DOS PARTICULARES PERIODISTAS

Los inquietos hermanos Darhanpé

 

José María Darhanpé.
Eduardo Darhanpé.
<
>
José María Darhanpé.

Escribe para EL TIEMPO: Eduardo Agüero Mielhuerry

Jules Romain Darhanpé y Marie Elene Esteguy, ambos de origen francés, se conocieron tras su llegada al Río de la Plata. Contrajeron matrimonio en Paysandú (Uruguay), donde nacieron sus dos primeros hijos: José María, en 1872, y Eduardo, en 1875. Los cuatro se radicaron en Buenos Aires, donde nacieron Victoria, Justina y Ernestina. Y finalmente la familia completa se instaló en Azul.

En 1894, José María decidió darle vida a “El Imparcial”, copiando el mismo nombre del medio que había hecho circular en Montevideo junto con su hermano Eduardo. De corte político, noticioso, comercial y de intereses locales, a pesar de su nombre el diario sostenía las ideas de la Unión Cívica Nacional y era abiertamente anticlerical, y poco después absolutamente antirradical.

Se publicaba tres veces por semana, alcanzando una tirada de 200 ejemplares confeccionados en prensas de mano. Su lenguaje conciso -muchas veces irónico- y eficaz posibilitó al periódico insertarse en la comunidad. El formato era de cuatro páginas, a 6 columnas en una hoja de 45 por 64 centímetros.

Hacia 1906, Eduardo Darhanpé tomó la dirección. Tras trece años de existencia, a fines de 1906 acumuló 3.014 números, con un tiraje de 1.500 ejemplares. El formato varió para seguir siendo de cuatro páginas, pero de 52 por 72 centímetros, a siete columnas, frecuentemente ilustrado.

“El Imparcial” tuvo momentos de crisis cuando algunas de las críticas del medio se extralimitaban y numerosos vecinos no dudaron en calificar a algunas publicaciones como “chocantes, groseras, individualistas, puestas incondicionalmente al servicio de camarillas y caudillos politiqueros…”. Sin embargo, “El Imparcial” había alcanzado una importancia tal que lo colocaba a la altura de los mejores diarios de la Provincia.

Era evidente el enfrentamiento entre “El Imparcial” y “El Ciudadano”. Éste último, de corte radical, mantuvo duras “batallas” con su competencia. “El Ciudadano” aludía a “El imparcial” como “el diario oficial” o “el diario africano” (fustigando al matutino por el color de piel de su director); mientras que “El Imparcial” se refería al medio de Ferreyro como “el diario vespertino”, “el que aparecía ‘entre las sombras’”.

En 1933, después de treinta y nueve años de trayectoria, tras publicaciones esporádicas, “El Imparcial” debió cerrar sus puertas.

El primogénito y su camino

José María Darhanpé fue cofundador del Colegio de Escribanos bonaerense y, aunque estudió derecho, no ejerció. En Azul se desempeñó como maestro en la Escuela Normal y en 1892, fundó la Biblioteca Popular de Azul. Integró la comisión directiva de la “Sociedad Francesa de Socorros Mutuos”; formó parte de la Logia Masónica azuleña “Estrella del Sud” Nº 25 y trabajó como Secretario del Juzgado de Paz. Interesado por los quehaceres locales, el progreso y la prosperidad de la ciudad, en 1900 publicó la “Guía del Azul”. En 1905 retornó a la dirección de su periódico. Falleció en La Plata en el año 1914.

Con sello propio

Eduardo Guillermo Darhanpé se graduó en 1891 como Maestro en la Escuela Normal. Integró la comisión directiva del “Centro Uruguayo de Azul” y fue director de la Escuela N° 7. Siendo Auxiliar de su padre -Tesorero Municipal en la administración de Manuel Toscano (1891-1893)-, siguió involucrado en política convirtiéndose en Secretario y mano derecha del Dr. Ángel Pintos. Al convertirse en intendente Federico Urioste, ejerció como Secretario del Concejo Deliberante. Trasladado a la Capital Federal, ocupó un puesto en el magisterio y otro en la redacción del diario “La Prensa”. En el Barrio de Flores, falleció el 9 de mayo de 1922.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *