El Tiempo - El diario de Azul
Temas de Interés:

Azul

Seguinos Seguinos en Twitter Seguinos en Facebook Seguinos en Instagram Seguinos en YouTube
El Tiempo - El diario de Azul

Temas de Interés:
15-04-2019

En este “partido” no podemos irnos a la “B”


Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

DE CONTRA

Por Augusto Meyer

De la Redacciónde EL TIEMPO

Instituciones deportivas de ciudades del interior como la nuestra hacen esfuerzos denodados para mantenerse en “competencia” y conservar dentro del “campo de juego” a personas que demandan mucho más que una necesidad de sentirse parte de un elenco de fútbol. Son clubes que carecen de “refuerzos” y donde todo se hace a partir del compromiso de los mismos dirigentes, entre ellos algunos vecinos. El Estado muchas mira el partido de afuera y, en vez de ayudar, tira “gas pimienta” avalando la aplicación de tarifas de servicios básicos difíciles de pagar.

ARCHIVO/EL TIEMPO/NACHO CORREA

Los clubes de fútbol de barrio tienen, cada vez más, una misión que trasciende la conformación de un equipo para tratar de obtener logros deportivos.

De la misma manera que –lamentablemente- las escuelas primarias le brindan a los nenes en sus comedores el alimento que algunos no tienen en sus hogares, instituciones deportivas de barrio como las que tenemos en Azul, Chillar o Cacharí, sirven como abrigo de contención a nenes que atraviesan la etapa de crecimiento que marcará su futuro a todo nivel.

Dentro de esas organizaciones, carentes de apoyo estatal, un puñado de dirigentes –entre ellos algunos vecinos del mismo sector donde está emplazado el club- realiza esfuerzos denodados para mantener el “barco a flote”. Más de una vez, deben echarle mano a sus billeteras para reunir el dinero necesario para afrontar alguna factura, como es el caso del pago de los servicios básicos de agua, luz y gas. Por lo demás, “donan” su tiempo, sus ganas y sus ideas en pos de la manutención de la institución.

Los ingresos son cada vez más reducidos y los problemas con los que algunos “jugadores” vienen de la casa, por demás preocupantes.

El “vestuario” ni el campo de juego alcanzan para llegar con toda la contención necesaria, y se hace imprescindible recurrir a especialistas que se han capacitado para ir en auxilio de las carencias con las que llega algún integrante del “plantel”.

Ser y pertenecer

Los clubes de barrio tienen a través de las políticas de acción que implementan sus dirigentes, con mayor o menor acierto, una necesidad imperiosa de ser y pertenecer. Buscan crecer, aún cuando las condiciones económicas históricas sean un escollo constante y difícil y sortear, y pretenden legítimamente integrarse al sector en el que se encuentran insertos.

Si bien nacen y se desarrollan como una entidad deportiva, no se abocan solamente a eso. Necesitan ser parte del barrio. Tal es el caso de clubes como Sportivo Piazza y San José, entre tantos otros, que buscan permanentemente involucrarse con la realidad social que les toca vivir.

Ser club de barrio es, también, potrero; es meterse en el “barro” para sacar a los chicos de la calle, donde los peligros están cada vez más expuestos, al alcance de la mano y a la luz del día.

Aunque carezcan de la ayuda estatal, estas instituciones son en sí un lugar de referencia para los habitantes del sector; en especial si son espacios que están en zonas periféricas, con algunos pobladores con sus necesidades básicas insatisfechas y un cúmulo de carencias que se profundizan llevadas de la mano de la indiferencia de ciudadanos, gobernantes y dirigentes políticos. No todos son lo mismo, claro está; afortunadamente hay personas comprometidas que no miran para el costado y –a su modo- acompañan a quienes hacen a favor de los demás.

No más frases hechas

La Encuesta Permanente de Hogares de Azul que la semana pasada presentó el Observatorio Laboral Azuleño vino a refrendar una realidad que todos, en mayor o en menor medida, conocemos. No reconocerlo es de necio, o esconde otros intereses.

Y el informe que el domingo pasado publicó este matutino, anticipadamente puso en evidencia –además del incremento de una demanda social de alimento y contención en comedores y merenderos barriales- la necesidad de pasar a contar con mayor cantidad de “mano de obra” y una distribución más equitativa de las colaboraciones que se puedan hacer.

Siguiendo el hilo del razonamiento será cuestión, entonces, de dejar de decir para pasar a hacer.

Teniendo en cuenta que toda crisis es la oportunidad de desarrollar nuevas oportunidades, será este el momento de empezar a actuar responsablemente y de exigir, cuando la situación así lo amerite, otro compromiso de quienes nos gobiernan en los diferentes estamentos.

Deberíamos salir de la modorra ciudadana y no esperar el ingreso al cuarto oscuro para acomodar piezas en un tablero de ajedrez con un tiempo que apremia y un juego que se presenta cada vez más complicado.

Estar en democracia no sólo es votar; es reclamar, por los canales que corresponden, acciones estatales para ir en ayuda de instituciones como los clubes de barrio.




Ryd Sorteo


Maxi Promo

Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Dejanos tus comentarios


TIENDA LA GOLONDRINA DESKTOP PREVIA A MAS LEIDAS
Neumáticos Arena Desktop
Neumáticos Arena Mobile
CÁMARA DE DIPUTADOS DESKTOP
BIN BAIRES DESKTOP 300X250 PREVIA A TAPA
Electro Respuestos
IMAC PC
REHAB PC
PARRILLA 307 PC
OSDE PC

Tapa Impresa

Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 23 de Junio de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 22 de Junio de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 21 de Junio de 2019
AG SWEATERS PC
CASINO TANDIL PC
GUÍA DE PROFESIONALES MÉDICOS
CREDITOS MASSI PC
Efemérides de Hoy

Pasó un 24 de Junio

1992

Se realiza una marcha en defensa de las escuelas Normal y de Bellas Artes, ante la posible transferencia al ámbito provincial.

1990

La Familia Gardeliana Azuleña coloca un monolito pintado por Joaquín Filipini en el Pasaje Carlos Gardel

1972

Se entregan las 10 casas totalmente terminadas en Uriburu –actual De Paula- y Fuerte Federación (Barrio Villa Azul)

1972

En Cacharí, reabre sus puertas la Confitería Gipsy, más íntima y más confortable.

1969

Se crea el Centro Carlos Gardel del Azul, con sede en el Club Villa del Parque, Colón 980.

1968

Se inaugura el moderno edifico del Colegio de Abogados, en Avenida Humberto I (actual De Paula) Nº 514, bajo la presidencia del doctor Sixto F. Ricci.

1968

Se crea la Escuela Profesional Femenina Nº 2, que funciona en el Hogar Buen Pastor

1957

Un operario muere por un estallido en lo que será una larga historia de explosiones en la Fábrica Naval de Explosivos de Azul

1947

El cuerpo de profesores del Colegio Nacional “Esteban Echeverría” adjudica las 10 becas creadas por la Sociedad de Fomento

CEAL PC Y MOBILE
DAVILA ABOGADOS
CASINO MOBILE
Neumáticos Arena Mobile
OSDE MOBILE
asasaas