia del hipódromo. Tal es así que a partir de esta gestión del Jockey, se integró con la actividad comunitaria y social para que el espacio sea un lugar de participación”. Habló también sobre la intervención municipal: “Estamos sumamente agradecidos de la gestión del municipio que siempre nos ha acompañado en nuestra actividad. Entre todos, por lo menos, vamos a generar la duda”.

Al brindar datos económicos precisos del desarrollo del turf, Zaffora indicó que “en Azul hay 350 caballos en training, somos el tercer hipódromo en la provincia de Buenos Aires y el cuarto en el país. Cada propietario de estos caballos paga pensiones a los cuidadores y se movilizan alrededor de 7 millones de pesos mensuales que giran en Azul”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *