NUEVA RECORRIDA POR LA CIUDAD 

Los contenedores siguen sin ser controlados   

 

 

Nada cambió. Diez días después de la primera nota publicada por este diario alertando la falta de controles y el incumplimiento a la normativa que regula el uso y la explotación comercial de los contenedores, en una nueva recorrida se constató que todo sigue igual. Continúan depositándose recipientes en mal estado, sin señalización ni identificación. Un nuevo llamado de atención para quienes deben cumplir la Ordenanza vigente y quienes deben hacerla cumplir.

No sólo el contenedor no cumple con las medidas de seguridad, sino que también está tapada su visión por montículos acumulados a ambos lados. NACHO CORREA
Las franjas oblicuas con lámina o pintura reflectante, de un ancho de 10 centímetros por un largo de 20 centímetros de color naranja y verde para que sean visibles a quienes transitan por el lugar, brillan por su ausencia. NACHO CORREA
El estado de la mayoría de los contenedores es lamentable. El de esta foto, no cumple con ninguna de las medidas de seguridad establecidas. NACHO CORREA

Ninguna identificación ni señalización. Así están la gran cantidad mayoría de los contenedores distribuidos en la ciudad. NACHO CORREA
<
>
Las franjas oblicuas con lámina o pintura reflectante, de un ancho de 10 centímetros por un largo de 20 centímetros de color naranja y verde para que sean visibles a quienes transitan por el lugar, brillan por su ausencia. NACHO CORREA

Hace 10 días, este diario publicó una nota en la que se reflejaba la falta de control sobre los contenedores distribuidos en las calles azuleñas y el más que visible incumplimiento a la Ordenanza vigente desde hace 19 años.

En una nueva recorrida por la ciudad, diez días después todo sigue igual. Las calles continúan pobladas de contenedores en mal estado, sin señalización ni identificación,  con el peligro que esto conlleva.

Las críticas son dos: la falta de control por parte del Ejecutivo municipal y el incumplimiento de la Ordenanza por parte de las empresas que comercializan estos grandes recipientes ya que ninguno de los contenedores que ayer fueron fotografiados por este diario cumple la normativa que por unanimidad aprobó el Concejo Deliberante en 1998, cuando reguló su uso y su explotación comercial y definió una serie de obligaciones tanto para las empresas como para la comuna en su rol de control.

Entre otras cuestiones, la Ordenanza -que fue una iniciativa del entonces bloque del Partido Justicialista- establece en lo que hace a las medidas de seguridad que para estar en la vía pública, en cada contenedor deberá figurar con claridad el nombre, domicilio y número de teléfono de su propietario, con un número de identificación que los individualice en cada uno de sus cuatro lados con letra legible. Además, indica que los mismos datos deben volcarse en los vehículos que se utilicen para el transporte de los contenedores y que todos los datos identificatorios deberán estar pintados con elementos reflectantes. Las fotos -que fueron tomadas ayer y el lunes- hablan por sí solas: ninguno cumple este punto de la normativa.

Otra cuestión que la gran mayoría no cumple es la de la conservación. La Ordenanza exige que se conserven en buenas condiciones de material y pintado y que en la parte superior de ambos frentes y en los costados deben tener franjas oblicuas con lámina o pintura reflectante, de un ancho de 10 centímetros por un largo de 20 centímetros de color naranja y verde para que puedan ser visualizadas tanto de día como de noche sin que afecte la seguridad peatonal y vehicular. Una vez más, las fotografías ratifican el incumplimiento y la falta de controles.

Otro tema que regula es el del traslado. Además de que el vehículo que los recoja debe tener todos los datos identificatorios, señala que para ser trasladados los contenedores deben ser cubiertos con lona o elemento similar que asegure la no dispersión del material transportado en la vía pública. Ninguno de los contenedores transportados es cubierto como exige la normativa que por unanimidad aprobó el Concejo Deliberante hace nada menos que 19 años.

Y teniendo en cuenta el tiempo que lleva vigente la Ordenanza, nadie, absolutamente nadie, puede alegar desconocerla.

Habilitación, seguro y el rol de Estado

Otros temas que establece la normativa vigente es que tanto los contenedores como los vehículos que los transportan deben contar con Seguro de Responsabilidad Civil a favor de terceros. También que los propietarios deben inscribirse en el Registro de actividad, contar con habilitación municipal expresa para su utilización y que deberán pagar el Derecho de Ocupación o Uso de Espacios Públicos, de acuerdo a la Ordenanza Impositiva Anual del Partido de Azul.

Es de esperar, que ante tanto descontrol, al menos tengan seguros y estén habilitados.

Cuando en otro de sus artículos hace referencia a lo que el incumplimiento acarrea, da el poder de control al Estado Municipal, que no lo está cumpliendo a juzgar por la gran cantidad de contenedores en malas condiciones que se ven en las calles azuleñas.

Textualmente, la Ordenanza dispone en ese aspecto que “cuando no se de cumplimiento a lo legislado en la presente Ordenanza y/o se provoquen alteraciones en la vía pública y/o seguridad de los transeúntes y vehículos, se labrará la pertinente acta de infracción para el oportuno juzgamiento por el Juzgado de Faltas Municipal, aplicando las sanciones que prescribe el Código de Faltas Municipal.

Diez días después de la primera recorrida realizada por este diario, lamentablemente la situación no cambió en absoluto.

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. car10

    marzo 8, 2017 at 9:58 pm

    Esto es muy fácil multa y listo si todos sabemos quien alquila los contenedores o no q no quieran hacer nada es otra cosa

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *