Los bitrenes suman aval empresarial y ya se está hablando de conversiones

La Unión Industrial de Córdoba y la Bolsa de Cereales apoyaron la adhesión de la Provincia a la normativa nacional.

EL DATO:
Costos y beneficios sobre ruedas: El sistema llega con promesa de aliviar el valor de los fletes. 1.500: Es la cantidad de bitrenes que el Gobierno nacional estima que podrían circular en el país en un plazo de tres años. U$S5.000: Es el costo de agregar un nuevo eje y un sistema de freno ABS a un camión tradicional. Dos empresas lo hacen en el país.

Entidades empresariales de Córdoba salieron a respaldar la decisión de Juan Schiaretti de impulsar con un proyecto de ley la adhesión de la Provincia a las normas nacionales que permiten la utilización de los bitrenes, y ya comenzaron a evaluar cómo se formalizarán las primeras adaptaciones de unidades de transporte de cargas.
La cuestión fue debatida en la Unión Industrial de Córdoba (UIC) con la presencia del director de Transporte de Cargas de la Nación, Guillermo Campra, y su concreción depende de dos pasos que deben dar las jurisdicciones.
Por una parte, en 20 días la Dirección Nacional de Vialidad tendrá que terminar de confeccionar el croquis con los corredores habilitados para la circulación de camiones bitrenes de 22,40 metros de largo o más. Por otro lado, la Unicameral cordobesa deberá convertir en ley la adhesión que el gobernador Schiaretti adelantó desde Dubái, donde encabeza una misión en la Feria Gulfood.
Buscando consenso 
En sintonía con la UIC, la Bolsa de Cereales de Córdoba avaló, asimismo, la decisión del mandatario cordobés. “Esta medida no generará una menor demanda de camiones tradicionales para el transporte de granos, sino que actuará como complemento ante crecientes volúmenes de producción de nuestro país”, señaló la entidad agropecuaria.
Conocida la resolución de Schiaretti, desde El Panal se acentuó la búsqueda de consenso para un proyecto que en determinados sectores todavía recoge algunas objeciones. La intención es evitar el desgastante debate que se dio en 2014, cuando Sergio Busso, por entonces legislador de Unión por Córdoba, impulsó la circulación de los bitrenes.
El proyecto quedó en la nada cuando dos entidades empresariales del transporte se opusieron a la iniciativa, alegando cuestiones vinculadas con la seguridad, con el estado de las rutas y con el impacto económico en el traslado de cargas. “Hoy hay más infraestructura vial en la provincia y consenso para avanzar con la decisión”, dijo Busso, quien acompaña a Schiaretti en su viaje, ahora como ministro de Agricultura y Ganadería de la Provincia.
Esta vez, al consenso que se busca generar entre el empresariado se agrega que las dos bancadas mayoritarias de la Legislatura (Unión por Córdoba y Cambiemos) responden a quienes impulsan el uso de bitrenes: Schiaretti y Mauricio Macri.
“Este cambio no tiene sentido si el Gobierno no controla en forma continuada los pesos de los vehículos”  
José Arata, presidente de la Cámara Empresaria del Autotransporte de Cargas de Córdoba (Cedac), que dos años atrás había objetado el nuevo sistema, adelantó que esa organización “va a presentar un estudio de costos para precisar cuánto es el ahorro que puede generar el bitrén”.
“Lo importante es que los legisladores no se apuren, que hagan la adhesión al régimen nacional, pero que contemplen todos los casos; se habla del bitrén como la solución a todos los problemas del cereal y de la piedra por el peso y el volumen, pero a lo mejor es más beneficioso para productos más livianos”, explicó. El jueves próximo, la Cedac se reunirá con parlamentarios.
De paso, Arata encendió una luz de alerta sobre los controles. “Este cambio no tiene sentido si el Gobierno no controla en forma continuada los pesos de los vehículos; si ahora hay camiones que cargan hasta 86 toneladas, ¿qué puede suceder con el bitrén?”, interrogó.
El secretario Campra fue muy cauto al evaluar el impacto inicial de la actividad. En países donde se aplica, como Australia y Chile, la incidencia es del tres por ciento al cinco por ciento del parque total en circulación.
La flota argentina de camiones es de 300 mil unidades, “pero difícilmente se podrían superar las 1.500 unidades en los primeros tres años”, evaluó el funcionario en diálogo con La Voz.
También descartó que se pueda producir un impacto laboral. “Por el contrario, esto generará más trabajo para choferes, porque ayudará a sostener industrias en riesgo por costos logísticos”, enfatizó.
Fuente: La Voz del Interior
 
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *