COLUMNA DEL PRO

Malvinas: el pasado presente

Cuando cayó el soldado Vojkovic/ dejó de vivir el papá de Vojkovic/ y la mamá de Vojkovic y la hermana/ También la novia que tejía/ y destejía desolaciones de lana/ y los hijos que nunca llegaron a tener./ Cuando cayó el soldado Vojkovic/ cayeron todas las hojas de la cuadra/ todos los gorriones todas las persianas. (Gustavo Caso Rosendi – Poeta y ex combatiente – Libro “Soldados”).

El 2 de abril de 1982 los rostros jóvenes de los soldados revelan su incertidumbre.

El día de la partida, los cuerpos se abalanzaron sobre las ventanillas, agitando las manos…

Provenían de diferentes provincias y de distintas clases sociales. No todos sabían que protagonizarían una guerra, ni que el hambre, el frío y la muerte iban a ser las constantes durante los setenta y cuatro días que duró la guerra. En esas duras condiciones, se encontraron con el mandato de servir a la patria…Muchos soldados tuvieron que dar la vida para cumplir ese propósito.

Cada año se recuerda a los caídos en combate y siempre para la fecha mencionada, se han realizado actos que, de una u otra manera, recuerdan la guerra de Malvinas. En los mismos, palabras como “pérdida”, “muerte”, “invasión”, “caídos”, “dolor”, “soberanía”, “recuperación” y “reconocimiento”, resuenan en los altavoces y se repiten una y otra vez, naturalizando un único sentido en la memoria de Malvinas.

¿No se hace acaso presente, en esta forma tan difundida del recuerdo, una ausencia, un olvido, una invisibilidad, que convierte a Malvinas en un acontecimiento singular, completamente descontextualizado?, ¿por qué esto es así y supone una clara disociación entre Malvinas y la última dictadura militar?

Toda la historia que los soldados forjaron desde su regreso hasta el presente fue un largo camino poblado de dificultades, silencios, olvidos y amenazas. Pero también de una memoria inclaudicable, una identidad solidaria y una convicción distintiva de que su presencia fue un símbolo de la lucha popular que permitió recuperar las instituciones de la democracia.

Pro-Cambiemos

COLUMNA DE LA UCR

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *