DIVERSOS ASPECTOS A CONSIDERAR SERIAMENTE

“Los suelos de la región Centro Bonaerense: distintos usos y cómo afectan sus propiedades”

El grupo de alumnas del último año del Secundario del Colegio San Cayetano de nuestra ciudad, integrado por Sofía Belluscio, Francisca Zárate, Lucía Marcilese, Camila Pérez y María Elena Ricaud, participó del concurso “Así son los suelos de mi país” resultando ganador del mismo. Una investigación con conclusiones importantes para nuestro futuro…

La delegación del Colegio San Cayetano que participó del concurso “Así son los suelos de mi país” y del cual resultó ganador. GENTILEZA PATRICIA PÓPOLOEl stand del Colegio San Cayetano. GENTILEZA PATRICIA PÓPOLO
<
>
La delegación del Colegio San Cayetano que participó del concurso “Así son los suelos de mi país” y del cual resultó ganador. GENTILEZA PATRICIA PÓPOLO

Por Eduardo Agüero Mielhuerry

EL DATO:

El Tiempo dialogó con algunas de las estudiantes que ganaron el concurso, una de las docentes y la Directora del Colegio San Cayetano. La nota se publica en páginas 18 y 19 de la presente edición.

El trabajo de las alumnas –cuyo título repetimos para el presente artículo-, parte de la premisa que los suelos constituyen un recurso natural no renovable, sustento de la productividad primaria junto con los recursos climáticos. Resulta en consecuencia un componente básico en la configuración de los ecosistemas en general y de los agroecosistemas en particular. El uso que se haga del recurso suelo determina la calidad del mismo y su funcionamiento como buffer ambiental definiendo su capacidad para contribuir a la calidad del aire y el agua.

Entre tantas, una de las funciones fundamentales del suelo es actuar como regulador del aporte de agua a acuíferos. Las propiedades del suelo son el principal factor que controla el destino del agua en el ciclo hidrológico. La pérdida de agua, su utilización y purificación son todos procesos afectados por el suelo.

Asimismo, el suelo es un sistema natural de reciclaje. Dentro del mismo, los desechos y restos de vegetales y animales son degradados; de esta forma, los elementos básicos que componen a estos organismos son liberados para ser reutilizados por la siguiente generación de organismos.

El hombre y sus desequilibrios      

Las alumnas ponen de relieve que el hombre pudo convivir en equilibrio con el entorno natural por varios miles de años. Esa situación de mesura con los recursos naturales se perdió paulatinamente en varios puntos del planeta, debido al aumento de la presión de uso del suelo para producir alimentos y otros servicios, y al cambio en la forma de hacer agricultura, que se volvió cada vez más “industrializada”. Asimismo, destacan que un tercio de la tierra “sana y productiva” se ha perdido en los últimos 100 años en el planeta a causa de actividades humanas, como la deforestación, la actividad industrial y el mal uso de agroquímicos.

En las últimas décadas, la agricultura de nuestro país en general, y de la región pampeana en particular, ha experimentado una notable expansión a partir de un desarrollo tecnológico basado en cultivos transgénicos, siembra directa, incremento en el uso de fertilizantes y plaguicidas y, más recientemente, agricultura de precisión. El cambio tecnológico y la expansión de la superficie cultivada han sido liderados por el cultivo de soja en base al desarrollo de variedades transgénicas resistentes al glifosato, lo que facilitó la rápida expansión y el aumento de rendimiento de este cultivo.

Si bien estos procesos permiten aumentar la productividad y rentabilidad, incrementan los costos ambientales en términos de degradación de suelos, contaminación del agua y aire, pérdidas de biodiversidad y deterioro de servicios ecológicos.

Este proceso, denominado como “agriculturización”, ha sido definido como el uso creciente y continuo de las tierras para cultivos agrícolas en reemplazo de usos ganaderos o mixtos y, desde la perspectiva de la región pampeana, se lo vincula a cambios tecnológicos, intensificación ganadera, expansión de la frontera agropecuaria hacia regiones extrapampeanas y tendencia al monocultivo de soja o la combinación trigo-soja.

Azul no es la excepción   

El Partido de Azul manifiesta una clara tendencia al proceso descripto.

La expansión de la frontera agrícola en la región estuvo acompañada por una elevada concentración de la superficie en algunas pocas especies de amplia difusión en la región. Al igual que en otras áreas de la región pampeana y en regiones extrapampeanas, merece destacarse el avance de la soja.

Las actividades del hombre capaces de modificar el paisaje y alterar las propiedades de los suelos comenzaron probablemente hace algo más de una centuria, con la instalación de la ganadería tanto al norte como al sur del partido. Desde hace cuatro o cinco décadas el acceso a la maquinaria agrícola posibilitó el desarrollo de la agricultura extensiva en rotación de acuerdo con las propiedades de los suelos. En las últimas dos décadas pasó a ser una agricultura esencialmente continua en las tierras de mayor aptitud al sur del partido.

Trasladándose al caso puntual de Azul, las alumnas realizaron un estudio pormenorizado de la situación de diversos tipos de suelo a lo largo y ancho del partido,  detectándose asimismo grandes modificaciones en los suelos urbanos y periurbanos.

Los suelos urbanos sometidos a la degradación característica de la constitución de ciudades, podrían mejorar su calidad cambiando la forma de uso. La experiencia y conocimientos generados en los campos productivos del partido de Azul podrían ser utilizados en la zona urbana para generar pequeñas actividades productivas como pueden ser las huertas escolares y hogareñas que podrían, a su vez, mejorar la calidad de los suelos urbanos tan modificados por el hombre y retornar a una actividad antigua y saludable como lo es producir los propios alimentos.

A pesar del complejo panorama, las alumnas aportan algunas ideas para intentar revertir dicho deterioro, poniendo en marcha prácticas para el mantenimiento y mejoramiento de las propiedades edáficas. Finalmente, subrayan que otra forma de contribuir y generar conciencia a escala urbana sobre la importancia y el valor del recurso suelo, sería la implementación de talleres de difusión y capacitación, así también la divulgación de estos trabajos realizados por distintos actores de la comunidad educativa a la sociedad en general.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *