EN ESTA CIUDAD

Luego de que el viernes una adolescente de 17 años fue retenida, desbarataron una banda de mecheras

El automóvil en el que se movilizaban los integrantes de esta banda de mecheras, compuesta por una argentina menor de edad, un colombiano y dos peruanas. La Policía lo incautó. Según se pudo determinar, era alquilado.
<
>
El automóvil en el que se movilizaban los integrantes de esta banda de mecheras, compuesta por una argentina menor de edad, un colombiano y dos peruanas. La Policía lo incautó. Según se pudo determinar, era alquilado.

Una empleada de un negocio de ropas para chicos y adolescentes descubrió a la menor en momentos que estaba sustrayendo prendas de vestir. Horas después, policías aprehendieron a los demás integrantes de esta organización delictiva: un joven de nacionalidad colombiana y dos mujeres peruanas. Andaban en un auto en cuyo interior los efectivos de seguridad hallaron e incautaron prendas de vestir que ese día fueron hurtadas en al menos dos comercios de esta ciudad. Ayer indagaron a los tres mayores en sede judicial, acusados de los delitos de “hurto” y “encubrimiento”.

Luego de que una empleada retuviera el pasado viernes a una adolescente menor de edad que había ingresado a sustraer diferentes prendas de vestir a un comercio ubicado en una de las esquinas de las calles San Martín y Necochea, horas más tarde la Policía aprehendió a un joven de nacionalidad colombiana y también a dos mujeres oriundas de Perú. Además, en el auto en el que los tres se movilizaban, los efectivos de seguridad incautaron una importante cantidad de ropa que, según se comprobó luego, había sido hurtada de otros negocios de esta ciudad.

Dada la gran cantidad de mercadería hallada en el interior del rodado, los investigadores sospechan que estas cuatro personas cometieron ese mismo día más episodios delictivos similares -bajo la modalidad que en la jerga policial se conoce como “mecheras”– en otras ciudades de la zona.

A excepción de la chica de 17 años que el mismo viernes por la noche fue entregada a sus familiares, quienes vinieron especialmente a buscarla desde la Capital Federal, los demás implicados en estos episodios delictivos fueron indagados ayer a la tarde en sede judicial.

Teniendo en cuenta que una de las acusadas de cometer este hecho es menor de edad, la causa penal que se inició por lo sucedido se estaba tramitando a través de la Fiscalía perteneciente al Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil departamental situada en Colón entre Perón y Olavarría, que está a cargo de la Dra. Mariela Viceconte.

Ayer a la tarde, los tres aprehendidos habían sido trasladados desde la comisaría primera a esa Fiscalía para ser indagados, audiencias durante las cuales se negaron a declarar, según lo señalado a EL TIEMPO por voceros judiciales allegados a ese sumario penal que se está instruyendo ahora.

En un auto alquilado

El varón y las dos mujeres habían sido arrestados el pasado viernes después de la hora 21, cuando personal policial los interceptó en inmediaciones de la Estación Terminal de Ómnibus de Azul, en momentos que circulaban en un automóvil Chevrolet Corsa de color blanco.

El varón, de nacionalidad colombiana, había sido identificado por los voceros de seguridad que participaron en su arresto como Jesse Eliseo Jiménez Mendoza, de 22 años y con actual domicilio en la Capital Federal.

También residen en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el barrio de Flores -el lugar donde además tiene domicilio la adolescente que había sido arrestada en un principio, la única que es argentina-, las mujeres que fueron aprehendidas cuando circulaban en el automóvil que guiaba el joven de nacionalidad colombiana.

Ambas peruanas, fuentes policiales de la Jefatura Departamental Azul las identificaron como Kathy Graciela Gutiérrez Polo, de 31 años; y Stefany Fisuera Guevara, de 24 años.

Según lo determinado en el marco de la investigación que se inició, los cuatro implicados en este ilícito habían llegado a esta ciudad en ese auto que después fue incautado cuando tres de ellos resultaron aprehendidos, el cual aparentemente habían alquilado.

Una vez en Azul, las mujeres llevaron a cabo en diferentes locales ubicados en la zona céntrica los hurtos de las prendas de vestir.

Hasta ayer había sido posible determinar que las mecheras ingresaron al menos en tres negocios, todos de ropa para chicos y adolescentes. Uno de ellos está situado en una de las esquinas de Bolívar y De Paula. Y los demás comercios, ambos sobre la calle San Martín.

Una banda de mecheras

Cuando el pasado viernes habían transcurrido unos minutos de la hora 18.30, en el local de ropa para chicos y adolescentes ubicado en una de las esquinas de San Martín y Necochea se produjo la aprehensión de la adolescente de 17 años.

Una empleada del negocio, según señalaron voceros policiales del Comando de Patrullas que después concurrieron al lugar para llevarse aprehendida a la menor, observó el momento en que se apoderaba de diferentes prendas de vestir.

Eso hizo que la adolescente fuera retenida por la empleada, al tiempo que las mujeres y el varón que estaban con ella se dieron a la fuga en ese auto que horas más tarde sería también localizado por el personal policial en la zona de la Terminal.

Al revisar un bolso que la menor tenía, se pudo comprobar que en su interior estaba revestido con aluminio. Eso, según explicó un vocero policial, lo hacen las mecheras para evitar que las alarmas de los comercios -en caso de que las tengan instaladas- se activen cuando las autoras de estos hurtos se retiran del lugar con las prendas de vestir sustraídas.

En poder de la chica, que ese mismo viernes luego fue entregada a sus padres cuando viajaron desde Capital Federal a Azul a buscarla, los policías habían incautado varias camperas y sweaters, según lo informado.

Además de ese intento de hurto ocurrido en el local situado en una de las esquinas de San Martín y Necochea, la causa penal que se inició desde la Fiscalía perteneciente al Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil incluyó para los aprehendidos acusaciones por delitos como “hurto y encubrimiento”, según fuentes judiciales refirieron ayer.

Las filmaciones de las cámaras de seguridad obtenidas en el local donde la menor fue retenida y los demás integrantes de esta organización delictiva se habían dado a la fuga sirvieron para identificar a las personas que acompañaban a la adolescente.

Eso hizo que anteayer, cuando habían pasado unos minutos de la hora 21, policías arrestaran al joven colombiano y a las dos mujeres peruanas.

En las tareas que por lo sucedido llevaron adelante efectivos del Gabinete de Investigaciones de la Seccional Primera, el rodado en cuestión lo interceptaron en Alberdi entre Avenida Mitre y la ex calle Entre Ríos.

Al parecer, en ese lugar estaban a la espera de que la menor fuera liberada para poder reencontrarse con ella, después de que horas antes la chica había sido aprehendida en el negocio de San Martín y Necochea.

Cuando el auto fue requisado, en su interior se hallaron las prendas de vestir, algunas de las cuales estaban todavía en las perchas con los nombres de los locales donde habían sido sustraídas.

Camperas y chalecos, remeras de mangas largas y cortas –todas prendas de vestir para chicos- fueron halladas e incautadas por los policías que arrestaron al varón y a las mujeres. También, varios pares de medias, un par de zapatillas y un bolso tipo “botinero”.

A todos esos artículos se sumaron el hallazgo de camperas para mujer, cuyos propietarios aún la Policía no había podido determinar, situación que hacía sospechar que este grupo de personas cometió también anteayer ilícitos similares en otras ciudades de la zona.

También en el interior del auto en el que los aprehendidos se movilizaban la Policía encontró dos bolsas de cartón revestidas en su interior con aluminio, preparadas especialmente para favorecer el accionar de las mecheras.

 El dato

Teniendo en cuenta que no son detenibles los delitos que, en principio, les imputaron a los tres aprehendidos, tras las indagatorias a las que ayer a la tarde fueron sometidos el varón y las dos mujeres en sede judicial, todos iban a ser liberados luego de cotejarse que no registraran antecedentes penales, explicó al respecto un vocero judicial.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *