EL TIEMPO RECORRIÓ AYER ESA ZONA DE AZUL

Malestar en vecinos del barrio Carús por la ausencia de respuestas a problemáticas con las que conviven a diario

Calles en muy mal estado, predios en lamentables condiciones, cordones cuneta sin el mantenimiento adecuado y la necesidad de más contenedores para arrojar basura son algunas de las situaciones que generan inquietud en quienes residen en ese sector de la ciudad. A pesar de los numerosos reclamos elevados a las diferentes administraciones comunales, las soluciones aún no han llegado.

El mal estado de varias de las calles del barrio Carús es una de las problemáticas que más preocupa a quienes residen en ese sector de la ciudad. FOTOS NACHO CORREA Los cordones cuneta en esa barriada son un claro reflejo de desidia y abandono. Es imposible no darse cuenta de  la falta de mantenimiento que se les brinda desde hace mucho tiempo.  Otra de las inquietudes de los vecinos del barrio Carús es la relacionada con las pésimas condiciones en las que se encuentra gran parte de la vereda del predio situado en Calle 5 entre Rivadavia y Alvear. “¿Y ven esas ramas que están en la vereda?”, preguntó retóricamente un vecino para inmediatamente responder: “Desde mayo que están ahí y siguen sin retirarlas. Y que no digan que no son de la calle, porque ahí se ven los árboles podados. Está clarito”.
<
>
“¿Y ven esas ramas que están en la vereda?”, preguntó retóricamente un vecino para inmediatamente responder: “Desde mayo que están ahí y siguen sin retirarlas. Y que no digan que no son de la calle, porque ahí se ven los árboles podados. Está clarito”.

Escribe: Javier Ciappina de la Redacción de EL TIEMPO

Son diversas las situaciones conflictivas con las que deben convivir a diario los vecinos del barrio Carús. Son numerosos los reclamos elevados a las autoridades municipales, muchos de los cuales se relacionan con dejar de sentirse relegados en diferentes aspectos. Son varias las gestiones que han pasado por este Ejecutivo y también los intendentes que desde el sillón de Pedro Burgos no han brindado respuestas concretas a quienes residen en ese sector de la ciudad.

Ante ese escenario, EL TIEMPO recorrió ayer por la tarde esa zona de Azul con el objetivo de tomar contacto directo con las problemáticas allí existentes.

El mal estado de las calles y el cordón cuneta

La primera situación que llamó la atención es la que se relaciona con las magras condiciones de varias calles y del cordón cuneta en el barrio Carús.

No son pocas las arterias que evidencian una falta de mantenimiento que viene de años. Pozos de considerables dimensiones se interponen al tránsito y hacen dudar hasta el más osado de los conductores. Ni hablar de lo que puede llegar a sentir aquel que surca a través de esos baches en bicicleta o en moto. Con pericia de cirujano hay que circular por algunas de esas arterias a los fines de evitar una dolorosa caída.

Asimismo, los cordones cuneta son un claro reflejo de desidia y abandono. Es imposible no darse cuenta de que no se los limpia desde hace varios meses.

Uno de los vecinos que dialogó con este medio puso especial énfasis en esta cuestión, como así también en la poca cantidad de contenedores dispuestos en el lugar para que los vecinos puedan arrojar los residuos domiciliarios.

“¿Y ven esas ramas que están en la vereda?”, preguntó retóricamente el mismo hombre, para inmediatamente responder: “Desde mayo que están ahí y siguen sin retirarlas. Y que no digan que no son de la calle, porque ahí se ven los árboles podados. Está clarito”.

Los cables de electricidad entre las ramas de los árboles fue otro de los blancos para las filosas críticas del vecino. Argumentos no le faltaron.

Yuyo verde

“Adonde el callejón se pierde, brotó ese yuyo verde del perdón…”, dice el tango escrito por Homero Expósito. Y esta letra se hace carne al tomar contacto con otra de las situaciones problemáticas del sector y que es cuna de inquietudes para quienes residen en el barrio Carús (y en sus inmediaciones también). Esto tiene que ver con las pésimas condiciones en las que se encuentra gran parte de la vereda del predio situado en Calle 5 entre Rivadavia y Alvear, según se señaló perteneciente a la CEAL.

El paisaje es realmente desalentador. El pasto más que alto es caldo de cultivo para que roedores de diferentes tipo y factor puedan desarrollarse a diestra y siniestra, causando el malestar general en la población de la zona; como así también este lugar se ha convertido en el escenario ideal para que los afiliados al “Club Atlético Me importa Nada la Vida en Comunidad” hagan gala de su irresponsable accionar, utilizando el lugar para arrojar basura de manera totalmente desaprensiva.

Caminar por sobre esa vereda, obviamente, es imposible, razón por la cual el ocasional peatón debe transitar por la calle, lo que -sobre todo en horas de la noche- se convierte en una circunstancia de posible riesgo.

Esperando soluciones

Son numerosas las preocupaciones que atañen a los vecinos del barrio Carús y todas tienen un marcado fundamento comunitario, ya que todas ellas son eslabones de una cadena cuyo final se encuentra en la posibilidad de acceder a mejores condiciones de vida. Es con ese objetivo que vienen golpeando la puerta de los reclamos legítimos desde hace años, con la esperanza puesta por fin en que alguien por la abra y les ofrezca las tan ansiadas soluciones. Quizá este sea el momento…nunca se sabe.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *