NACIÓ CON SÍNDROME DE DOWN

Manuela, ejemplo de vida

Algunas de las actividades que realiza Manuela son los talleres de UUPI.       “Quiero comprometerme sentimentalmente. También me gustaría trabajar, o sea un trabajo remunerado y si está relacionado con los libros, mejor como publicar un libro de poesías y cuentos”, afirmó Manuela Abella.
<
>
“Quiero comprometerme sentimentalmente. También me gustaría trabajar, o sea un trabajo remunerado y si está relacionado con los libros, mejor como publicar un libro de poesías y cuentos”, afirmó Manuela Abella.

Una persona que tiene un cromosoma de más no la hace especial; sí para un diagnóstico médico, pero no para los que cuentan con un poco de sentido común. La hace especial el amor que tienen para dar. Manuela y su mamá, Gloria de la Torre, relataron la lucha que afrontaron y afrontan para seguir adelante.

Manuela Abella, de 38 años, padece de Síndrome de Down; entre otros atributos, tiene una desbordante simpatía, gran sentido de humor y una fuerza inquebrantable para salir adelante. Junto con su mamá, Gloria de la Torre, ofrecieron a EL TIEMPO sus conmovedores testimonios de vida. Manuela, desde su crecimiento hasta la actualidad, pone de manifiesto su voluntad y las ganas de ser feliz.

“No me aceptaron en ningún colegio” –

En la previa de la nota con este diario Manuela estaba nerviosa. Su mamá la ayudó a expresarse hasta que se relajó y habló con esmerada fluidez.  Comenzó la charla diciendo “por mis rasgos la gente se da cuenta que tengo Síndrome de Down”. Aunque tras quitarse los anteojos bromeó: “quizás por los lentes disimulo…”.

Recordó que “yo siempre supe que tengo una capacidad diferente; al jardín fui a ´Bichito de Luz` y después, cuando empecé la escuela primaria, empezaron los problemas. Como nosotros somos de Buenos Aires, cuando nos vinimos a vivir a Azul mi mamá buscó una escuela primaria común, aunque no consiguió. Ella iba a anotarme y en las escuelas sufrí el rechazo porque nadie me quería inscribir. No me aceptaron en ningún colegio y eso me afectó muchísimo porque, si bien era chica, me daba cuenta por la reacción de las personas. Finalmente mi mamá me consiguió una escuela en Olavarría, viajamos con ella un año entero y fue desgastante para las dos. Aprobé primer grado y alguien le habló a mi mamá de una escuela rural en Azul y me inscribió allí cuando la maestra Hilda Louge le dijo ´no soy maestra especial pero no tengo ningún problema en aceptar a Manuela`. Así que terminé el primario en la escuela Nro. 26”.

Sobre cómo fue su inclusión expresó que “bien; me gustaba estudiar mucho, estaba muy feliz, me gustaba jugar con mis compañeros, aprender y siempre me gustó estudiar”. Después, cuando egresó, ella misma dijo que nadie de su familia quería que cursara el secundario. “Ocurre que mi mamá y una psicopedagoga me dijeron que no iba a poder y eso me hizo sentir muy mal y para mí fue un desafío hasta que, llorando aunque poniéndome firme les dije, ´¿por qué no me dejan probar y veo hasta dónde puedo llegar…?`”. “Me anoté en la Escuela San Francisco cuando en ese momento había pocos chicos. Allí llegaron algunos problemas pero nunca fue por discriminación sino que la profesora decía que tal día teníamos prueba, yo estudiaba y cuando se olvidaba, yo se lo recordaba y mis compañeros me querían ‘comer cruda’ (risas)”.

En ese sentido contó que “llegaba llorando a mi casa, pero en materia de estudios no tuve problemas; me llevaba las materias que tenían matemáticas”.

Agregó que “no sé cómo hice pero terminé el secundario porque yo sentía que remaba contra la corriente. Incluso en los idiomas fui la mejor alumna en inglés y las materias que más me gustaban y mucho fue literatura y dibujo”.

Después de la escuela

Manuela señaló que “quise estudiar teatro y empecé con Edelmiro Menchaca Bernárdez; hace 19 años que estoy allí y ya tuve muchísimas actuaciones”. Incluso rememoró con emoción y alegría que, en 1998, “me hicieron la ‘Sorpresa y Media’ en el programa de Julián Weich (Canal 13) y me cumplieron el sueño de actuar en el Teatro Cervantes en Buenos Aires. Cuando salí a saludar me dijeron que mire hacia un costado y estaban todos mis compañeros de teatro y el profesor; fue emocionante”.

Su mamá amplió que “en realidad una tía de Manuela mandó una carta y prepararon perfecto todo. Algo que me llamó la atención fue la fama que uno va tomando por estar en un programa 15 minutos. Fuimos al Parque de la Costa y la gente se acercaba a Manuela para tomarse una foto, era la atracción de la gente. ¿cómo no se van a matar las vedettes por salir en la tele…? (risas)”.

Manuela retomó su relato para señalar que “pasaron diez años y estábamos con mi mamá en un shopping y la gente me reconocía. También en Azul gané reconocimientos por revelación teatrales. Después, en 2009, empecé pintura con Silvina Mele, me tomé un impasse y continué con Silvio Oliva Drys y hace poco empecé un taller de escritura con Patricia Ratto. Además de esos talleres hice con Gladys Barbosa y Florángel Turón, sin contar los que realizo en UUPI como de cocina, candombe y percusión, plástica y gimnasia, entre otros”.

 “Me quiero casar de blanco y con todas las pompas”

Consultada de cómo se siente más allá de lo profesional, Manuela aseveró: “¡muy bien!, hago muchas cosas: escucho rock latino, como Enrique Iglesias, Alejandro Sanz, David Bisbal; me encanta mirar videos musicales; escribir, sobre todo cuentos”.

Sobre pintura, explicó que le gusta mezclar la pintura con el collage porque “me parece más original”. “Participé en exposiciones colectivas y me gustaría tener una individual. También amo ir a los museos, allí encuentro cosas muy interesantes, me compenetro muchísimo”, agregó.

Siguió su relato sobre las actividades que realiza, ya que es infinito “además en UPPI estoy desde que se fundó y participo en todo lo que puedo”.

Preguntada de si se siente un ejemplo de vida, respondió: “No, para nada; sí les transmito a muchos chicos que tienen el mismo problema que yo, mucha y buena onda. Por otro lado tengo muchos amigos, de cada taller y otros, me gusta ir al cine, al teatro y a exposiciones”.

Con total humildad admitió que no tiene conciencia de los logros que acredita. “Cuando me lo hacen ver es cuando me doy cuenta”, indicó y adelantó que tiene varios proyectos  pendientes. “Si, tener novio; he tenido pero no me fue bien, a diferencia de mis hermanos me quiero casar de blanco y con todas las pompas si es necesario (risas), quiero comprometerme sentimentalmente. También me gustaría trabajar, o sea un trabajo remunerado y si está relacionado con los libros, mejor como publicar un libro de poesías y cuentos”.

“POR ALGO ME LA MANDARON A MÍ”

Gloria de la Torre, mamá de Manuela, aseveró que “cuando nació, no me di cuenta que tenía Síndrome de Down. Mi mamá sí. Uno no lo espera, pero después pensé: ´La vida sigue, por algo me la mandaron a mí`. Uno sabe que de algún modo lo iba a afrontar. Esa noche lloré muchísimo, pero esa misma noche dije ´no voy a derramar una más una lágrima hasta que no la vea a ella que tiene un problema y se sienta mal”.

Dijo que “Manuela comenzó a caminar, a no usar pañales y todo lo aprenden, pero con un poquito de demora comparado con el resto. No obstante, habló casi como con los chicos de su edad”.

Acerca de la búsqueda del colegio recordó que “fue caótico porque las maestras me miraban como diciendo ‘esta mamá enloqueció’”. “Para mi fue muy complicado todo, cuando ella quería ir al secundario, confieso que yo no quería. Me parecía que no iba a poder y después resultó ser una muy buena estudiante. Dicen que encima de ellos debemos estar los padres y con Manuela me doy cuenta que, aunque uno no la estimule, ella tiene una voluntad de fierro y muy buen carácter. Es como cualquier persona; uno no puede exigirle a sus hijos más de lo que ellos pueden. Yo sufrí muchísimo a medida que ella sufría”.

 

¡Deja un Comentario!

2 Comments

  1. Ana Lia Goñi

    mayo 17, 2016 at 12:22 am

    Querida Manu!!!! Sos muy dulce y muy buena. Sos un ejemplo de fuerza y amor. Tu mama una grande también. Te quiero mucho amiga!!!!

  2. Guillermina Arpaia

    mayo 18, 2016 at 9:48 pm

    Manu sos hermosa!!! Aunque te conozco poco no hace falta mucho para darse cuenta lo dulce e inteligente que sos siempre acompañada de Gloria que es hermosa como vos!! Las quiero!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *