LOS OJOS CIEGOS, BIEN SOLIDARIOS

Ayer por la tarde, en SAFA, la Selección Argentina de fútbol de ciegos jugó una serie de partidos. Entre los retadores estuvieron la Escuela Municipal de Deporte Adaptado y jugadores de la Primera de Piazza.En el despacho del Intendente Municipal, los mellizos Vera tuvieron el primer contacto con “Los Murciélagos”.
<
>
Ayer por la tarde, en SAFA, la Selección Argentina de fútbol de ciegos jugó una serie de partidos. Entre los retadores estuvieron la Escuela Municipal de Deporte Adaptado y jugadores de la Primera de Piazza.

“Que la próxima vez que vengamos sea para abrazarnos con ellos y festejar lo que salió bien”. La expresión le pertenece a Marcelo Panizza, jugador del seleccionado nacional de fútbol de ciegos, pero sintetiza el espíritu con el que “Los Murciélagos” llegaron a Azul para ponerse a disposición de la campaña “Bellos Milagros Ocurrirán/ Todo por Bauti y Cefe”, la cual ayer presentaba una jornada harto especial.

Cinco jugadores, un entrenador y el presidente de la Federación Argentina de Deportes para Ciegos (FEDEC) arribaron a esta ciudad ayer. Cerca del mediodía mantuvieron un encuentro con Bautista y Ceferino Vera, su mamá, el intendente Hernán Bertellys y la directora de Deportes de la Comuna, Noelia Gallours. La cita tuvo lugar en el despacho del mandatario municipal.

Pero no obstante el encuentro con Bertellys, los minutos previos, en la antesala a su despacho, resultaron muy conmovedores. A medida que los integrantes de “Los Murciélagos” ingresaban al palacio iban siendo recibidos por los mellis, y esos abrazos y presentaciones con el fútbol como nexo habla de la sensibilidad de los jugadores, de la personalidad de los hermanos que esperan por el tratamiento en China y de las posibilidades que brinda este deporte. La delegación albiceleste traía consigo un regalo para el intendente: una pelota de la que se utilizan en sus partidos oficiales. Inmediatamente, Bauti y Cefe “filtraron” el balón y por un momento, ese reciento tuvo mucho de área. La curiosidad de los nenes pasaba por el sonido que desprendía la pelota al girar, e instantáneamente se pudo ver a los integrantes de la selección explicarles la razón de ese tintineo.

“Es necesario que seamos  un poco más solidarios” 

A la llegada de Bertellys a la municipalidad, el encuentro se situó dentro de su despacho. Domingo Latela enfatizó el placer que la delegación sentía por sumarse a “Bellos Milagros Ocurrirán”. Contó que “cuando nos comentó el profe Rodolfo (en referencia a Pauluzzi, integrante de la campaña y presente en la reunión) –que está totalmente comprometido con esto– estuvimos comunicados todas las veces que eran necesarias para coordinar esto.

Tenemos la fe, la confianza y, aquel que cree en Dios, a Dios que seguro va a buscar una solución.  Sumamos y es una tarea ya cumplida. Difundimos muchas veces esto y hoy sirve para atraer gente, aportar cosas”. 

Hernán Bertellys agradeció a la Selección Argentina el gesto de formar parte de la campaña y subrayó “el ejemplo que nos dan a todos los argentinos. Un ejemplo de superación que nos viene bien en esta etapa que estamos viviendo los argentinos, para poner todo el esfuerzo y salir adelante todos juntos. Que es lo que ustedes hacen, ¿no?”. Sobre la familia Vera, el intendente resaltó que “están detrás de un desafío muy grande y lo van llevando en conjunto con toda la comunidad azuleña. Ya están muy cercanos a poder cumplir, por lo menos, el desafío económico de la cuestión”.

“Los Murciélagos” llegan a Azul en plena preparación de lo que será su participación en la Copa América de Chile, certamen que clasifica para el Mundial con sede en España, a desarrollarse en junio de 2018. Aún tienen dos meses de intenso trabajo por delante. Los jugadores y el entrenador dieron cada cual su parecer sobre esta participación en la campaña solidaria. El DT Germán Márquez dijo que “estamos muy agradecidos por la posibilidad de estar acá y poder ser parte de esta causa. “Los Murciélagos” son referentes del país y han logrado esto de poder tratar de que la gente entienda de que no hay que renegar de lo no se tiene, sino que hay que disfrutar todo lo que se tiene y pelear siempre para adelante”.

Gustavo Maidana fue presentado por Latela como “la leyenda”. De alguna manera es quien, por talento y personalidad, ha tomado la posta de Silvio Melo, el histórico jugador albiceleste. Está a punto de cumplir 22 años como integrante del plantel, actualmente cumple su sueño de hincha de jugar en Boca Juniors. Pero si de sueños deportivos hablamos, Maidana los ha cumplido todos: “soy campeón del mundo, soy medallista olímpico en Beijing 2008, campeón de América también”, contó.

“Gracias a toda la gente que está trabajando por este objetivo –expresó–. Cuando nos contaron de esta causa dijimos que sí enseguida. Creo que es necesario que seamos un poco más solidarios en Argentina; esto suma para que cada vez crezca más la sociedad, el tema de la inclusión es muy importante. Gracias por invitarnos. Vamos a hacer todo lo posible para dejar el mensaje de que por más que tengamos un problema, con ganas y luchando todo se puede”.

También en Marcelo Panizza (jugador nacional desde 2009) hubo palabras en tono celebratorio por poder disponer “Los Murciélagos” de una oportunidad para colaborar con los hermanitos Vera. “Estoy muy contento de estar acá, de poder venir a dar una mano, ser una herramienta, un instrumento para poder ayudar a los chicos para que puedan cumplir el objetivo. Esperemos que se pueda dar todo y que la próxima vez que vengamos sea para abrazarnos con ellos y festejar lo que salió bien”.

A su turno, uno de los más jóvenes del elenco de AFA, Brian Pereyra, (su debut en competencias internacionales tuvo lugar en Río en 2016) fue a la vez el más escueto al momento de expresarse: “Contento como mis compañeros, dando una mano, esperando que salga todo bien y que se cumpla el objetivo con los nenes”.

Vicente Zuccala (fanático de River; viajó solo a Japón en diciembre de 2015 para presenciar la participación millonaria en el mundial de Clubes) reafirmó lo que sus compañeros habían distinguido. Comentó que “desde que nos dijeron que podíamos ayudar en una causa como ésta, lo primero que uno dice es “sí”. Si nosotros podemos sumar a que ellos tengan una mejor calidad de vida, si podemos poner nuestro granito de arena, buenísimo”. El último jugador en hablar dentro del despacho municipal fue Guido Consoni, el arquero de “Los Murciélagos”. Sus expectativas, destacó, pasan por “dejar nuestro granito de arena, para eso venimos, para hacerlos conocer un poco más el mundo de los ciegos y el fútbol, que es un mundo maravilloso”.

El 1 del seleccionado resaltó que “venimos nosotros cinco pero estamos acá en nombre de todo un plantel; somos más de 25 jugadores en todo el país. Estamos para ayudar siempre en este tipo de causas, que todo salga lindo y nos podamos divertir”.

“NI UNA GOTA DE TRISTEZA”      

Jonatan Vera habla de “orgullo de papá”, de que sus hijos no sólo son la causa, sino la fuerza de empuje emocional en todo este trajín, una verdadera prueba de carácter  y amor para “Jona”, Anabella (la mamá de los nenes) y todos sus afectos. Ayer, el padre de Bautista y Ceferino también habló con EL TIEMPO.

 

–¿En este punto qué sensaciones tenés de toda la campaña?

–Que venga la selección, mirarlos, se me moviliza el corazón, te mueve. Que ellos estén agradecidos porque uno los ha invitado, cuando tendría que ser al revés, para mí como papá es un orgullo. Recién pensaba… ¿hasta dónde han llegado los mellis, no? Es la selección que nos representa en el mundo y cómo ellos se ponen en nuestra piel, piensan que vamos a llegar al objetivo. Estar frente a este plantel de la Selección Argentina, jamás pensé que mis hijos me iban a hacer llegar tan alto.

¿Cómo notás que los mellizos han sobrellevado este proceso?

–Ellos lo disfrutan muchísimo, disfrutan de todas las actividades que hacemos. Ellos no saben que vamos a China a operarlos de la vista, piensan que vamos a pasear. No tienen ni una gota de tristeza, ellos nos contagian.

–¿Qué tan lejos están del millón?

–Ahora nos falta, más o menos, 350.000 pesos. La inflación nos comió el dólar. No agachamos la cabeza, seguimos para adelante y pienso que esta cena sería una de las últimas, pensando en recaudar. Estoy muy agradecido a Azul, vendimos todas las tarjetas. Hay gente que dejó todo y viene de todos lados.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *