Luis Conti: “Creemos que tiene que haber una condena de acuerdo a la pena que solicitamos”

 

Un día después de formulados los alegatos, el abogado que como Particular Damnificado se está desempeñando en representación de la esposa de una de las víctimas que tuvo este hecho señaló ayer que el debate que se está llevando adelante tiene que derivar en la condena para el ingeniero Víctor Eduardo García, el acusado de los “homicidios culposos” de Alfredo Alejandro Carrizo y Osvaldo Héctor Chanquía. También, y tal como lo solicitó en la audiencia del pasado lunes, el ex concejal espera que la investigación penal iniciada en su momento siga abierta, ante la posibilidad de que se encuentren más responsables de lo que sucedió con ambos obreros de la empresa “Korvial SRL” en agosto de 2013, cuando murieron aplastados por la tierra que se les vino encima, en el interior de una zanja en Villa Piazza Norte donde realizaban tareas de extensión de la red cloacal.

 

Luis Conti, abogado querellante. Junto a su colega Soledad Digiano, están representando a los familiares de uno de los trabajadores fallecidos.
NICOLÁS MURCIA 
Declara el ex intendente Inza. Y Conti lo interroga. Una de las escenas relacionadas con este debate, cuyo veredicto para el ingeniero imputado se conocerá el miércoles de la semana que viene.
NICOLÁS MURCIA
<
>
Declara el ex intendente Inza. Y Conti lo interroga. Una de las escenas relacionadas con este debate, cuyo veredicto para el ingeniero imputado se conocerá el miércoles de la semana que viene. NICOLÁS MURCIA

 

-¿Qué le ha ido diciendo Karina Tiseira, la esposa de uno de los obreros fallecidos, durante el transcurso de este juicio donde usted la está patrocinando junto a la abogada Soledad Digiano, ambos bajo la figura del Particular Damnificado?

-La familia en general de Alejandro Carrizo se mostró sorprendida. En realidad, teníamos claramente una descripción de cómo habían sido los hechos. Pero revivir eso en la audiencia de debate, escuchar los testimonios de los propios compañeros, a los funcionarios municipales… Obviamente, les generó toda una cuestión emocional muy fuerte. Yo lo dije a eso durante los alegatos, que fue lo que sentí que ellos estaban percibiendo. Sin perjuicio de ello, creo que ha quedado absolutamente claro que el proceso licitatorio de la obra fue totalmente irregular, por ser suave en la expresión. Y la realidad es que ellos entienden que acá hubo, más allá del responsable en sí penalmente acreditado que es el ingeniero a cargo de la obra, una cadena de irresponsabilidades en todo el proceso de cómo se llevó adelante esta obra.

-¿Eso fue lo que lo llevó, como abogado de la familia de una las víctimas, a pedir que esta investigación penal siga abierta?

-Obviamente. En los términos que faculta el Código de Procedimiento, después de todos los testimonios que se escucharon durante las audiencias de este debate pedimos que se certifiquen las copias y que sean remitidas a la Fiscalía en turno para que continúe con la investigación, ante la posibilidad de la existencia de delitos conexos que se han desprendido de las declaraciones del propio imputado. No es un tema menor cuando el ingeniero acusado aseveró que esta obra se llevó adelante por problemas económicos de la empresa “Korvial”. Esa fue la afirmación que él hizo.

-Habló en su alegato de la figura penal de “incumplimiento de los deberes de funcionario público” y le apuntó, desde el ex intendente Inza para abajo, a todos.

-Yo creo que acá lo que hubo fue un claro manejo desprolijo de todo el proceso licitatorio. Al punto tal que prácticamente todos los testigos fueron contestes en que no había acta de inicio de obra; que a esa obra -a decir de los funcionarios municipales que declararon- había que impulsarla por una cuestión política, por una “orden política” según los dichos del propio ingeniero Mancino. A partir de ahí hubo un anticipo de obra que salió rápidamente y, también rápidamente, se fue a visitar la obra. Y las consecuencias fatales que esto generó indudablemente no fueron previstas en su momento. Claramente hubo un desarrollo por parte del Estado municipal respecto de esta obra que no fue un procedimiento normal y habitual que debe seguir todo proceso licitatorio.

-Usted era concejal para la época en que Carrizo y Chanquía fallecieron. ¿Desde esa función que ejercía en el legislativo local, ya conocía toda esta situación, relacionada con esas presuntas irregularidades administrativas en la adjudicación por parte de la comuna de la obra de ampliación de la red cloacal en Villa Piazza Norte a la empresa “Korvial SRL”?

-Lo conocía perfectamente. Es más, formó parte del trabajo que desde el Concejo Deliberante hizo la Comisión Investigadora. Yo no formé parte de esa comisión, pero conocía el trabajo que se estaba haciendo y las declaraciones que se fueron tomando. Prácticamente, de alguna manera gran parte de esas declaraciones fueron repetidas en las audiencias de este debate. Pasa que muchas veces se soslaya el accionar de la Justicia. Por ahí la Justicia no tiene la celeridad que el ciudadano común pretendería que tuviera. Pero la Justicia, tarde o temprano, llega. Y a las muestras nos remitimos. Las declaraciones que todos pudieron escuchar en el juicio realmente son espeluznantes. Hubo una falta y un desprecio por la vida por parte de un montón de actores que realmente, y comparto lo sostenido por el Fiscal, es llamativo que profesionales, funcionarios municipales y desde la propia empresa actuaran con semejante desprecio por la vida de dos trabajadores, como han actuado en este caso.

-En los alegatos, si bien con objetivos distintos y cada uno a su manera, tanto el Fiscal del Juicio como ustedes como Particular Damnificado pidieron que la causa se siga investigando. Además, la Defensa del ingeniero acusado por ambos “homicidios culposos” denunció a quienes considera responsables de esto que pasó con los trabajadores.

-Son dos pedidos distintos. El abogado Bolpe, más allá de su interés lógico en defender a su pupilo, lo que hizo fue tratar de desviar el eje diciendo que la responsabilidad de la fiscalización de esta obra era de quien debería ser condenado penalmente, cuando quedó acreditado en las actuaciones que esa responsabilidad penal le cabe a aquel que todos los obreros reconocían como su jefe, como su superior. La propia empresa reconoció que el ingeniero imputado era el responsable técnico de la obra y el responsable de seguridad e higiene. Él mismo, cuando declaró por segunda vez en el juicio el día de los alegatos, reconoció que daba órdenes. Él recibió una notificación de la Municipalidad para que, de alguna manera, diera cumplimiento a ciertos parámetros que le determinaba el pliego. Lo que está fuera de cualquier discusión es su responsabilidad penal en el siniestro. Ahora, que desde el debate se desprenden otros delitos que pueden estar conexos, como pueden ser los “incumplimientos de los deberes de funcionario público” o alguna figura mucho más agravada de alguna situación entre la empresa y la Municipalidad de Azul, la realidad es que va más allá de la responsabilidad penal por el siniestro en sí. Y a nuestro entender, en la Instrucción Penal Preparatoria debió haberse ampliado esa investigación con relación a estos delitos. Ahora confirmado que así fue, por todas las declaraciones testimoniales escuchadas en el juicio, entendemos que seguramente el juez, en caso de creerlo conducente, va a hacer lugar a los planteos formulados tanto por la Fiscalía como por nosotros en carácter de Particular Damnificado.

-¿Le llamó la atención que esa investigación judicial se quedará sólo con el ingeniero acusado como el único presunto responsable a escala penal de las muertes de ambos trabajadores?

-Yo entiendo que a la Justicia muchas veces, con el gran cúmulo de tareas que tiene, y mucho más en el Fuero Penal, se le hace compleja la investigación de delitos que tienen que ver, más que nada, con las situaciones de funcionarios públicos, organismos del Estado y demás. Claramente no me llamó la atención porque en realidad la administración Inza terminó con una variada gama de denuncias de distinta índole y hasta ahora se ha avanzado poco y nada. Y muy lentamente. Por lo tanto, yo suponía que esto que ha ocurrido ahora podría llegar a ocurrir y que cuando llegara el momento del debate se iba a desprender, naturalmente, la necesidad de seguir investigando. Siempre y cuando el magistrado que interviene y dicte la sentencia así lo considere.

-¿Y qué sería un fallo justo para la parte que usted representa en este juicio?

-Creemos que tiene que haber una condena de acuerdo a la pena que solicitamos, de cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo más la inhabilitación por el doble de ese tiempo, ocho años, para el ejercicio de la profesión como ingeniero. Lo mismo que solicitó la Fiscalía. Y la tranquilidad espiritual completa de nuestra defendida, a nuestro entender, va a llegar si realmente esto se continúa investigando y se llega a dilucidar, que yo creo que está medianamente acreditado, cuáles fueron las motivaciones de un proceso licitatorio y de una obra tan desprolija como esta de la que estamos hablando.

El dato

El próximo miércoles 1 de marzo, a la hora nueve, se anunciará el fallo de este juicio en el Juzgado Correccional número 2 que está a cargo del juez Héctor Torrens, el funcionario judicial que está interviniendo en este juicio oral.

UN “LLAMADO DE ATENCIÓN” DE UN ABOGADO A OTRO

El abogado Osvaldo Bolpe, en su alegato del pasado lunes donde pidió la absolución del ingeniero imputado por las muertes de los trabajadores, también tuvo tiempo para hacerle a su colega Luis Conti lo que calificó como “un llamado de atención” que lo preocupaba.

En ese contexto, citando una prohibición estipulada en una de las leyes que alude al ejercicio de la abogacía, le preguntó al Particular Damnificado si había tenido en cuenta, al momento de aceptar ese cargo, que en este caso en particular es también apoderado legal de la CEAL.

“Usted está representando a la Cooperativa Eléctrica. Yo hoy la estoy imputando. La Cooperativa siempre debió haber sido investigada. Usted está aquí sabiendo que está prohibido a los abogados patrocinar o asesorar a ambos litigantes en un juicio, simultánea y sucesivamente. O aceptar la defensa de una parte si ya hubiera asesorado a la otra, como consta en el expediente que lo hizo”, le dijo Bolpe.

Esa observación, con relación a su función legal en la CEAL y referida en su alegato por la Defensa del ingeniero García, fue también tema de conversación en la entrevista mantenida ayer con el ex concejal.

“En todo momento yo fui muy cuidadoso”, señaló Luis Conti sobre esa cuestión. “De hecho, previa a la primera de las audiencias de este juicio recién me presenté formalmente, junto con la Dra. Digiano, como Particular Damnificado de los familiares de uno de los trabajadores fallecidos”.

Después, con relación a este caso en particular materia del juicio, afirmó: “Yo interpreto que esto no fue una licitación de la Cooperativa Eléctrica y que no es una obra suya. En el debate, los abogados de la Defensa intentaron llevarlo para ese lado y se desvió el eje hacia la responsabilidad del inspector municipal, de aquella persona que estaba como sobre estante de la Cooperativa y demás… Pero la realidad es que la obra se largó sin informar a la CEAL. Eso está acreditado en todo el expediente penal”.

“Está claro que la Cooperativa fue a verificar la obra. Fundamentalmente,  porque tiene que ser una obra que esté hecha de acuerdo a las buenas prácticas en lo que respecta a lo constructivo, es decir, que sean los caños que se comprometen, que tenga el bombeo que tiene que tener y los niveles necesarios para poder funcionar como corresponden las cloacas. Pero la Cooperativa no tiene injerencia con respecto a esa obra porque no es una obra suya. Y la inspección municipal lo que hace, básicamente, es inspeccionar y certificar, a medida que la obra avanza, que la misma se realice conforme al pliego”.

“La realidad -aclaró Conti con relación a su situación- es que no hay ningún interés porque la Cooperativa no fue parte en este expediente”.

Y además de la réplica que hizo en el juicio, también respondió a los dichos de Bolpe en la entrevista realizada ayer: “Yo creo que fue mucho más grave, y que por ahí pasó medio desapercibido en la audiencia del debate, el reconocimiento que hizo el propio abogado de la Defensa, cuando dijo que tiene cierta amistad con Inza y en su alegato también habló de su relación parental con el entonces Secretario de Obras y Servicios Públicos de la Municipalidad de Azul (el abogado defensor es primo de Héctor Bolpe)”.

“La realidad es que, sinceramente, en todo momento él trató de desprenderlos tanto a Inza y a Bolpe. Y cae en el absurdo, a mi entender, de pretender responsabilizar de semejante siniestro al maquinista que ese mismo día se descompensó por toda esta situación y a la persona que estaba tirando los niveles, que ni siquiera en ese momento era ingeniero porque todavía estaba estudiando. Eso, a nuestro entender, es claramente un absurdo”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *