COLUMNA DE LA UCR

Los políticos con sueldos que son de otro planeta

La bochornosa sesión del Concejo Deliberante del pasado martes, fue una muestra más del patético escenario político local que debe “sufrir” el conjunto de la ciudadanía azuleña. La barbaridad de incrementarse los sueldos al doble (un 100 % aproximado) al intendente municipal, a los concejales y a los funcionarios del Departamento Ejecutivo es una cachetada al bolsillo y una tomada de pelo a los vecinos, ya que en medio de una de las mayores crisis económicas por las que ha pasado Azul en su historia (proclamada por el propio intendente y sus funcionarios), de manera torpe, irresponsable y soberbia, se produjo en el incremento de los salarios de toda la planta política de los departamentos ejecutivo y legislativos de Azul.

Lo primero a rechazar enfáticamente es el disparate jurídico de haber aprobado la ordenanza “sobre tablas”, cuando ha sido siempre de buena práctica legislativa que todo proyecto de ordenanza debe tener aunque más no sea el despacho de alguna de las comisiones que cuenta el cuerpo deliberativo. Ello siempre ha sido así, basta revisar los antecedentes del concejo, y solo unas pocas, contadas y excepcionales oportunidades una ordenanza se aprueba sin que hubiere despacho de alguna comisión interna. Lo primero que rechazamos entonces, es esa actitud de los concejales en violar todas las normas, procedimientos y conductas del ámbito legislativo, en un acto de apuro irreflexivo.

En segundo lugar y lo más grave aún, es el despropósito de haberse aumentado los sueldos en la cantidad cercana al 100 %, que no resiste ningún análisis económico ni justificación alguna.

El intendente y los funcionarios se han cansado de repetir sobre la difícil situación económica que tiene Azul y lo difícil que cuesta abonar las cuentas municipales. Está declarada la emergencia económica del distrito y es un desastre la gestión por donde se la mire. Los proveedores siguen aguantando y haciendo cola para cobrar sus acreencias al municipio. Así y todo, el intendente proyectó y 9 concejales votaron el disparate de incrementarse sus haberes al doble, pasando a ganar el intendente más de 120.000 pesos y los concejales unos 20.000 aproximadamente (recuérdese que también se cobra por “antigüedad”).

Como Unión Cívica Radical de Azul tenemos la obligación de manifestar nuestro absoluto repudio y rechazo a dicho accionar, por ilógico, inconducente, inoportuno, resultando una tomada de pelo a la comunidad que día a día se le pide colaboración, contribución y aguante, y por otro lado ocurren estas situaciones increíbles.

Nadie desconoce sobre la necesidad de tener una remuneración acorde a la tarea y responsabilidad del cargo; pero viendo el accionar y la presencia de los concejales tanto en el recinto como así también durante las sesiones, donde vemos permanentemente sillas vacías por ausencias de concejales, dichas actitudes no se condicen en absoluto con la postura tomada por el bloque del Frente para la Victoria, los concejales del Frente Renovador y la concejal del Gen, hoy diversidad progresista,  que votaron positivamente el aumento mencionado.

Un despropósito más del intendente que se suma a la inmensa planta política de funcionarios que armó, familiares directos y amigos incluidos, y con “asesores” por todas partes; y un despropósito más de los concejales que votaron a favor, entre gallos y medianoche, semejante nefasta modificación, sin siquiera estudiar debidamente y analizar concienzudamente la norma que votaron.

De no mediar una reconsideración, basada en el sentido común y atendiendo al descontento general de la población por esta situación, solo nos queda convencernos que “La Mordidita”, tema del cantante Ricky Martin, se hizo carne en algunos representantes del pueblo azuleño, justo esta misma semana, donde se anuncia la venida  con su show musical, tal cortina de humo para tapar semejante barbaridad cometida ante la vista del gran publico.

Secretaria de Prensa 

Unión Cívica Radical de Azul

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *