LAS FEDERACIONES DE COOPERATIVAS ELÉCTRICAS DEBATIERON EN AZUL

“Lo que nosotros tenemos que discutir hoy es cómo seguimos para adelante”

La frase surgió del presidente de la Asociación de Prestadores de Energía Eléctrica de la Provincia de Buenos Aires (APEBA), Nicolás Ambrosius, antes de la reunión que esa entidad realizó en esta ciudad y del cónclave que reunió a cooperativas de distintos puntos del territorio bonaerense, cuando se le pidió una opinión respecto de las marchas y contramarchas en lo que tiene que ver con el cambio de los cuadros tarifarios de electricidad. 

Nicolás Ambrosius, presidente de la APEBA y, a su derecha, Roberto Rusciolelli, titular de la CEAL. NICOLÁS MURCIA Facsímil de la resolución del OCEBA.
<
>
Nicolás Ambrosius, presidente de la APEBA y, a su derecha, Roberto Rusciolelli, titular de la CEAL. NICOLÁS MURCIA

Tal como se había anunciado se llevó a cabo ayer una reunión de la Asociación de Prestadores de Energía Eléctrica de la Provincia de Buenos Aires (APEBA) y, luego, un encuentro de las Federaciones de Cooperativas Eléctricas. Antes de participar de esos relevantes cónclaves, el presidente de la Cooperativa Eléctrica de Azul y el presidente de la APEBA, recibieron a los medios locales en la sede de la CEAL.

Ante la situación generada por el aumento tarifario impulsado por el Gobierno y las medidas cautelares que son de público conocimiento, la comisión directiva de APEBA y luego las Federaciones que aglutinan a las prestadoras, se reunieron a fin de abordar la problemática. El encuentro se había organizado mucho antes de que se conociera la resolución del OCEBA, que dispuso el acatamiento del dictamen judicial (recurso de amparo) del juez Luis Federico Arias (ver foto inferior).

Además de Azul, participaron representantes de las distribuidoras de Colón, Luján, 9 de Julio, Olavarría, Pergamino, Salto, Tres Arroyos, Necochea, Zárate, Chacabuco, San Pedro y de la Usina Municipal Popular de Tandil.

El Presidente de APEBA, Nicolás Ambrosius, dijo inicialmente que “esto es como las dos caras de una misma moneda”. “Me pongo del lado del usuario, porque también soy usuario y asociado a la cooperativa, y me pongo contento de que se hayan retrotraído precios de tarifas que no estaban acorde con los salarios que nosotros estábamos cobrando cada uno en su actividad y que de pronto se transforman en una tortura para los bolsillos de todos los usuarios. Pero debo dar vuelta la moneda y mirar la otra cara, que es la cara de administrador de estas organizaciones sociales como son las cooperativas donde los dueños son todos los asociados y también me tengo que poner más serio y más preocupado porque nosotros tenemos la responsabilidad de que el servicio se preste correctamente”, dijo.

Advirtió que “lo que nosotros tenemos que discutir hoy (por ayer) es cómo seguimos para adelante cuando a nosotros nos aumentan los costos porque cuando se determina o se reglamenta el nuevo cuadro tarifario a las cooperativas le aumentan la energía multiplicado por tres, donde los porcentajes son elevadísimos. Por otro lado nos dicen al mes o mes y medio que lo que teníamos que pagar lo tenemos que seguir pagando pero para hacer el balance económico de la prestación del servicio lo tienen que retrotraer a lo anterior, o sea cobrar la mitad. La gran preocupación del sistema cooperativo es cómo seguir prestando el servicio sin que éste entre en riesgo”.

Más adelante indicó que “son días donde hay que parar la pelota y esperar. Las cooperativas no sabemos qué tenemos que facturar. No hemos recibido instructivo preciso de qué hacer ni de cómo hacer. Esto lo vamos a discutir en la reunión de APEBA y a la tarde (de ayer) con todas las cooperativas de servicios públicos de la provincia de Buenos Aires para ver qué estrategia llevamos adelante”.

Respetar las leyes

Tras remarcar que tanto la APEBA como las federaciones que agrupan a las cooperativas no harán otra cosa que no sea respetar lo que disponen las normas, Ambrosius aseveró que “mucha gente va a la cooperativa y pregunta si paga o no paga. Si no pagó le decimos que espere. La comunicación del OCEBA fue ayer (por el martes) para nosotros; tenemos tres días para contestar y si no tenemos 30.000 pesos por día de multas, sin importar si la cooperativa tiene 30 usuarios o si tiene 30.000”.

Más adelante comentó que “la provincia se demoró 26 días en tomar la resolución y armar el nuevo cuadro tarifario”, lo que representó, para el caso de la Cooperativa Eléctrica de Tres Arroyos, una pérdida de 3.500.000 pesos de recaudación. “Eso nos pone en un clima de preocupación y de gran incertidumbre para no cometer errores. Si esto se resuelve y se normaliza en treinta días no pasa nada. Si demora dos años por supuesto que se resiente el servicio porque el descalce financiero hará que no se puedan pagar ni los sueldos por el aumento de los costos y la retracción en la cobranza. Es una responsabilidad que tenemos como administradores de algo que no es nuestro sino que es de todos”, recalcó.

El dirigente admitió que “con el aumento del 100% que se había dado, las cooperativas estaban en una situación de equilibrio”, tras lo cual consideró que en el tema de fondo, “hay dos opiniones encontradas”. “Una la que sostienen los que están en contra de la cautelar que dice que en el 2006 se hizo una audiencia pública para considerar un aumento de tarifas y los que sostienen que esta medida cautelar no es pertinente es porque dice que eso está vigente. El juez que dicta la cautelar interpreta otra cosa y dice que habría que haber hecho una audiencia pública específicamente para esto”, mencionó.

Aumento sideral de costos

El Presidente de APEBA destacó el sideral aumento de costos que las cooperativas eléctricas han tenido en los últimos diez años en insumos.

“El combustible subió el 684 por ciento, los transformadores el 520%, los postes de hormigón el 812%, los medidores monofásicos el 233 %, las lámparas de alumbrado público el 500% y las cooperativas no tuvimos posibilidades de aumentos porque no manejamos lo que nos aumentan los proveedores ni lo que podemos cobrar. La cooperativa es una empresa, que es de todos, pero a la cual le tienen que cerrar los números porque si no se funde”, aseguró Nicolás Ambrosius.

RECOMPOSICIÓN “NECESARIA”

A su turno, Roberto Rusciolelli, presidente del consejo de administración de la CEAL, indicó que la recomposición de las tarifas eléctricas era absolutamente necesaria “por un defasaje que abarcaba todo el sector”, pero rescató: “A nuestro parecer, tendría que haber sido gradual. El usuario no cuestiona el aumento sino la forma en la que se hizo”.

Seguidamente recordó una posibilidad de gestionar que tiene la comunidad local a la cual no se ha recurrido “por desconocimiento”.

“Durante la gestión del ex intendente Omar Duclós se firmó convenio con el OCEBA. Ese convenio está vigente y trata de que todos los usuarios, organizaciones comunitarias, entidades, tienen una vía directa de reclamo ante el OCEBA sin pasar por la distribuidora para lo que consideren necesario. No se usó por desconocimiento pero es una buena alternativa. Algún bloque de concejales o el mismo Concejo tenía la posibilidad de presentarse en bloque o en forma parcializada al OCEBA pidiendo lo que ellos estimen pertinente. Eso no fue hecho y por el contrario ha habido algunas expresiones capciosas donde se pretende sindicar a la Cooperativa como la responsable de todo lo que está pasando cuando todo el mundo sabe que no es así”, expresó Rusciolelli.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *