El Tiempo - El diario de Azul
Temas de Interés: #NIÑOSAC

Azul 19º

Seguinos en Twitter Seguinos en Facebook Seguinos en Instagram Seguinos en YouTube
El Tiempo - El Diario de Azul

Temas de Interés: #NIÑOSAC
11-11-2019

DOS PROFESIONALES AZULEÑOS HABLARON SOBRE BULLYING

“Deben fortalecerse prácticas pedagógicas basadas en el diálogo y enmarcadas en una perspectiva de derechos”

Así lo expresó la licenciada en Sociología Micaela Bigalli, al indicar adónde debería poner el eje al momento de encontrar mejores resultados sobre la problemática.


Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Los licenciados Micaela Bigalli y Carlos Galasso hablaron con EL TIEMPO acerca de la problemática del bullying.


Por Javier Ciappina | 11 de Noviembre de 2019 07:00hs.

También mencionó que se trata de “un fenómeno social y no meramente escolar”. Por su parte, el licenciado el Psicología Carlos Galasso remarcó que “para prevenir es necesario educar en la no violencia y consolidar el lazo de comunicación con nuestros hijos, educando en la posibilidad de poder reírnos de nosotros mismos y no del otro”.

Se denomina bullying a un tipo de comportamiento violento e intimidatorio que se ejerce de manera verbal, física o psicológica entre niños y adolescentes durante la etapa escolar. Este tipo de maltrato puede ocurrir en diferentes lugares, como en espacios públicos o parques, pero fundamentalmente está relacionado con ese entorno por lo que afecta a niños y adolescentes en sus relaciones con sus compañeros de estudios.

Se trata de una serie de maltratos continuos que son llevados a cabo de manera intencional por uno o varios agresores, con el propósito de agredir, generar inseguridad o entorpecer el desenvolvimiento de la víctima.

Además, el bullying se relaciona con las dinámicas de abuso de poder, mediante las cuales un individuo humilla a otro para sentirse superior, para ello se vale de todo tipo de agresiones como burlas, insultos o maltratos físicos. Como resultado la víctima se siente temerosa de sus agresores y busca evitarlos.

este contexto, EL TIEMPO consultó a la licenciada en Sociología Micaela Bigalli y al licenciado en Psicología Carlos Galasso, quienes se refirieron a esta problemática.

Un fenómeno social

- ¿Es el bullying un fenómeno meramente escolar o se puede considerar como social?

- Micaela Bigalli: Si tomamos la traducción al español, “bullying” significa acosar, amedrentar, aprovecharse de alguien, en términos generales, pero es cierto que se acuñó dentro del ámbito escolar, para referirse a una relación de poder que ejerce/n uno/a o más estudiantes sobre uno o varios/as compañeros o compañeras (no necesariamente del mismo curso), causándoles un daño físico o psíquico. Cuando estas conductas se dan de manera sistemática, hablamos de “maltrato”. Sin embargo, considero que el bullying es un fenómeno social y no meramente escolar por (al menos) tres cuestiones. En principio porque estamos hablando de relaciones que se dan en la escuela, que no es un espacio neutro sino condicionado por un contexto social, económico y político, las personas que la transitan establecen relaciones sociales entre sí, y las y los docentes que allí trabajan ejercen una praxis ético-política también situada.

En segundo lugar, es un fenómeno social porque se da entre niños, niñas y adolescentes en múltiples ámbitos, por ejemplo, de educación no formal (como los comedores comunitarios, los clubes de barrio) o en la calle (lo que desde algunas organizaciones venimos visibilizando se considere como acoso callejero). Y por último, porque las relaciones de maltrato y hostigamiento se sustentan en estereotipos (o en “el estigma” en términos de Erving Goffman) que se construyen socialmente, por ejemplo sobre los cuerpos, las identidades, los deseos, la discapacidad, la clase social, entre otros.

“Poner el foco nosotros”

- ¿Qué ámbitos deberían fortalecerse para encontrar mejores resultados sobre la problemática?

- MB: Antes que ámbitos, creo que lo que deben fortalecerse son prácticas pedagógicas basadas en el diálogo y enmarcadas en una perspectiva de derechos, que promuevan espacios de escucha, tanto para quienes sufren, pero también para quienes excluyen u hostigan porque no se trata de voluntades individuales o maltratos aislados sino de niños, niñas y adolescentes inmersos en un sistema social que excluye y hostiga. Esto implica que pongamos el foco en nosotras y nosotros, los/as adultos/as, que observemos la manera en que nos relacionamos.

“Una barrera para tender lazos sanos”

- ¿Cómo afecta socialmente el bullying? (tanto a la víctima como al victimario)

- MB: El acoso escolar levanta una barrera a la posibilidad de tender lazos sanos y amigables al interior de un curso o institución y esto modifica la forma en que nos vinculamos con los/as otros/as, llevando muchas veces a naturalizar los insultos, el desprecio y la exclusión. Esto termina afectando la futura construcción de vínculos por fuera del ámbito escolar e incluso en la adultez, tanto en quienes sufrieron bullying durante su trayectoria escolar como en quienes ejercieron dicha práctica.

-¿Cómo es el rol de las nuevas tecnologías respecto a este temática?

- MB: Sobre este punto hay una cuestión importante que es la propiedad: las condiciones materiales para acceder y poseer dispositivos tecnológicos en nuestro país están desigualmente distribuidas; y por lo tanto también el uso de redes sociales. Por otro lado, hoy las NTICs están al alcance de niños y niñas desde muy temprana edad, muchas veces sin la información necesaria para su uso y sin el acompañamiento de la mirada del/la adulto/a responsable. En este sentido, hoy en las escuelas son comunes los grupos de WhatsApp donde algunos niños, niñas y adolescentes son excluidos/as de los mismos, otras veces se circulan fotos de ello/as para la burla, o en ocasiones también son hostigados/as e insultados/as a través de las redes sociales.

“Una mirada liberadora”

-¿Qué papel representan los medios de comunicación en esta temática?

- MB: Los medios de comunicación tienen la posibilidad de ejercer un doble papel: desde una mirada opresora (que entiendo hoy es hegemónica), reproducen los estereotipos, exponen situaciones violentas haciendo de ellas una práctica cotidiana y realizan lecturas muchas veces descontextualizadas; pero desde una mirada liberadora (que siempre existe y está latente) pueden concientizar, informar, difundir campañas de prevención y desnaturalizar la violencia.

- ¿Están las instituciones preparadas para afrontar fenómenos como el acoso y las situaciones de violencia que se producen en algunas de ellas?

- MB: En las instituciones educativas contamos con normativas para actuar cuando las situaciones ya ocurrieron, como por ejemplo, la “Guía de Orientación para la intervención en situaciones conflictivas y de vulneración de derechos en el escenario escolar”, que contempla otras situaciones más allá del maltrato entre pares. También contamos con algunos programas para la prevención de estas situaciones, por ejemplo, sobre convivencia escolar y con una herramienta por excelencia: la Ley de Educación Sexual Integral (desde el año 2006). Más allá de estas normativas, en algunos espacios sigue faltando su real aplicación desde una perspectiva de derechos, que implica un trabajo más profundo con los/as adultos/as responsables que transitamos los diferentes niveles educativos. Por otro lado, también considero importante el desarrollo de protocolos internos a las instituciones, consensuados y construidos horizontalmente por la comunidad educativa (incluyendo claramente a los/as estudiantes, docentes, equipos de gestión y Equipos de Orientación Escolar) que es la que realmente conoce las lógicas internas, lo que en educación conocemos como “lo instituyente”, y que puede darle una impronta propia a los protocolos para prevenir y afrontar las situaciones de bullying.

“El acoso escolar levanta una barrera a la posibilidad de tender lazos sanos y amigables al interior de un curso o institución y esto modifica la forma en que nos vinculamos con los/as otros/as, llevando muchas veces a naturalizar los insultos, el desprecio y la exclusión”, expresó la licenciada en Sociología Micaela Bigalli.

UNA MIRADA DESDE LA PSICOLOGÍA 

“Educar en la no violencia y consolidar el lazo de comunicación con nuestros hijos” 

Carlos Galasso es licenciado en Psicología (MP 35341) y actualmente integra el cuerpo de Instructores de Fiscalía General de Azul en el abordaje de la temática de abuso sexual infantil y en el Centro de Asistencia a la Victima.

Una problemática “tan antigua como la humanidad”

- ¿Qué es exactamente el bullying?

- En estos años atendí muchos niños y jóvenes que padecieron de hostigamiento por parte de sus pares. Y ellos sufrían antes que se denominara ‘bullying’, que es un nombre moderno y el maltrato de un niño a otro es tan antiguo como la humanidad.

Este término, tan en boga proviene del vocablo holandés que significa acoso.

Anteriormente esta palabra no era tan comentada, pero debido al incremento alarmante en casos de persecución y agresiones detectados principalmente en las escuelas (que llevaron a numerosos niños/as a vivir situaciones verdaderamente aterradoras), es que ahora se está hablando más del tema.

El bullying está presente en casi cualquier lugar, no es exclusivo de una clase social o de algún sector de la sociedad (público o privado) o respecto al género, aunque el perfil del agresor se aprecia predominancia en los varones. Tampoco existen diferencias en lo que respecta a las víctimas.

En mi experiencia clínica, al tratar mayormente con adolescentes, al bullying se lo podría entender como el ataque verbal y/o físico de un adolescente a otro de manera continuada en presencia de un grupo que hace de espectador pasivo. El ataque suele comenzar por parte de una persona y luego es común que se le unan varios. Con lo que la víctima se queda sola.

Distintos tipos de bullying

- ¿Cuáles son los principales factores qué motivan el bullying?

- Podemos pensar clasificar tipos de Bullying. Acoso Físico: daño al físico o pertenencias de las personas, se basa en el uso de la intimidación física, amenazas y acoso. Ejemplo: Patear, golpear, escupir, empujar, romper o tomar pertenencias

Acoso Verbal: escribir o decir cosas ofensivas con connotaciones racistas, sexistas, homofóbicas. Ejemplos: burlarse, llamar por apodos, insultos, provocaciones.

Bullying Cibernético: es mediante el empleo de la tecnología para acosar, amenazar, difamar o violentar. Ejemplos: publicaciones en redes sociales como Facebook o Instagram, o subir videos y fotos en Youtube, peleas y discusiones en grupos en línea, hasta el robo de identidad Bullying Social: Es el daño a la reputación o a las relaciones de una persona. Ejemplos: asilar o excluir a una persona a propósito difundir rumores, pedir al grupo que no se relacione con una determinada persona, Avergonzar en público.

Las causas de la conducta

- ¿Cuáles son las causas por las que el agresor lleva a cabo esta conducta?

- Normalmente, el agresor tiene un comportamiento provocador y de intimidación permanente. Posee un modelo agresivo en la resolución de conflictos, presenta dificultad para ponerse en el lugar del otro, vive una relación familiar poco afectiva, y tiene muy poca empatía. Un niño o adolescente puede ser autor de bullying cuando sólo espera y quiere que hagan siempre su voluntad, cuando le gusta probar la sensación de poder, cuando no se siente bien o no disfruta con otros.

El bullying escolar por su parte se lleva a cabo cuando el agresor sufre intimidaciones o algún tipo de abuso en casa, en la escuela o en la familia, o cuando es frecuentemente humillado por los adultos, o cuando vive bajo constante presión para que tenga éxito en sus actividades.

Los agresores ejercen su acción contra su víctima de diversas formas: les golpean, molestan, provocan, acosan con empujones y golpes, les nombran de una forma desagradable o despectiva, les generan rumores, mentiras, los aíslan del grupo, los ofenden y los anulan.

En relación a perfil de la victima, habitualmente, son niños que no disponen de recursos o habilidades para reaccionar, son poco sociables, sensibles y frágiles, son los esclavos del grupo, y no saben reaccionar por vergüenza o conformismo, siendo muy perjudicados por las amenazas y agresiones

Consecuencias negativas para todos

- ¿Qué consecuencias a largo y corto plazo se pueden observar en ambas partes, tanto en el agresor cómo en la víctima?

- El Bullying no sólo tiene consecuencias negativas para las víctimas, sino para todos los participantes.

Entre los efectos que el acoso produce en las víctimas, se encuentra el deterioro de la autoestima, ansiedad, depresión, fobia escolar e intentos de suicidio, con repercusiones negativas en el desarrollo de la personalidad, la socialización y la salud mental en general.

Para los agresores las conductas de acoso pueden hacerse crónicas y convertirse en una manera ilegítima de alcanzar sus objetivos, con el riesgo de derivación hacia conductas delictivas, incluyendo violencia doméstica y de género.

“Educar en la no violencia”

- ¿Hay alguna manera de que los padres se den cuenta de que sus hijos están sufriendo bullying?

- Para prevenir es necesario educar en la no violencia y procurar consolidar el lazo de comunicación con nuestros hijos, educando en la posibilidad de poder reírnos de nosotros mismos y no del otro. Hablar del sufrimiento del otro, de que no esta bueno el maltrato ni la burla, que podemos sobresalir por aspectos positivos y no por la negatividad de nuestros actos.

Muchas veces podemos detectar ciertas conductas que nos permitirían pensar en bullying: los individuos de forma repentina evitan ir al colegio, a ciertos lugares o evitan a ciertas personas. Se aíslan constantemente, o se hacen “los enfermos” para no ir a la escuela, a la practica deportiva u otra actividad. Cambios repentinos de personalidad, con características de retraimiento y pasividad. Momentos de llanto y de tristeza. Bajo rendimiento escolar. Cambios importantes en el comportamiento: a la hora de dormir, la comida, como así también maltrato y enojo hacia hermanos o padres.

El licenciado en Psicología Carlos Galasso, indicó que “para los agresores las conductas de acoso pueden hacerse crónicas y convertirse en una manera ilegítima de alcanzar sus objetivos, con el riesgo de derivación hacia conductas delictivas, incluyendo violencia doméstica y de género”. NICOLÁS MURCIA


Alarsol Mobile


Alarsol Desktop

Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Dejanos tus comentarios


HOTEL EMPERADOR MOBILE
HOTEL EMPERADOR PC
ROAS PC
ROAS MOBILE
Tentaciones Desktop
Neumáticos Arena Desktop
Neumáticos Arena Mobile
IMAC PC
LA CASAS DE LA BOMBA DE AGUA
Solisan Desktop
CÁMARA DE DIPUTADOS DESKTOP
Electro Respuestos Desktop
REHAB PC
PARRILLA 307 PC
OSDE PC

Tapa Impresa

Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 04 de Diciembre de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 03 de Diciembre de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 01 de Diciembre de 2019
Physis
RCA Desktop
CASINO TANDIL PC
GUÍA DE PROFESIONALES MÉDICOS
Tentaciones Mobile
CEAL PC Y MOBILE
OSDE MOBILE
DEPORTES MOBILE