LA SEMANA POLÍTICA

Lo que pasó en las PASO

EPIGRAFE  El intendente Hernán Bertellys fue el claro triunfador de las primarias de la mano de la lista de concejales que encabeza Marcos Turón.
<
>
EPIGRAFE El intendente Hernán Bertellys fue el claro triunfador de las primarias de la mano de la lista de concejales que encabeza Marcos Turón.

Categórico triunfo y primera prueba aprobada para la gestión del intendente Bertellys. Buena elección de Unidad Ciudadana. Castigo a la dirigencia tradicional. Alto abstencionismo y votos en blanco. Un país bipolar. Nueva época que marca el fin de las estructuras históricas de los partidos. –

 Escribe: Carlos Comparato – (comparatoc@yahoo.com.ar)

Las primarias de hace una semana pusieron sobre la mesa por dónde peregrinan las conductas del electorado. Es una primera muestra pero que da soporte a lo que se vendrá en octubre. Si se desgajan los resultados en Azul, una primera conclusión es el amplio triunfo del oficialismo. Primera prueba cumplida para la gestión del intendente Hernán Bertellys cuya lista de concejales encabeza Marcos Turón alcanzando, según los datos provisorios oficiales, el 39,07 por ciento. La segunda es la muy buena performance del Frente Unidad Ciudadana ubicándose en segundo lugar trepando al  23,56 % dejando a  Nelson Sombra en primer término. Aquí hay que sumar el aporte que hizo la otra lista que compitió en esa interna acotada con Joaquín Propato.

Lejos quedó el Frente 1País con el 17,96 %, claramente por debajo de las expectativas que se tenía. Este fue el único frente que compitió con dos listas. Claudio Molina y Ulises Urquiza, imponiéndose el primero.

El Frente Justicialista Cumplir que lleva a Victoria Martínez y el Frente de Izquierda y de los Trabajadores con Juan Rubolino completan el menú que tendrán los azuleños el 22 de octubre.

Deshojando las primarias –

Aquí es donde hay que empezar a desgajar los entresijos de esta primaria. En primer lugar el alto nivel de abstenciones que superó los 15 mil votos y en blanco que fueron más de cuatro mil superando el 10 %. Si se agregan los nulos e impugnados se llega a 20.746 vecinos que se abstuvieron o no votaron por ninguno de los candidatos.

La concurrencia a las primarias en términos porcentuales viene cayendo desde el 2013. Ese año concurrió el 78,9% en el 2015 el 75,7 y ahora 72.7 (provisorio).

Es evidente que estos porcentajes no se repetirán en octubre donde la participación sería  mayor y caería el nivel de abstenciones. Hay que tener en cuenta que el Comité de la UCR llamó a no participar.

El otro ítem, es que la categoría a senador nacional traccionó fuertemente. Tanto Esteban  Bullrich como Cristina Fernández de Kirchner sacaron más porcentaje que los postulantes locales al igual que Florencio Randazzo. Fue a la inversa en el Frente 1País y en la izquierda.

Por su parte, el oficialismo, con datos propios y por candidato individual (no por frente) registra una amplísima diferencia entre Turón y Sombra, primero y segundo respectivamente, trepando a casi el 44 % de los sufragios.

Fuerte polarización —

Tampoco le fue bien a ninguno de los postulantes azuleños a senador provincial ante la  abrumadora distancia que alcanzó Cambiemos superando el 40% en la Séptima Sección.

Claramente esta elección se polarizó entre dos fuerzas quedando el resto muy relegado. Una semana después aún no se sabe quién ganó entre Cristina y Bullrich. Del exitismo a la desazón hay un pequeño trecho y, sea cual fuere el resultado definitivo, en ambos bandos quedarán esas sensaciones. El gobierno lo vive como un triunfo nacional. Cristina y su entorno disputan la batalla bonaerense donde se entrelazan denuncias de fraude y sorpresa ya que se imaginaba un escenario distinto.

Un nuevo ciclo –

Una secuela que deja estas PASO es que entró en una fase de crisis terminal la representación ideológica de los partidos políticos tradicionales. Y esto no significa el fin de la historia como lucha de ideologías en aras de una democracia liberal como pronosticó en 1992 el politólogo estadounidense de origen japonés Francis Fukuyama. Lo que se modifica es el campo objetivo de esa disputa por lo que la exigencia hoy es cómo se aborda las contradicciones y las pujas de la sociedad.

Ni la base de sustento de origen del radicalismo ni del peronismo se puede seguir sosteniendo bajo las mismas premisas del siglo pasado. Porque cambiaron los sistemas de producción, porque el capitalismo entró en una nueva fase de futuro incierto, porque las relaciones de poder cambiaron.

Es por eso que resulta aventurado tomar la experiencia política encabezada por el macrismo de un modo liviano. Es recomendable para aquellos embanderados en el kirchnerismo que lean el excelente artículo de José Natanson, director del Le Monde Diplomatique, publicado el jueves pasado en Página 12 titulado “El macrismo no es un golpe de suerte”. Si no se comprende en su totalidad este fenómeno será difícil vencerlo. El radicalismo terminó eclipsado por este proceso y sobrevive gracias a él sirviéndole en bandeja su estructura territorial.

¿Cristina con el acta de defunción? –

¿No pasa lo mismo con el peronismo? Cristina le dio un golpe furibundo a la estructura tradicional del PJ cuando lo deja desnudo a Randazzo con lo simbólico montada sobre la decadencia de viejos caudillos conservadores que gobiernan algunas provincias. De todos los “ismos” que transitaron por el versátil movimiento que pergeñó el general Perón, la impresión es que hoy Cristina aparece con el acta de defunción en la mano, recreando una nueva fuerza sobre esos cimientos junto a otras agrupaciones del campo de la centro izquierda. ¿El kirchnerismo (cristinismo) aparece, finalmente, como la etapa superior del peronismo? ¿Es sólo un espejismo transitorio en esa tendencia del culto a la personalidad que tenemos los argentinos? ¿De Santa Evita pasamos a Santa Cristina?

Hay una cuestión que aparece como condicionante para un proyecto que se proclama  progresista  y es el halo de corrupción que la decadente y acomodaticia justicia argentina lo maneja como si tuviera bailoteando brasas en sus manos. Lo que no se puede, ni debe, es justificar la corrupción de un gobierno con la corrupción del que le sigue.

El laberinto azuleño –

Octubre terminará de diseñar el trazo más fino de las características que esta sociedad irá modelando para su sistema de representación política.

El intendente Bertellys es una clara expresión de este presente comprendiendo, desde su intuición, una comunidad que está en una etapa de transición a partir de la crisis de representación de su dirigencia, de sus fracasos colectivos, de mirarse en un pasado esplendoroso que ya no existe pero tratando de amasar su futuro. Lo logrará si se sustenta en sus fortalezas, si se atreve a saltar sus laberintos existenciales.

 

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Marcos

    agosto 20, 2017 at 9:16 pm

    “En el país de los ciegos, el tuerto es rey”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *