ENTRE GANADERÍA Y AGRICULTURA

Los beneficios en el suelo de los sistemas integrados

<
>

Los beneficios en el suelo de los sistemas integrados entre la ganadería y la agricultura fueron objeto de un estudio del INTA que mereció el reconocimiento de organismos internacionales.

En el marco de un proyecto internacional coordinado por el Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA) que estudia los efectos benéficos de los sistemas integrados, se pudo dar respuesta a los algunos interrogantes a partir de un estudio desarrollado por investigadores de INTA que ha sido seleccionado para ser presentado de manera oral en la Asamblea General de Unión Europea de Geo ciencias (EGU) en Viena, Austria.

-¿Qué es un sistema integrado entre la ganadería y la agricultura?

-Un sistema integrado entre la ganadería y la agricultura es un sistema de producción en donde la ganadería y la agricultura se complementan. Vulgarmente se los conoce como sistemas mixtos. Los más representativos son aquellos en donde una fase de cultivos anuales destinados a grano es seguida por otra fase de pasturas perennes pastoreadas por animales, generalmente ganado bovino. La duración de cada fase, así como la composición de los cultivos y el tipo de ganado dependen de las condiciones ambientales del sitio.

-¿Cuáles son los beneficios de los sistemas integrados?

-Existen múltiples beneficios dependiendo de la escala. Así por ejemplo a nivel de suelo, hay una mejora de los ciclos de nutrientes como el carbono y el nitrógeno. Esto se debe al mayor aporte de carbono que producen las pasturas perennes y a la posibilidad de fijar nitrógeno atmosférico por parte de las leguminosas. Por otro lado, a nivel de establecimiento, la diversificación de actividades permite un ingreso más estable y una mayor ocupación de personal.

-El rol de la materia orgánica y el efecto de las pasturas sobre la misma.

-Diversos estudios han mostrado que las raíces de las pasturas perennes, incrementan el contenido de materia orgánica del suelo. Esto produce una mejora en funciones del suelo como el secuestro de carbono, el anclaje de raíces, el transporte de agua a través del suelo y el ciclado de nutrientes.

 

Acerca de la investigación

Para estudiar el efecto de los sistemas integrados en condiciones reales de producción se seleccionaron dos establecimientos  próximos a la ciudad de Venado Tuerto con el mismo tipo de suelo, posición en el relieve, cultivos en la fase agrícola (Soja – Maíz), pero que en uno de ellos la rotación incluyera una pastura perenne pastoreada por animales en condiciones extensivas. Las características de los sistemas fueron: a) Sistema integrado agrícola-ganadero, en donde se produce alfalfa cada cuatro años, alternado con avena y una secuencia de cultivos de verano compuesta por maíz y soja y b) sistema de agricultura continua, cuya secuencia es maíz y luego soja, ambos para grano.

Para estudiar en detalle el comportamiento del carbono orgánico tomamos muestras de suelo de los primeros 5 y 20 cm de profundidad. En ellas determinamos el contenido de carbono total, el de sus fracciones, y el carbono orgánico mineral. Los principales resultados de este estudio confirman la mejora en los contenidos de carbono orgánico total en los sistemas integrados respecto de sistemas agrícolas. Si bien la presencia de maíz en la rotación produce altos valores de carbono orgánico, en especial en los primeros 5 centímetros, el efecto de las pasturas perennes es más importante cuando se considera una mayor profundidad. (Colaboración del Ing.Agr. Mariano Benjamín de la Vega. AER Azul. EEA Cuenca del Salado. delavega.mariano@inta.gob.ar)

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *