TORNEO APERTURA DE PRIMERA DIVISIÓN

Los últimos 90 en el camino a la gran final

La carrera a la final. Chacarita tiene un pequeña ventaja ante Alumni; Boca y 
Atlético parten del mismo punto. Dos de ellos disputarán la corona a partir del próximo domingo.
La carrera a la final. Chacarita tiene un pequeña ventaja ante Alumni; Boca y 
Atlético parten del mismo punto. Dos de ellos disputarán la corona a partir del próximo domingo.
<
>
La carrera a la final. Chacarita tiene un pequeña ventaja ante Alumni; Boca y Atlético parten del mismo punto. Dos de ellos disputarán la corona a partir del próximo domingo.

La revancha de las semifinales ofrecerá hoy a los cuatro equipos en pugna, la chance decisiva de definir la corona del dilatado certamen de la LFA. A partir de las 15 horas en ambos casos, Boca recibirá a Atlético (1 a 1) y Alumni hará lo propio con Chacarita (1 a 2).

 

Ninguno de estos cuatro equipos desdeña la posibilidad de jugar una final y, más todavía, la de ser campeón. Esto es una gigantesca obviedad. Pero en lo profundo –en esas aguas donde nadan las cuestiones históricas, los pasados recientes–, ser finalista no cotiza del mismo modo para todos ellos.

Porque para Alumni y Chacarita, dos abonados a este calibre de instancia (y a la que viene también), y esto está dicho en términos generales, la inversión emocional es otra que para Boca y Atlético; no pesa emocional y futbolísticamente del mismo gravitar en un momento como éste con unas camisetas que con otras. De ahí que con mucha naturalidad, propios y ajenos aseguren que la semi con mayor marquesina es la que se concretará en el Emilio S. Puente. Lo atestigua la historia (fundamentalmente la reciente, aunque en eso el albinegro los mire desde muy arriba), los títulos, el juego y, además, la costumbre de ver a Alumni y Chacarita definir certámenes durante, por lo menos, la última década.

Boca lleva 42 años sin salir campeón de Primera. Y si bien aún no arribó siquiera al par de encuentros decisivos, la posibilidad de campeonar (ante la cual jugadores y cuerpo técnico no han desarrollado ningún tipo de tabú, como suele pasar) afiebra a todo los boqueases, los conmociona en demasía. Y así como antes de jugar la ida en Tapalqué, Di Prinzio había sostenido “No vamos a especular nada”, ahora, de cara a lo que suceda en el Infantino (¿podrá sostener Boca su localía si llegase a ser finalista? ¿Ganará la incoherencia y tendrá que salir?), la apuesta es la misma más intereses. No es tan sólo esta notable campaña, es  la historia la que le impide a este equipo darse el lujo de especular. La dupla técnica tiene a tiro el mejor equipo posible, con Carmona que ya cumplió la sanción por cinco amarillas y será reintegrado a la saga central.

El Gaucho de Tapalqué, en tanto, viene al oeste azuleño a arrebatarle al local el largo sueño postergado. Logró cerrarle y mucho el cotejo en el Pedro Bordenave y hoy, desde las 15, pugnará por reincidir en ese cometido. No contará con un jugador destacado, Carlucci, quien sumó en la ida su quinta amarilla. En el empate en 1, Fernández recuperó a Valdez luego de superar una lesión, un punto a favor tras las salidas del club de Longhini y Salazar. ¿Buscará Atlético un juego de paciencia, nebuloso, que exaspere la tensión boquense, y aguardar por su oportunidad para instalarse en la final? Apenas una de las tantas preguntas válidas de cara a este cotejo.

También hay interrogantes en este umbral de un nuevo Alumni-Chacarita de fase decisiva. Los tienen ambos técnicos, realizando modificaciones entre las tácticas y las obligadas, y también los hinchas (cada partido las produce). En el albinegro algunos achaques físicos llevaron a Mariani a tomar recaudos y plantear alternativas. La vuelta de Canelo es un notorio aliciente, inclusión que lleva a pensar el reacomodo del resto de la estructura ofensiva (Mazzante, Pouyannes, Blando, Borda, Guevara y Ridao).

La única baja que en principio presentará el tri es Gorosito (cinco amarillas), defensor que será reemplazado por Mingochea. Para Burgos y Vitale, “el” tema de esta semana puede que haya sido cómo potenciar el juego de un equipo que, fundamentalmente en el complemento de la ida, se vio claramente sobrepasado por la propuesta albinegra, extrañamente tibio en ofensiva y sosteniendo la embestida alumnista directamente con su línea defensiva. Recuperando los síntomas típicos de su juego (no hablamos de esencia), Chacarita emparda la puja de potenciales ante un equipo que en lo que va del año, no ha podido vencer en Plaza Oubiñas.

Ambos partidos comenzarán a las 15 horas: en el estadio alumnista, el juez será Carlos Coria, mientras que en cancha de Boca, arbitrará Daniel Grazziano.

DE LA CANAL: “COMIENZA UN PARTIDO NUEVO”    

<
>

Este defensor de Alumni no sólo evidencia mucha confianza en que junto con sus compañeros podrán revertir el marcador adverso de la ida, sino que tamién mantiene mucha confianza en que el nuevo mano a mano entre el albinegro y Chacarita no va a decepcionar la gran expectativa que despierta, el cartel luminoso que sobre sí pende.

Agustín De la Canal habló con EL TIEMPO y en ese escueta charla dejó traslucir (en forma de expresión de deseo) el espíritu con el que Alumni abordará la chance de volver a jugar una final: “Atacándolo y con Chacarita metido en su arco”.

 

–Terminaron mucho mejor que Chacarita en la ida. ¿Cómo se usa eso para la revancha?

–Terminamos mejor, con sabor a que nos llevamos poco de la cancha de Chaca. Pero ahora el partido continúa. Esperemos que los primeros minutos arranquemos de la misma manera que como terminamos el otro día, atacándolo y con Chacarita metido en su arco. Es un partido diferente, comienza un partido nuevo.

–Agustín, ¿el hecho de que sea la vuelta, que después de este cotejo quizá no haya nada más en el Apertura, cómo juega en Alumni?

–Hay que salir a ganarlo. A nosotros esto nos viene bien, porque…el ejemplo claro fue el otro día con Sarmiento, que teníamos la llave definida y nos relajamos y terminamos siendo un desastre, uno de los peores partidos que jugamos en el transcurso del año. Pienso que estar en desventaja nos va a mantener concentrados, siendo inteligentes.

El partido dura 90 minutos y en cualquier momento se pueden marcar los goles. Pero ojalá –porque psicológicamente va a ser importantísimo– podamos encontrarlo en los primeros minutos del partido, para tener esa tranquilidad y sentir que en cualquier momento podemos llegar al segundo gol que nos daría el pasaporte a la final.

–Tanto Chaca como Alumni, no obstante las diferencias, se emparentan fuertemente en la ambición ofensiva que persiguen y la posibilidad que ostentan de,  por momentos, ofrecer un juego vistoso. ¿Sólo lo emocional puede opacar ese potencial compartido?

Va a ser un partido interesante, son dos equipos que proponen buen fútbol. Lo mismo que si hubiésemos ganado nosotros el domingo, ninguno va a salir a especular nada. Es un partido digno de ver, digno para pagar una entrada teniendo en cuenta lo que muestra hoy en día el fútbol local.

No creo que salga un partido malo, trabado. Como te digo, la propuesta de los dos equipos es intentar jugar. Esperemos que no sea la excepción…aunque es fútbol, puede salir de cualquier manera.

–¿Qué aspectos del juego de Chacarita creés que benefician a la propuesta de Alumni?

–Lo beneficia eso, a Alumni le conviene cuando le salen a jugar. Es para lo que estamos preparados. Si bien nos pone en situación de atención constante a los defensores, el hecho de que nos salgan a atacar puede llegar a dejar espacios para que nosotros podamos lastimar.

Nos conviene que el partido no se empioje, porque nunca terminamos sacando ventaja nosotros, siempre nos vemos perjudicados. Nos sirve que el partido fluya, lo otro no nos juega para nada a favor a nosotros.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *