Los comerciantes de la Ruta Nacional N° 3 plasmaron su preocupación en un petitorio


Ante la inminente construcción de la autopista que reemplazará a la actual traza de la Ruta 3, se realizó la tercera reunión de los frentistas que verán afectada su actividad con el cambio de trazado. En la oportunidad, arribaron a un consenso respecto a los puntos a incorporar en el petitorio que el viernes presentaron a las autoridades.
EL DATO:
Para el 3 de abril está prevista la apertura de la licitación para esta obra, el 18 la adjudicación y el 21 la posesión del corredor.
 
Ante la inminente construcción de la esperada autopista que reemplazará a la actual Ruta Nacional N° 3, que cambiará el actual recorrido en su paso por Azul, se realizó la tercera reunión de comerciantes frentistas el pasado lunes 12 de marzo con el objetivo de definir el reclamo y arribar a un consenso respecto a los puntos a incorporar en el petitorio para elevar a las autoridades.
Luego del encuentro, lo elaboraron y con el aval de más de 60 comerciantes del sector de la Ruta 3 que será impactado por la nueva traza, el último viernes lo presentaron ante el Distrito Azul de la dirección de Vialidad Nacional, el Concejo Deliberante de Azul y el Intendente Municipal de Azul.
Previamente a este último encuentro se habían reunido entre ellos en lo que fue una primera convocatoria ante el avance que viene teniendo el proyecto, y luego hubo una segunda reunión a la que acudieron concejales de la comisión de Obras Públicas y funcionarios municipales, instancia donde los comerciantes plantearon una serie de inquietudes respecto al impacto que la construcción de la autopista podría generar en sus actividades comerciales.
De parte del Ejecutivo asistieron el director de Vialidad Urbana, Hidráulica y Pavimento, Héctor Comparato; y el subdirector de Planeamiento y Gestión, Carlos Montagna.
En esta oportunidad también participó el referente de los vecinos autoconvocados por la autopista, Juan Crocco, y Dardo López en representación del Centro Empresario.
 
El rol del municipio    
Los comerciantes aprovecharon la oportunidad para plantear cuestiones tales como qué pasará con el mantenimiento del tramo de desvío que va desde las rutas 3 y 60 hasta el kilómetro 304.
Es que ese tramo va a pasar a ser una avenida más de la ciudad y por consiguiente todo lo que refiere a eso va a estar a cargo del municipio, tanto la iluminación como el barrido y todas las cuestiones que hacen a su mantenimiento.
En realidad lo que estos vecinos pretenden es que haya una previsión respecto a lo que sucederá ante esta obra y los cambios que impondrá debido a que los impactará particularmente.
 
“Con la mirada puesta en el futuro”  
Así se llegó a esta última reunión que tuvo por objetivo dejar asentado el reclamo en un petitorio formal al que este medio tuvo acceso y que fue presentado con todas las firmas de los comerciantes frentistas del tramo comprendido desde la Ruta Provincial N° 60 hasta aproximadamente el Camino a la Mantequería.
De acuerdo al testimonio recogido de estos comerciantes, ellos no se oponen a la obra, sino que reclaman respuestas concretas sobre una serie de cuestiones sobre el destino que correrá la traza de la actual ruta donde se encuentran sus locales comerciales.
Es que consideran a priori que las actividades de diversa índole que se desarrollan desde hace muchos años a la vera de la actual Ruta 3 se “verán probablemente transformadas”.
Y ante estas circunstancias, “buscamos adaptarnos a la nueva realidad”, pero decididos a “encontrar las mejores acciones que reflejen los mejores resultados con la mira puesta en el futuro”.
 
Piden un proyecto urbanístico    
Por estas razones, los frentistas reunidos y de común acuerdo están solicitando, a través del petitorio presentado, que en primer lugar se genere un proyecto urbanístico moderno y revitalizador para este tramo actual que pasará a ser una avenida de jurisdicción municipal y que incluya, por lo menos, los detalles de las formas por las que el tránsito pasante por la variante podrá acceder al área de servicios instalada en la actual ruta 3.
A su vez, apuntaron la necesidad de una correcta señalización en los accesos diseñada con el fin de informar y atraer.
Entienden al mismo tiempo que deberían conocer en relación al proyecto urbanístico la amplitud de calzada y la iluminación y la vegetación previstas.
También conocer acerca de semáforos, cruces peatonales y cámaras de seguridad, en caso de estar previstos.
 
Colectoras e informe hídrico  
Respecto al diseño de esta arteria que pasará a formar parte del sector urbano, requieren información adicional a los efectos de conocer si se analizaron alternativas más atractivas y funcionales de acuerdo a las nuevas circunstancias.
En este punto, cabe aclarar que hay frentistas que consideran que las calles colectoras ya han perdido el sentido al retirarse la vía nacional.
En caso de que se decida su construcción, quedó asentado en el petitorio presentado a las autoridades, que solicitan el detalle de las calles colectoras, su trazado, medidas y sus puntos de contacto con la avenida central.
Al mismo tiempo, manifiestan su preocupación sobre la cuestión hídrica y solicitan que se “informe sobre estudios preventivos del control del agua, considerando los problemas hídricos en el sector por todos conocidos”.
Asimismo, incorporaron en el petitorio se informe si se gestionará el tendido de fibra óptica para una mejor conectividad a Internet “acorde a los tiempos que corren”, como también “si se prevén los tendidos de los distintos servicios públicos”.
 
Uso del suelo   
Aclaran además que en caso de ya existir algún proyecto para la nueva avenida, “sería para nosotros importante conocerlo a los efectos de analizarlo y eventualmente sugerir  posibles alternativas superadoras”.
Teniendo en cuenta que la actual ruta 3, en este tramo en cuestión ya no actuará como límite de la ciudad, los vecinos reunidos solicitan también se les informe si el municipio cuenta con un plan de ordenamiento y/o acondicionamiento territorial adecuado a las circunstancias respecto al área complementaria.
La superficie de tierra comprendida dentro del perímetro del enlace será de 600 hectáreas por lo que también se pide conocer el detalle de los usos que se le dará al suelo en esas hectáreas, las restricciones, las medidas de los lotes, los caminos de accesibilidad a la autopista y a la zona urbana como los entubamientos o desvíos de curso que canalicen el agua adecuadamente.
Finalmente este grupo de alrededor de 60 vecinos que firmaron el petitorio expresan que “convencidos que estamos viviendo un desafío innovador en la ciudad y para adecuarnos a las circunstancias con creatividad, vemos la necesidad de no desaprovechar esta oportunidad donde las condiciones de financiamiento pueden ser más favorables que en el futuro”.
Ante la proximidad del inicio de la obra, voceros de este grupo indicaron a este diario que estarán a la espera de que las autoridades involucradas se refieran al tema e incluso los puedan convocar a una reunión con la celeridad que el caso amerita.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *