GIANCARLO ASERO

“Los escritores tienen esa cosa de escribir cuando nunca habían proyectado nada”

De esta manera opinó el autor italiano que vive en Argentina hace muchos años. Presentará el libro “Historias de sexo y de demonios”, el próximo sábado en Casa Ronco. En diálogo con EL TIEMPO hizo referencia a la novela.

 

Giancalo Asero: “contiene 18 capítulos, es un libro que hay que leerlo, releerlo y releerlo, porque la idea es que se comprenda. Una cosa es entender y otra comprender y dicha diferencia está descripta en el libro. Así que después de ponerle narración entre un cuento y otro, hay comentarios”.NACHO CORREA
<
>
Giancalo Asero: “contiene 18 capítulos, es un libro que hay que leerlo, releerlo y releerlo, porque la idea es que se comprenda. Una cosa es entender y otra comprender y dicha diferencia está descripta en el libro. Así que después de ponerle narración entre un cuento y otro, hay comentarios”.NACHO CORREA

El próximo sábado, a partir de las 19 horas en Casa Ronco, (esquina de San Martín y Rivadavia), tendrá lugar la presentación del libro “Historias de sexo y de demonios” de Giancarlo Asero.

El libro narra la historia de seis ilustres profesores europeos que viajan a Argentina para participar en un congreso organizado por la Universidad de Comahue. Como muestra de agradecimiento, la universidad les costea un fin de semana de descanso y turismo en una estancia de la Patagonia, Maitún. La primera noche, luego del tradicional asado, el dueño de la estancia invita a sus huéspedes a iniciar un diálogo sobre amor, sexo y sociedad. Esto dará lugar a un acalorado debate que incluirá explicaciones mitológicas y científicas, la narración de experiencias espirituales, cuentos extraídos de la literatura clásica e ideas sobre el arte y el feminismo. Y que estará atravesado por los relatos de la trágica historia de la estancia y de su primer dueño, el siniestro sin William, hallado muerto colgado de una cumbrera en 1964.

Una novela inteligente y audaz, en la que las teorías de espiritualidad, erotismo y humanidad se entrecruzan con un oscuro secreto de familia.

EL TIEMPO dialogó con el escritor quien contó cómo surgió la idea de publicar su primer libro, el proceso, entre otras cuestiones referidas a la narración y contenido.

Entrevista con el escritor

 

En principio, Asero sostuvo que “siempre escribí pero siempre mantuve mis publicaciones en Facebook y varias personas me dieron la motivación para publicarlo hasta que un día –hace cuatro años- se presentó un amigo, un reconocido escritor azuleño Alberto Sarramone. Él fue quien un día apareció en mi casa y me pidió que le traduzca un libro en italiano, empecé a escribirlo y llegando a la pagina 90 me di cuenta que ya estaba traducida. Me preguntó qué opinaba del libro -hablaba de sexo- y a mi me pareció una recopilación de datos que no tenia una trama interesante y me planteó la inquietud si yo me animaba a escribir algo similar, le respondí que no, que no soy un experto”.

Agregó que entonces “me dijo de hacer algo juntos y me aseguró que lo íbamos a poder lograr. Él no tenía ningún dato mío fuera de lo que vio escrito, muchas charlas e intuyo algo. Fue ahí que comencé a escribir un ensayo pero me encontré con muchas dificultades porque no sé escribirlos, no soy un narrador, yo creo en lo que nace. Pasó el tiempo, no hicimos nada y me quedé con ese desafío y al ensayo le aporté narración, historias de experiencias mías, cosas que surgían con un mecanismo que uno experimenta, me refiero a la gente que escribe. Me di cuenta que los escritores tienen esa cosa de escribir cuando nunca habían proyectado nada”.

Continuó informando sobre el libro que “contiene 18 capítulos, es un libro que hay que leerlo, releerlo y releerlo, porque la idea es que se comprenda. Una cosa es entender y otra comprender y dicha diferencia está descripta en el libro. Así que después de ponerle narración entre un cuento y otro, hay comentarios”.

Se refirió al argumento “son seis personas expertas de la ciencia que llegan de un congreso y empiezan a hablar de lo que habían abordado en el mismo, aunque de una forma mas informal. Entonces cada uno empieza a dar su opinión de experiencias que tuvo en la vida o toma cuentos de la antigüedad clásica, y cada uno de esos cuentos trata de demonios”. Ejemplificó que “en realidad un demonio habla de espiritualidad ya que interfieren en las actividades humanas y de qué manera lo hacen está en el libro”.

Recordó que desde el 15 de mayo que la obra está circulando, estuvo en la feria del libro y “aun no tengo críticas (risas). Además lo compran para leerlo en algún momento. Alguien me dijo que sólo escuchó elogios, habría que preguntarle de quién o quiénes (risas)”.

Consultado acerca del género, Asero puntualizó que “no tiene uno definido, algunas cosas rozan el realismo mágico, podríamos decir pero no sé aun, una persona me va a hacer un contacto con un director de cine y ahí tuve que definir el género y lo hice como horror culto”.

Por último, mencionó, humildemente, sus expectativas “soy un curioso de ver qué pasa. Si lo tomaron en la editorial, ello otorga la posibilidad de hacer copias, tener contactos, pero es cierto que hay una importante crisis económica, veremos qué pasa”.

 Sobre Asero

 

Giancarlo Asero es italiano, nacido en Catania (Sicilia) en 1952. Cursó estudios clásicos en el colegio de los salesianos y luego en el Liceo Clásico del Instituto “Leonardo da Vinci” de su ciudad natal.

En 1978 se recibe, en la facultad de medicina de la “Universitá degli Studi” de Catania, de médico cirujano. Ejerce la profesión hasta 1992, cuando decide cambiar el rumbo de su vida y se traslada a Argentina.

Aquí emprende varias iniciativas comerciales, pero su pasión por el arte y la literatura lo lleva a dedicar cada vez más tiempo a esas actividades. En su Taller de artes plásticas desarrolla una técnica personal de escultura en hierro y vidrio. Alentado por un amigo escritor en 2013 escribe: Historias de sexo y de demonios.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *