MAMÁ CORAJE

A Sara Galeano le preocupa mucho más que darle un plato con comida a chicos de entre 2 y 14 años. Ella está al “pie del cañón” para cubrir carencias afectivas y para proveerle a esos nenes de hoy, jóvenes de mañana, herramientas como el inculcarles la importancia de trabajar la tierra para autoabastecimiento alimentario a través de los productos de huerta.Sara junto con algunos de los chicos que han asistido al comedor de calle Tapalqué.
<
>
A Sara Galeano le preocupa mucho más que darle un plato con comida a chicos de entre 2 y 14 años. Ella está al “pie del cañón” para cubrir carencias afectivas y para proveerle a esos nenes de hoy, jóvenes de mañana, herramientas como el inculcarles la importancia de trabajar la tierra para autoabastecimiento alimentario a través de los productos de huerta.

Es el rol que cumple Sara Galeano en el Barrio Villa Suiza, desde hace seis años y con ayuda de su marido y una hija de ambos. Asiste a 30 nenes de entre 2 y 14 años en el Comedor Luz y Esperanza, que funciona en su propia casa. A sólo 20 cuadras del Municipio y mientras algunos debaten sobre Venezuela y otras cuestiones estériles, esta mujer se brinda de cuerpo y alma por esos chicos que necesitan de algo más que un plato con comida. Preocupa el avance de la droga y los efectos que ello genera en la juventud. Crudas realidades que algunos dirigentes no quieren ver, o las ven y se niegan a abordarlas.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *