LOS DE ABAJO RECUPERAN SU CANTO

GENTILEZA PERONISMO 26 DE JULIO


Por Silvio Randazzo
Volvió a sonar el murmullo en el aire, las aguas del Calvú se inquietan. Es la fiesta de los sudacas y de Sudaca, una mirada personal de la cultura de Latinoamérica que necesitaba recuperar la voz en cuello para cantar su resistencia, “con risa y llanto en su corazón”.
Aproximadamente dos años después de su último recital, un lapso que sirvió –entre otras cosas– para repensar el carácter de su música, Sudaca Trío se presentó en vivo, el sábado pasado, en el Espacio Cultural “Pedro Paisano Frías”. Diego y Walter Pourté y Jorge Levigne delinearon este regreso “para amigos y algún curioso” luego de unos meses de ensayos semanales.
Un repertorio conocido pero que ya no se arropa de idéntica manera a cuando tomó forma, hace ya unos 5 años. Sudaca aprendió a endurecerse pero sin malograr en ello la ternura. Para simplificarlo podemos decir que Sudaca se “enrockeró”. Esas canciones de antaño tienen otra intensión interpretativa, y la instrumentación abraza la estrategia: Diego se rehizo baterista, el “Ruso” agravó mucho el sonido con su nuevo Jazz Bass y Jorge sabe que la “cigüeña” está a punto de desembarcar en su casa con la flamante guitarra eléctrica.
En el “Pedro Paisano Frías”, que cada día toma más preponderancia como nuevo lugar de expresión artística en Azul, un milagro si tenemos en cuenta el panorama local, sonó parte del primer repertorio de la banda (“Son los hombres”, “Canto Sudaca”, “Barrio sur”, “Juan sin medios”, “Son de Joaquín”) y hubo incluso algún estreno: un aire de son, compuesto por Diego, llamado “Son los continentes”, la canción que abrió el show.
“Para nosotros no hay fronteras, hay música”, se dijo en un momento desde el escenario. En la banda de sonido de una forma propia de ver qué pueden hacer los de abajo (los habitantes de sus letras) con lo que hicieron de ellos.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *