Los contratados no pudieron ingresar en la fábrica y, en asamblea, resolvieron avanzar con un corte de ruta

Fuerte presencia policial en el ingreso principal a la fábrica militar de pólvoras y explosivos. FOTOS NACHO CORREA


Solamente dos trabajadores de planta tuvieron permitido el acceso para conversar con el actual responsable del emprendimiento fabril, Maximiliano Tadeo. Al salir de ese encuentro, Marcelo Laporte afirmó a los obreros que hasta el 15 de febrero no habrá actividad productiva en la planta, que ayer permanecía con una fuerte custodia de la Policía Federal Argentina, inclusive con efectivos de choque que llegaron de delegaciones de la fuerza con asiento en ciudades vecinas.
El traslado de los obreros se realizó en tres colectivos de Transportes La Unión que fueron puestos a disposición por el Municipio, y en vehículos particulares que arribaron minutos después de las 6 al ingreso principal a FANAZUL.

El traslado del personal hasta FANAZUL se realizó en micros que fueron rentados por el Municipio.


No se permitió más que el ingreso de dos trabajadores de planta, en función de delegados, para reunirse con el segundo jefe de la fábrica, Maximiliano Tadeo.
“Fuimos a presentarnos a trabajar en fábrica. Dos delegados entramos. Después de un rato nos atendió el que está a cargo de la dirección, Maximiliano Tadeo, quien nos confirmó que los únicos que podían entrar eran los empleados efectivos. Nos dijo que hasta el 15 de febrero tenía que esperar porque estaban haciendo un control en cuanto a qué tipo de producción se puede llegar a hacer. Nos aseguró que podía estar garantizada la producción para la minera de Santa Cruz que estamos abasteciendo nosotros y el trabajo de desmilitarización para las fuerzas armadas”, expresó Marcelo Laporte.

Reunidos en asamblea, los dos trabajadores de planta junto con Vanina Zurita, secretaria General de ATE, dan cuenta de los pormenores de la charla mantenida con el actual responsable de la planta de explosivos, Maximiliano Tadeo.


El trabajador dijo que el encuentro con el responsable del emprendimiento se concretó en un clima normal, pero que la charla le permitió a ellos determinar –así lo expusieron ante el resto de los obreros- que no está garantizada la seguridad de la planta.
“Ellos nos dijeron que nos quedáramos en casa, que nos iban a mandar para cobrar las vacaciones, y no confiamos en eso. No confiamos en nadie, nadie nos dice nada, y no es cuestión que nos acusen de haber hecho abandono de trabajo. Nos dijo que hay que esperar. Él no da la cara y nosotros tenemos doscientos chicos atrás pidiéndonos respuestas y para eso estamos; le dijimos que lo que estaban haciendo está completamente fuera de lugar. También le manifestamos la inseguridad que hay en fábrica que sólo pueden controlar los contratados, que son los que estaban asignados a esas áreas”, explicó.
“Nos dijo que de sede central les dicen que tienen que ir directivos o el personal de planta. Le recordamos a Tadeo que hay plantas que están cargadas, con los polvorines llenos. Hay plantas donde quedaron los cajones de dinamita sin limpiar con residuos de explosivos, pero hay otras cosas donde no podemos intervenir y tiene que ir personal idóneo como dijimos cuando hicimos la denuncia en la delegación de la Policía Federal”, agregó Laporte.

Marcelo Laporte ofició de vocero de la escasa información que le transmitió el vicedirector de la fábrica. Luego, el obrero conversó con EL TIEMPO.


Una vida compartida
En la charla con EL TIEMPO horas antes de que se supiera que hoy el interventor de la Dirección General de Fabricaciones Militares recibirá a un grupo de representantes de los trabajadores y dirigentes sindicales, Laporte lamentó que “hay contratados de 18 años prestando servicio en la fábrica”. “Es una vida compartida con ellos. Hemos convivido más dentro de la fábrica que en la ciudad”, señaló.
“Después de hablar con el director a cargo salimos a comunicarle a la gente; lo hicimos en el ingreso sin que hubiera ningún tipo de problemas. Con los mismos policías que están ahí nunca tuvimos un problema. Antes de irnos yo le manifesté al jefe del operativo ‘viste que nosotros veníamos a buscar trabajo, no para hacer lío’. Se habrá dado cuenta toda la población que lo que no queremos hacer nosotros es hacer algún tipo de disturbio. Sólo buscamos mantener la fuente de trabajo. Sabemos que llegar a un corte de ruta es un estorbo, pero lamentablemente si no llegás a esto no te escucha nada”, afirmó.
Por gestiones del edil Nelson Sombra, explicó Laporta, se le tomaron los datos a la totalidad de los contratados a fin de gestionar algún tipo de ayuda que le permita a los obreros afrontar el pago de distintos servicios por vencer.
“Yo soy uno de los que he criticado con respeto al intendente porque me parece que él tendría que haber movido esto. Si tiene un problema personal con Vanina Zurita, que es la secretaria General de ATE, lo tiene que dejar de lado. Aceptaban reunirse con nosotros con la condición de que ella no fuera. Que queden fuera más de doscientos trabajadores de Fanazul es un golpe muy fuerte para Azul. No hay laburo en Azul para esa cantidad de gente”, amplió.
El empleado dijo que, dentro de la plantilla de contratados que en principio están cesantes, tiene un concuñado y a su yerno.
“Acá hay gente que tiene chicos; es feo eso. Hoy, cuando estábamos con Godoy (el otro trabajador de planta que tuvo permiso para ingresar), mirábamos atrás y veníamos que quedaba toda la gente afuera y no nos daba ganas de entrar. Yo voy a seguir hasta las últimas consecuencias. Para eso estamos también. Las luchas que se pierden son las que se abandonan. Sabemos que es muy bravo que puedan reincorporar a todos, pero esta fábrica no puede cerrar”, indicó.
Agregó que “nosotros manejábamos que podían echar hasta 120 personas y pensábamos cómo podíamos hacer para que saquen a menos. De un día para el otro nos encontramos que nos robaron a los colectivos y con eso nos cortaron las piernas. Preguntábamos y nadie nos decía más que ‘la orden viene de arriba’ y nada más”.
Tras mencionar que mientras se desempeñaba en la ex Curtiembre Piazza fue despedido, Laporta aseguró que “en estas fiestas no pudimos decir ‘Feliz Navidad? ni ‘Feliz Año Nuevo’. Nos saludamos, pero vos que estuviste en la plaza viste que eran sólo llantos. Nunca antes había pasado una Navidad así”.

César Baliña, secretario Gremial de ATE provincia.


El respaldo de ATE provincia
César Baliña, secretario Gremial de ATE provincia, conversó con EL TIEMPO WEB en el ingreso a FANAZUL sobre las razones que lo trajeron hasta nuestro medio.
“Esta definición del ministerio de Defensa y de las autoridades de la Nación de dejar a más de doscientos trabajadores y trabajadores tiene un alto impacto en la ciudad. Estamos acá con un grupo de compañeros siendo parte de este reclamo para estar al lado de los trabajadores y poder visibilizar este conflicto para que no quede solamente acá en Azul sino que se instale en la provincia y la Nación”, expresó.
Al tiempo que mencionó que el secretario General del gremio a nivel provincial estuvo reunido con funcionarios del Ministerio de la Producción, el dirigente sindical aseveró que “no vamos a dejar de hacer lo que tengamos que hacer para que esto se revierta. El 4 haremos un paro nacional para denunciar los despidos en el Estado nacional, provincial y municipal”.
Agregó que “los trabajadores venían y cumplían con la tarea que le mandaban a realizar sus superiores”. “Si sus superiores no generaban políticas como para que se mantenga viva la fábrica, no es responsabilidad de los trabajadores. Es porque no hay una política de inversión”, culminó Baliña.

Personal de la Policía Federal apostado en el ingreso a la fábrica, con la lista del personal que estaba autorizado a ingresar.


La denuncia que hizo ATE
Ayer por la tarde, casi a la misma hora que a los dirigentes de ATE le confirmaban que hoy serán recibidos por las autoridades de la Dirección General de Fabricaciones Militares, este diario tuvo la posibilidad de dialogar con dos de los funcionarios judiciales que tienen intervención en la denuncia que el sábado realizaron los sindicalistas por el “riesgo potencial” de explosión o incendio en el que supuestamente se encontraba la fábrica.
Pablo López, secretario de una Secretaría Penal y actualmente a cargo de las dos por cuestiones de feria, explicó qué alcance tiene la justicia en este caso y, por otro lado, negó que haya existido la más mínima intención de pedir el desalojo de la Ruta Nacional N° 3 que los trabajadores de FANAZUL estuvieron ocupando ayer.

Respecto de la primera cuestión señaló: “El viernes por la tarde (los dirigentes de ATE) hicieron una denuncia por supuesto riesgo de explosión al no haber personal y teniendo en cuenta el tipo de material que hay ahí adentro. Automáticamente se le dio una orden a la Policía Federal para que se le tome declaración a la gente responsable de la fábrica, quienes firmaron y se hicieron responsables de que la fábrica no tenía ningún tipo de peligro”.
Detalló que por instrucciones de la Fiscal Federal, Maju Buglione, “se le tomó declaración a otro personal jerárquico de la planta, que aportó otro tipo de datos y se ofició para una inspección de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC), que es el ente controlador y mañana (por hoy) va a estar en la fábrica controlando que las medidas de seguridad esté a cubierto. Mañana veremos qué resulta de eso, sobre todo para llevar tranquilidad a la gente que está en el lugar y, obviamente, a la comunidad azuleña”.
El Dr. López afirmó que la denuncia que se radicó el sábado “es por un posible delito” y que “nosotros (la Justicia Federal) estamos interviniendo en modo de prevención”. “No es nuestra función, pero lo creemos correcto ante el peligro potencial denunciado. La justicia generalmente actúa después de que pasan las cosas y nosotros estamos tratando de evitar cualquier riesgo. El Juez (de la ciudad de Necochea, Dr. Bernardo Bibel, de feria) está evaluando, esperando que venga un ente objetivo para determinar ya que nosotros no tenemos la aptitud técnica para decir si el hecho denunciado es cierto o no. Lo que sí es cierto es que los hoy responsables de la fábrica ya manifestaron y firmaron haciéndose responsables de que la fábrica estaba segura. El Juez quiso ir más allá y por eso pidió con la premura del caso al ente regulador que evalúe la situación en el lugar”.

Jamás se pidió liberar la ruta
El Secretario Penal del Juzgado Federal negó enfáticamente que se hubiera pedido en algún momento que fuese liberada la Ruta N° 3 donde los trabajadores de FANAZUL estuvieron protestando. Es más; el funcionario que habló con EL TIEMPO aclaró que esa medida jamás estuvo pensada para su ejecución.
“El Juzgado Federal tiene una historia respecto de las manifestaciones que se han hecho. Hay una determinada política que los jueces Bava y Bibel siguen que es tratar de evitar por todos los caminos la violencia de ningún lado y crear caminos alternativos para que la gente que está de paso pueda seguir circulando aún con dificultad y tratar de que los que se manifiestan ejerzan su derecho pacíficamente, sin generar ningún daño, y obviamente que cumplan su objetivo que es ser escuchados”, expresó López.

“Existe un audio que escuchamos hoy con la Fiscal (Buglione) de que se había recibido una orden de desalojo de una jueza en la causa. Nosotros –advirtió- no tenemos causa respecto del corte de ruta. La justicia actúa después de que pasan las cosas. De este modo estamos tratando de intervenir para que cada uno tenga lo que corresponde aunque sea en su porción debida”.
Aclaró que, siempre que fueron detrás del diálogo con los gremialistas, tuvieron respuestas por demás civilizadas. “Han sido muy razonables cada vez que fuimos a hablar. En ese sentido tienen toda nuestra predisposición. Después, en sus luchas gremiales y de trabajo no es nuestra función involucrarnos. Somos parte de un Juzgado Federal que trata de llegar a la verdad de los delitos que se han cometido y hacemos lo imposible a buen puerto y que cada uno tenga la parte del derecho que le corresponde. A veces no se puede dejar contento a todo el mundo”, explicó.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *