RUGBY DE PRIMERA DIVISIÓN

Los “pájaros” borrajas, con la batuta de Marateo  

 

Tercera victoria consecutiva de la máxima categoría de Azul Rugby Club en el certamen de UROBA, y un deslumbrante rendimiento de Gonzalo Marateo. En su cancha, el elenco sureño se impuso a Onas por 10 a 5 contra quien era el cómodo escolta. La anteúltima fecha, el próximo sábado, enfrentará a ARC y a Estudiantes de Olavarría.

El traje del héroe. La camiseta borraja número 20, la que destiñó con su esfuerzo Gonzalo Marateo. 
ARC
<
>
El traje del héroe. La camiseta borraja número 20, la que destiñó con su esfuerzo Gonzalo Marateo. ARC

 


Temblaron las voces borrajas con el grito de “¡Azul!” bajo las H, a minutos del encuentro que la Primera de Azul Rugby Club concretó en su cancha. El rival a vencer era nada menos que el escolta de Estudiantes de Olavarría, un equipo de los más regulares del torneo: Onas de Benito Juárez.

Cinco minutos habían pasado cuando se creía que las palabras de la arenga en el vestuario local se las había llevado el viento en el sur: buena contra de la visita que abrió la guinda, un tackle que fallo y el primer try del partido. Azul Rugby era más, controlaba todos los scrums con Goicolea, Garat y Vuotto, que no daban pelota por perdida, apoyados por Haitzaguerre que no sólo volvió de la lesión, sino que es notoria la recuperación que ha logrado de su potencia demoledora dada por la experiencia de Cardelino.

Párrafo aparte merece la tarea superlativa de “Mechi” Marateo: se tackleó todo, surgió en cuanto espacio surgía y les enseñó a todos sus rivales el sabor del pasto del Molteni. Un rendimiento de 11 puntos.

La balanza daba señales de pronta recuperación, y la línea –con los rapiditos jóvenes Giggi y Sánchez– generaba situaciones. Maddío ayudaba a acomodar a la línea y encaraba de frente para generar el espacio, sabiendo que su sacrificio nutre al equipo. Los wines se animaban pegados a la línea de cal, Gastaldi esquivaba y pasaba ganando metros a puro amague, mientras que Albarran, más potente, utilizaba su cuerpo para desparramar jugadores y darla en el momento justo.

Así el local fue forjándose como equipo, arremetiendo contra Onas, que para entonces resguardaba su H de mucho más cerca; tras una buena jugada de toda la cancha llegó el empate de Sánchez, con una hermosa corrida. Reglón seguido se produjo otro try azulgrana, en este caso Gonzalo Giggi apoyando tras la línea.

Azul se iba al descanso consciente de que esto no era nada, que llegaría lo más difícil en los siguientes cuarenta minutos. Y fue así, tal como lo predijo Guzmán.

Fueron diez minutos donde la guinda pasaba de un lado al otro, sin profundidad en las jugadas, pero con una intensidad increíble. Los cambios aplacaron el partido en la zona media, pero los últimos diez minutos fueron para el infarto.

Sánchez se calzaba el piyama para dormir el partido con patadas precisas al line o al fondo de la defensa rival. Pero los Onas se empecinaban y los roces se sentían. ARC se plantaba, echaba raíces para que no existiera “indio” que pudiese penetrar. Se trató de los diez minutos más largos para cualquier borraja en mucho tiempo. Pero se salió con una patada, allá lejos, el rival cometió un error, el árbitro pito y la locura llego.

Tercera victoria consecutiva (10 a 5) de Azul Rugby en el Torneo de la UROBA, una racha muy positiva que además de fortificar un lugar en las posiciones, reconforta el espíritu de equipo de la Primera División. Al cabo de ocho presentaciones, el conjunto de Azul (Zona 1-Grupa 2) ocupa la cuarta ubicación con 18 puntos, misma cantidad por debajo del líder Estudiantes de Olavarría, justamente el rival del próximo sábado, otra vez en el Molteni. Última parada antes de un nuevo clásico ante Remo para cerrar.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *