LA SEMANA POLÍTICA

Los tiempos acotados de Bertellys

El próximo Intendente deberá dar certezas que empieza un nuevo ciclo. Investigar a la actual gestión, reparar un Municipio destruido y abrirse a una sociedad que necesita creer en algo. Imágenes del final: descontrol en el tránsito con dos muertes en una semana.

El intendente electo Hernán Bertellys ya anticipó que no escatimará inventiva para reunirse con la futura gobernadora María Eugenia Vidal y obtener su apoyo. RAÚL SANTIAGO GALLARDO
<
>
El intendente electo Hernán Bertellys ya anticipó que no escatimará inventiva para reunirse con la futura gobernadora María Eugenia Vidal y obtener su apoyo. RAÚL SANTIAGO GALLARDO

Escribe Carlos Comparato

(comparatoc@yahoo.com.ar)

A dos semanas que la ciudadanía, por primera vez, elegirá al Presidente de la Nación en un ballotage hay un bombardeo mediático sustentado en advertencias apocalípticas  sobre el futuro, promesas sobe el bidet, como canta Charly García y un ejército de consignas épicas mezcladas con rostros conocidos. Esta sociedad es muy particular en la metabolización de los tiempos políticos. Las clases medias siguen determinando el camino a tomar. Lo fue en los 90 con el menemismo y en el alba de este siglo con el kirchnerismo. La duda hoy es cuál será el próximo “ismo”, esa es la única certeza porque ni Daniel Scioli ni Mauricio Macri simbolizan una resignificación de lo conocido hasta ahora con la imponderable letra K.

Producto de una extraña alquimia, de las limitaciones propias de quienes deciden y de  los condicionamientos que impone el contexto, lo cierto es que nunca dos candidatos se parecieron tanto, por fuera de las simulaciones del presente y del cotillón con el que intentan cubrir, desde la rémora kirchnerista, a Scioli, un hijo putativo de Carlos Menem, creador y albacea de unos cuántos personajes que siguen dando vueltas, todavía, en el mundo intangible de la política. Nadie resiste un archivo. Nadie, y la cola de tragadores de sapos se pierde en el horizonte.

La contradicción principal   

De todos modos, hay que bucear, como señala el periódico Le Monde Diplomatique de noviembre, en lo que denomina la “contradicción principal”, artículo escrito por Claudio Scaletta. Cuestiona que el estilo anodino de la campaña ocultó que el Frente para la Victoria y Cambiemos sostienen modelos económicos contrapuestos y desde la oposición se proponen soluciones en apariencias simples a problemas estructurales complejos.

Por fuera del interesante enfoque, esa contradicción se trasladará, indefectiblemente, al seno del peronismo, gane o pierda dentro de 15 días. Hay un proceso de ruptura que ya se visualizó en las elecciones generales del 25 de octubre con la derrota del bastión clave del PJ: la provincia de Buenos Aires. Scioli tiene un dilema existencial: quiere ser él con un ropaje ajeno.

Los sondeos que maneja el gobierno están dando a Macri una ventaja de seis a 8 puntos. Le queda menos de dos semanas a Scioli para dar vuelta esa tendencia y por eso los discursos altisonantes de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner quien se encarga de no nombrar nunca al “candidato”, junto a la artillería de la presencia K en las redes sociales o en los sitios y con los métodos más insólitos. Además, comienza la campaña en los medios audiovisuales así que,  a prepararse para ver y escuchar las cosas más espantosas y bellas, depende de quién se trate.

Ni alineación ni balanceo  

Azul, es un territorio donde la historia llega con cierto retraso. Le pasó con el menemismo y ahora con el kirchnerismo. Cuando en el 2011se votó con casi el 48 por ciento de los votos a José Inza como intendente, era para dar significación al final de un ciclo político y alinearse con los gobiernos nacional y provincial. Ni lo uno ni lo otro. No sólo falló la alineación, también el balanceo, como para poner una pizca de humor negro.

El elegido para estar al frente de la Comuna a partir de diciembre, Hernán Bertellys,  tiene ante sí la abrumadora tarea de reconstruir el Municipio, ni más ni menos. Hay urgencias y también temas de fondo a mediano y largo plazo. Por algo tendrá que empezar. Además de tapar los baches en una ciudad destruida por la desidia de la gestión Inza, se zambullirá en los números. Para ello se efectuarán auditorías internas y externas a cargo de la Universidad. ¿En qué y cómo se gastó la plata? ¿Qué explicaciones  darán algunos funcionarios? ¿Qué pasó con el desvío de fondos afectados más dinero originados en préstamos?

Ya hubo reuniones con funcionarios de las áreas de economía, personal y patrimonio, entre otras. En el horizonte inmediato el Intendente electo necesita tener la capacidad de sostener la expectativa de un electorado que no le va a dar la permisividad y cierta condescendencia que tuvo con Inza. La otra cuestión es la futura relación con el gobierno provincial que encabezará María Eugenia Vidal. Hay que recordar que el soporte de Bertellys han sido funcionarios vinculados a la Agrupación Peronistas sin Fronteras como el ministro de Infraestructura Alejandro Arlía o el presidente del SPAR Juan María Viñales. Las licitaciones y anuncios de obras que supo capitalizar vinieron por ese carril. A partir de diciembre eso se acaba y, ni hablar, si gana Macri en Nación.

Flor y mariachis     

“No importa –señaló Bertellys socarronamente – iré con una flor y mariachis si hace falta” para reunirse con Vidal. Lentamente va conformando su equipo de gobierno no habiendo certezas cuánto le aportará el propio peronismo u otras fuerzas. Al anuncio de Alejandro Vieyra como secretario de Gobierno (con funciones ampliadas) se suma la de Jorge Giordano en Obras Públicas. Esto implica que Santiago Zaffora, que encabezó la lista de concejales de la boleta que postulaba a Mario Caputo a la Intendencia, volverá a ocupar una banca en el cuerpo deliberativo, escenario éste de futuras disputas para elegir sus autoridades junto al reordenamiento de los bloques.

Tiempo, es la palabra clave en el diccionario de Bertellys. Debe inyectar una bocanada de oxígeno a una ciudadanía en estado depresivo. A diferencia de Inza que se encerró en su micro mundo y ni conocía a dirigentes de las diversas entidades de la comunidad (alguna vez preguntó quién era ese hombre que estaba “ahí”… se trataba del presidente del Centro Empresario) el próximo Jefe Comunal tiene “calle”, se codea con los vecinos. Su reto es si logrará mantener la imagen que construyó como gestor, de impulsor de emprendimientos, asociado a cierto pragmatismo.

Todo es perentorio pues hay que recomponer desde la administración pública hasta los lazos sociales. Como la imagen del final, para mostrar la ineptitud de esta administración, dos pibes murieron en una semana por accidentes de tránsito. La palabra tiempo es el mágico oráculo que lo vigilará y condicionará. Estamos en manos de Bertellys.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *