LA SITUACIÓN EN AZUL

Los inquilinos son los más afectados por la situación del mercado inmobiliario local

 “El trabajo en las inmobiliarias desde que se instaló el cepo empezó a declinar, se siguió trabajando por inercia, hasta que el año pasado se paró. Ahora está intentando reactivarse la actividad”, remarcó Mauricio Sarno.  “No hay propiedades para alquilar, y lo que tenemos son departamentos chicos pensados para un mercado estudiantil”, dijo Pablo Chantiri.
<
>
“El trabajo en las inmobiliarias desde que se instaló el cepo empezó a declinar, se siguió trabajando por inercia, hasta que el año pasado se paró. Ahora está intentando reactivarse la actividad”, remarcó Mauricio Sarno.

Los precios de los alquileres se fueron por las nubes. Hay mucha demanda y poca oferta de inmuebles, lo que motiva que quienes deben alquilar y no tienen la posibilidad de comprar su vivienda propia, sean los más perjudicados. No hay aún créditos accesibles y la brecha entre los propietarios y los inquilinos es cada vez más grande. Testimonios de la realidad actual en esta ciudad.

EL DATO:

Actualmente en Azul los alquilares de inmuebles con una sola habitación comienzan en     desde los 3.500 pesos, y para el caso de las casas hay que hablar de 5 ó 6.000 pesos en adelante.

Los alquileres por las nubes, un mercado inmobiliario prácticamente parado, e  inquilinos que buscan mejores precios y no los consiguen, son algunas de las claves de lo que está sucediendo en Azul.

Lo cierto es que, en cuanto a alquileres se refiere, hay una demanda importante porque en realidad en esta ciudad se ha invertido en inmuebles que son destinados para estudiantes y no para una familia tipo.

Fue lo que explicó a este diario el martillero Pablo Chantiri, quien señaló que “tenemos una demanda importante de alquileres, sobre todo de casas que no hay. Lo que hay son departamentos para estudiantes que es lo que construyen los inversores”.

Sobre este punto, indicó que “se invierte menos en un departamento y se alquilan casi al mismo valor que una casa”.

De ahí se desprende el primer dato de la situación inmobiliaria de Azul: no hay casas familiares para alquiler, lo que permite que los precios sean altos ante la poca oferta.

Chantiri aseguro que “no hay propiedades para alquilar, y lo que tenemos son departamentos chicos pensados para un mercado estudiantil”.

En la actualidad un inversor con 500.000 pesos construye un departamento que lo alquila en alrededor de 4.000 pesos, mientras que una casa le sale más de un millón y la alquila en 6.000 pesos.

Por eso el martillero dijo que “al inversor le sirven los departamentos”, ya que es más rentable e implica una menor inversión.

Entonces, hay un primer sector que en la actualidad está sumamente complicado que es la familia que necesita alquilar, ya que hay poco y está caro.

 

Un abismo entre propietario e inquilino   

Ante la poca oferta, los propietarios piden lo que quieren, eso es una realidad. Los principales perjudicados por esta situación conforman una franja de población que no puede comprar inmuebles, vive de un sueldo y el acceso al crédito no es tarea fácil.

Los inquilinos sostienen que les piden mucho por viviendas que no lo valen. Acerca de esto, Mauricio Sarno, otro de los martilleros consultados por este medio para conocer la situación en esta ciudad,  manifestó que “es por la alta demanda que hay. Esto se regula de acuerdo a la oferta y la demanda”.

Además aclaró que las inmobiliarias no ponen los precios, son los dueños de las casas.

Contó que “nosotros vivimos haciendo equilibrio entre los dueños y quienes necesitan alquilar”.

Las inmobiliarias cobran un porcentaje determinado de las operaciones que está regulado por ley (Ley provincial 10.973) y en Azul, generalmente, se le cobra al inquilino un mes de depósito.

Según Chantiri otro aspecto que conspira contra los inquilinos es que “el propietario puede poner el dinero a plazo fijo y rinde mucho  más que un alquiler. Tener una propiedad de un millón para sacarle 5.000 pesos por mes no le conviene. Conviene venderla y poner la plata a plazo fijo”.

Por eso sostuvo que la brecha entre los inquilinos y los propietarios es cada vez más grande.

“Para el propietario esa cifra no es nada y para el inquilino con respecto al sueldo que tiene, 5.000 pesos es muchísimo”, evaluó el martillero.

 

Renovar contratos, un dolor de cabeza   

Dentro de la población que alquila, hay quienes deben renovar el contrato, y los alquileres se les van por las nubes y no los pueden pagar, con la situación adicional que si resuelven cambiar de casa, no consiguen.

Sarno insistió en que esto se produce porque “la demanda que hay por casa supera ampliamente la oferta”.

Y además apuntó que “los aumentos de los alquileres superaron los incrementos de los sueldos. A su vez, no sólo que los sueldos no subieron en la proporción de las casas, sino que subió todo y cada vez la plata alcanza para menos cosas”.

Evaluó de esta forma que “estamos en unas disyuntiva de difícil salida” porque “para el inquilino que se quiere achicar, y no hay casas, y es muy complicado, por ejemplo, que de dos dormitorios puedan pasar a uno. Entonces; el inquilino termina haciendo un esfuerzo y pagando lo que le piden”.

Tanto Sarno como Chantiri dijeron que hay muchísima gente en Azul en esta situación, siendo una cuestión que cada día, y mes a mes, se complica más.

El límite, según indicaron, es el propietario que pide un disparate, y no alquila el inmueble.

Por eso el mayor problema se da con los inmuebles donde el inquilino ya está viviendo y le piden mucho dinero para renovar el contrato.

A su vez, hay que considerar que cambiarse de casa implica un costo adicional, ya que se debe volver a pagar el depósito y hacer una mudanza.

 

¿Qué pasa con la compra y venta de propiedades?    

Demanda de alquileres hay en un contexto donde la compra-venta de inmuebles está prácticamente paralizada.

De acuerdo a lo que informaron a este diario las fuentes consultadas, los precios para la venta de las propiedades están en dólares y se mantienen, pero el problema está en que no hay operaciones.

“Los precios se mantienen en dólares, con una pequeña merma del 10 ó 15 por ciento, pero bueno, no hay operaciones. No hay muchos inmuebles en venta y pocas operaciones”, informó Sarno.

En este contexto, advirtió que “está muy parado el mercado, se está reactivando con la persona que baja los precios. El que no baja el precio, ahí está la casa”.

Sobre este punto, Chantiri comentó que “a valores normales se vende, pero lo que pasa hoy es que la gente pide mucho”.

De esta manera, opinó que “la gente normal no puede comprar una casa, una persona con un sueldo normal no puede, y no hay créditos accesibles, y entonces tiene que salir a alquilar, y de ahí la gran demanda existente en la actualidad”.

 

Evaluación y otras consecuencias 

Al evaluar la situación del mercado inmobiliario de Azul, Sarno entendió que “se ha  dado una conjunción de muchas cosas. No hay un crédito accesible, tampoco hay inmuebles. Son muy pocos los propietarios que venden porque hay que bajar los precios para poder vender, y la gente no quiere perder ganancia, y entonces el mercado está parado”.

Una de claves para salir de esta complicada situación que tiene como principal rehén a quienes tienen que alquilar, es que haya créditos inmobiliarios.

Al respecto, Sarno señaló al hablar con este diario que “ahora se está armando un línea de crédito, están hablando de una línea a 30 años” y puntualizó que hay un anuncio de ampliar el PROCREAR.

Sostuvo al mismo tiempo que la construcción se tiene que reactivar como uno de los motores de la economía.

Al mismo tiempo, se debe tener en cuenta que todo esto impacta en el sector inmobiliario de manera negativa.

“El trabajo en las inmobiliarias desde que se instaló el cepo empezó a declinar, se siguió trabajando por inercia, hasta que el año pasado se paró. Ahora está intentando reactivarse la actividad”, remarcó Sarno.

Pablo Chantiri, en tanto, estimó que reactivar este rubro llevará al menos un año. Ambos coincidieron en afirmar que el sector medio-medio bajo, es el más afectado en este momento.

EL MERCADO Y EL PROCREAR

Los martilleros que hablaron con este diario también dieron su visión de cómo el PROCREAR influyó en los negocios inmobiliarios.

Sarno aseguró que “movió mucho lo vinculado con los terrenos, especialmente los de menor precio que se encuentran en los alrededores de la ciudad. Eso fue lo que más se notó”.

Chantiri indicó por su parte que “a partir de que se abrió esta operatoria los lotes se dispararon, y las propiedades también”.

“Se vendía un terreno en 300.000 pesos y una casa que valía 400 la llevaban a 600. Eso fue simultáneo”, agregó sobre este programa que ahora está frenado.

Sin embargo, el subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación, Iván Kerr, informó recientemente que cambiará la forma de acceder a la vivienda propia a través de este plan; mientras que el Gobierno analiza nuevas líneas de créditos hipotecarios para la clase media

Se determinó que el plan PROCREAR ya no se adjudique por sorteo como se venía haciendo hasta ahora. En cambio, lo que se hará es una adjudicación por puntaje según la vulnerabilidad. Habrá que esperar entonces cómo repercute en la sociedad el relanzamiento que se haga de este programa de créditos que llegó principalmente a la clase media.

UNA MUESTRA DE LA REALIDAD ACTUAL: LOS CLASIFICADOS

Los clasificados, una foto de la situación actual en Azul.
<
>
Los clasificados, una foto de la situación actual en Azul.

Para graficar la realidad actual basta tomar los clasificados publicados por este diario el último miércoles.

En materia de alquileres, la mayoría de los inmuebles en alquiler son departamentos monoambientes, y las casas que aparecen son las menos.

Incluso en algunos avisos, los propietarios advierten que no aceptan ni chicos, ni mascotas.

Esto demuestra lo consignado por los martilleros que hablaron con este diario e informaron que no hay viviendas para alquilar pensadas para una familia.

Es evidente que eso pasa en las inmobiliarias y también en el mercado entre particulares.

Tal como lo señalaron los responsables de las inmobiliarias locales los precios que se manejan para un departamento bien ubicado y una sola habitación es 4.500 pesos; mientras que en materia de casas hay que hablar de 5.000 pesos en adelante.

Otro aspecto a destacar es que en el rubro “inmuebles en compra-venta” figuran en lo publicado el pasado 23 de marzo –tomado como una referencia- sólo tres casas, y dos terrenos. Esto también surgió de las notas realizadas por este medio: el mercado está paralizado, y no hay viviendas en venta.

 

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Saturnino

    marzo 27, 2016 at 11:21 pm

    Hay una palabra para esto, burbuja inmobiliaria. El valor de venta de la propiedad debe ser el valor de alquiler anual x 10

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *