TIENE 66 AÑOS

Localizaron en Azul al hombre que en un video admitió que abusó de su hija

 

La víctima ya no usa el apellido de su padre. A fines del mes pasado había regresado desde España, el país donde está radicada, a Olavarría para denunciar a su papá. En la vecina ciudad, grabó un video donde su padre confiesa haberla violado durante 18 años. Ese video la mujer lo difundió hace dos días a través de las redes sociales y se viralizó. El plazo transcurrido desde que los hechos ocurrieron hace que la acción penal esté extinguida. Por eso ayer, cuando el abusador fue hallado por la Policía en un hotel de esta ciudad, no se dispuso ninguna medida cautelar y sólo fue notificado de que su hija lo había denunciado en una Fiscalía.

 

<
>

 

Un hombre que admitió en un video haber abusado de su hija durante varios años, grabación que después de ser difundida por la víctima a través de las redes sociales se volvió viral, fue ubicado ayer por la Policía en Azul, cuando se encontraba en un hotel.

Más allá de la denuncia que la propia mujer radicara en una Fiscalía de Olavarría, la ciudad a la que volvió procedente de España -donde actualmente está radicada- para enfrentarse con su padre abusador y grabar ese video que después se conoció por redes sociales, lo concreto es que el hombre que ayer fue localizado en Azul no está procesado.

Su hija, que actualmente no usa el apellido del padre, tiene 35 años. Pero dado el tiempo transcurrido desde que esos abusos ocurrieron -que se remontan a cuando ella era niña y se extendieron durante 18 años en forma continuada, según el testimonio brindado por la propia víctima- para la Justicia la acción penal está extinguida.

De todas maneras, tras la denuncia que la mujer radicara por lo sucedido en una Fiscalía de Olavarría luego de haber grabado a su padre admitiendo que abusó de ella, desde la Unidad Funcional de Instrucción que está actualmente a cargo en la vecina ciudad de la fiscal Susana Alonso se resolvió ubicar al hombre.

Después de que el caso tomara estado público el pasado miércoles, el hombre que admitió en un video haber abusado de su hija se fue de Olavarría, la ciudad donde residía y a la que la mujer regresó para enfrentarse con él y grabarlo, encuentro ocurrido el pasado 26 de enero.

“No sabía cómo iba a reaccionar cuando lo tuviera enfrente, no había pensado en eso. Llegué a Olavarría con la intención de hacer la denuncia, pero fui a verlo antes, me senté al lado de él y simplemente prendí la cámara”, le dijo ayer la mujer a El Popular Medios durante una entrevista.

Esa grabación había sido registrada por la mujer, llamada Romina Balaguer, en el Hotel Argentino de la vecina ciudad, el lugar donde su papá residía y a su vez trabajaba hasta que después de difundido el video se fue y ayer fue localizado en Azul.

Balaguer contó en ese video que subió a su cuenta de Facebook que su padre, de 66 años y llamado Ricardo Cisneros, había comenzado a abusar de ella en la misma ciudad a la que días atrás regresó para enfrentarlo. También, que esos abusos se iniciaron cuando ella todavía era una bebé y usaba pañales.

Se trató de un delito continuado que incluyó violaciones que se extendieron hasta que ella cumplió los 18 años.

Y por lo sucedido y que ahora se ha hecho público, Balaguer responsabilizó también a su madre, al señalar que la mujer “nunca dijo nada estando al tanto de la situación”.

En ese video Cisneros reconoció en varias oportunidades que violó a su hija. “¿Reconocés que me sacabas de la cama y me llevabas al medio del campo para violarme?”, le dijo ella en un momento de lo que fue ese encuentro, a lo que el hombre asintió.

“Estuve internada, tuve siete intentos de suicidio. Tengo que tomar 12 pastillas por día y peso 40 kilos”, le recriminó también a su papá, el mismo hombre al que vino a buscar para enfrentar luego de varios años de silencio.

Sus padres se habían separado cuando ella era adolescente y tenía 13 años. Eso no impidió que Balaguer, actualmente radicada en Barcelona, continuara siendo abusada durante mucho tiempo más.

A los 21 años se fue de Olavarría, su ciudad natal, y vivió en Buenos Aires, hasta que luego se radicó en España, donde colabora con una ONG llamada “Anímate”, que asiste a víctimas de abuso sexual como ella.

Más allá de que para la Justicia la acción penal está extinta, con su actitud la mujer ha logrado que su caso se instalara en la sociedad y dejara así expuesto a su padre biológico y abusador.

Los únicos crímenes que no prescriben en Argentina son los de lesa humanidad. Y para denunciar casos de abuso sexual, una vez que la víctima cumple la mayoría de edad tiene un plazo de doce años para recurrir a la Justicia, explicó ayer un vocero judicial a EL TIEMPO.

Eso significa que actualmente no se puede hacer nada con esta situación puntual, por lo que ayer, una vez localizado en Azul, los policías del Gabinete de Investigaciones de la Seccional Primera local que lo encontraron simplemente lo notificaron de que en una Fiscalía de Olavarría había una denuncia presentada por su hija que lo señalaba como el mismo sujeto que abusó sexualmente de ella durante varios años.

En otras palabras, eso significa que sobre este hombre no ha sido formulada imputación alguna, por lo que no pesa ningún impedimento legal que le impida seguir en libertad y con su vida, la misma que quedó públicamente expuesta desde el miércoles último, cuando su hija lo sindicó como quien la violó en reiteradas oportunidades a lo largo de 18 años.

 

El dato

Cisneros fue localizado ayer por personal policial en la habitación número 25 del Hotel Blue de esta ciudad, que está en Avenida Mitre entre Cáneva y Lavalle. Los investigadores contaban con el dato de que había llegado a Azul un día antes proveniente de Olavarría y que “había viajado en un remís que lo dejó cerca de la Terminal”, señaló un vocero ligado a la investigación del caso.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *