LA SEMANA POLÍTICA

Los desafíos de un triunfo

El enorme respaldo a la gestión del intendente Hernán Bertellys lo obliga  a sostener los próximos dos años las expectativas del electorado.
<
>
El enorme respaldo a la gestión del intendente Hernán Bertellys lo obliga a sostener los próximos dos años las expectativas del electorado.

La aplastante elección de la lista oficialista hace una semana convalidó el proyecto del intendente Bertellys pero también lo obliga a sostener la expectativa de la ciudadanía. La necesidad de recrear otro modelo de Municipio. Nuevo régimen fiscal. Se deben pagar 38 millones por desvíos de la gestión anterior. Multas a concejales.

Escribe: Carlos Comparato – (comparatoc@yahoo.com.ar)

El día después de las legislativas de hace una semana fraguó un nuevo tiempo en la política local. Se reordenaron, así, las piezas de un sistema que había eclosionado en el 2015 cuando terminó la anterior administración municipal. Apareció en escena un intendente como Hernán Bertellys, el “patito feo” del Frente para la Victoria, como él mismo se definió y que también lo era para gran parte de esta sociedad y el establishment político.

El 50,42 por ciento de los votos obtenidos barrió con todos los prejuicios y Bertellys,  por defecto del sistema y por olfato propio plebiscitó su entramado de alianzas y su idea de gobierno. Pero ese escenario lo obliga a subir la apuesta frente a esa confianza del electorado. El jefe de Gabinete, Alejandro Vieyra lo reconoció. Palabras más, palabras menos, aseveró que el ciudadano se vuelve más exigente porque ve que se hacen obras y, por lo tanto, también las quiere para su barrio o que le arreglen el pozo de su calle.

Allí se centra el desafío de la gestión: sostener en el tiempo su dinámica y seguir nutriendo la ilusión de la gente. No hay posibilidad de desarrollar una acción, un proyecto político si no se parte de las expectativas que ello genera.

Dependencia y modelo    

Bertellys está supeditado al futuro de los gobiernos nacional y provincial. El numen de la obra pública pasa por esos circuitos, tanto como los oxígenos financieros ante un Municipio que transporta el enorme peso de un déficit estructural y que, en muchos aspectos, resulta inviable.

Ya es tiempo de elucubrar un nuevo modelo de administración y no sólo por imperiosas urgencias endógenas sino porque desde el gobierno que encabeza María Eugenia Vidal se empezó a dar una vuelta de tuerca al manejo de los dineros públicos. Una de las metas es achicar el costo de la política empezando por la desmesura que hay en la Legislatura bonaerense desde la recordada “cajita feliz” que se distribuían, sin culpa ideológica, radicales y peronistas hace algunos años (seguramente seguirá bajo otros artilugios). Un dinero negro para negocios propios y “hacer política”.

Responsabilidad fiscal   

También, desde el Ministerio de Economía que comanda Hernán Lacunza se está proyectando un Régimen de Responsabilidad Fiscal Municipal. Las comunas deberán adherir al mismo si pretenden recibir ayuda de la provincia. Hay un pico de transferencias de recursos y, en ese contexto, el régimen que se intentará aplicar destaca,  entre sus principales puntos, que el gasto corriente no puede crecer más que la inflación y debe ser constante en términos reales. La planta de personal no puede crecer más que la población de la ciudad (pecado que ya se cometió en el Municipio azuleño) y necesitan recurrir a La Plata para pagar los sueldos.

Se plantea un límite razonable de deuda del 8 % y que tenga relación con los recursos corrientes.

El cuarto ítem tiene mucho que ver con lo que aconteció en esta ciudad. Se trata de no incrementar el gasto corriente en el segundo semestre de manera permanente. Esto acontece, especialmente, los años que finalizan su mandato los jefes comunales. Desde Economía señalaron que esto sucedió en el 2015 cuando los mandatarios que se iban le dejaban al sucesor un paquete de decisiones que lo condicionaban de entrada.

38 millones

A esto se agrega el desvío de fondos afectados. Los mismos son los que tienen un destino determinado. De forma provisoria, una administración puede, por ejemplo,  pagar sueldos pero deben ser devueltos. La gestión del ex intendente José Inza desvió esos fondos pero nunca los repuso por lo que la actual debe pagar, a fin de año, unos 38 millones de pesos. Se están realizando gestiones para que salga una ley que postergue ese vencimiento o se busque alguna alternativa, como ya se hizo en ocasiones anteriores.

Bertellys, además de haber estado en La Plata días pasados, avanzando en una serie de gestiones, fue de los primeros (y pocos) intendentes que recibió la felicitación de la gobernadora Vidal por la elección del domingo pasado, algo que, oficialmente, no trascendió.

Irrupción K        

El nuevo panorama político en Azul incluye a la kirchnerista Unidad Ciudadana que irrumpirá en el Concejo Deliberante con tres ediles. Con nuevos dirigentes, cuyo núcleo es La Cámpora, también es un actor por fuera de las figuras tradicionales del peronismo.

El Frente 1País perdió más de 1.600 votos con respecto a las PASO y logró la sobrevivencia de un edil, Claudio Molina pero ese matrimonio formado por Stolbizer y Massa ya está en las puertas del divorcio. La derrota provocó un tembladeral sobre el futuro del Frente Renovador y el GEN.

En el próximo cuerpo deliberativo el oficialismo tendrá una cómoda mayoría entre concejales propios y los acuerdos con otros bloques. Es otra de las partes del espejo en el rediseño de la política local.

Multas a concejales

Justamente, en el primer piso del Palacio Blanco hay cierto revuelo por multas que les aplicaría el Tribunal de Cuentas de la Provincia a concejales, algunos de ellos con  mandato vencido. El motivo sería el aumento de la antigüedad a los trabajadores municipales entre los años 2012,13 y 14 pasando del uno al tres por ciento pese a que la ley vigente en ese momento, la 11.757, no lo tenía previsto. La misma ya fue reemplazada por la 14.656. Una resolución de dicho Tribunal rechazó un descargo correspondiente al 2014 y hay otras definiciones en esa dirección de los años 2015 y 2016. En este caso serían 16 los ediles alcanzados que estarían presentando los respectivos recursos. Hace un tiempo hubo una ley que condonaba esas deudas pero, en esta ocasión, no se prevé. Decisiones políticas que se toman en determinadas circunstancias y que, más tarde o más temprano, hay que hacerse cargo.

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Marcos

    octubre 29, 2017 at 5:54 pm

    Que sea Bertellys o sea otro el intendente es lo mismo. Lo importante es que lleguen los fondos de la Provincia o la Nación.
    Porque sin eso ningún intendente resiste. Azul no puede subsistir sin subsidios.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *