Marcelo Valdéz, el presidente del Club Porteño y defensor de una misión que va más allá del deporte


El dirigente se refirió, en una charla con EL TIEMPO, a los proyectos que se trazó la nueva comisión directiva de la entidad. Además explicó cuáles son los objetivos que se persiguen, por encima de las metas deportivas.
Club Porteño festejó los 97 años de vida con una cena que se sirvió días pasados. En el ágape confluyeron integrantes de las divisiones inferiores, el plantel femenino y de la primera división, junto con dirigentes y referentes de una institución que tiene un notorio arraigo en la comunidad chillarense. EL TIEMPO dialogó con el actual presidente de la entidad, Marcelo Valdéz, quien indicó inicialmente que “el club está pisando los cien años de vida institucional y eso no es poca cosa”.
“Nosotros somos una comisión que estamos arrancando recién hace cuatro meses, más allá que yo ya estuve en otras oportunidades, y proyectos tenemos muchos. Arrancamos fuerte con la compra de un colectivo modelo 2008 que al club le costó 180.000 pesos y ya estamos muy obsesionados con acomodar la cancha. Ya tenemos hecho el pozo de bombeo y la idea es poner todo el sistema de riego para poder acondicionarla y tener un campo de juego acorde con la práctica del fútbol que queremos tener. Estamos ya prontos a colocar un lugar de utilería, que es una materia pendiente porque queremos incorporar mayor cantidad de elementos en un ordenamiento que actualmente no es el que quisiéramos”, precisó.
El dirigente expresó que, en el playón que antecede a la zona de vestuarios, “queremos hacer un alisado más grande y que pueda la gente venir a jugar al voley, al básquet y quizás a patín para cuando no tengan la posibilidad de hacerlo en el CEF. Los proyectos y las ganas son muchas, y vamos metiéndole ganas”.
“Los mismos pocos bolsillos”
En la charla con este matutino, Valdéz sostuvo que “Cacharí tiene una virtud, que es la de tener muchas instituciones”. “A la vez eso a veces juega en contra con la posibilidad de recaudación. Somos muchas las instituciones y son los mismos pocos bolsillos que hay en la localidad para generar recursos. Hay que ser creativo para buscarle la vuelta, motivar e incentivar a la gente a través de realizaciones. La gente, cuando ve obras terminadas, ve que lo que puede aportar se vuelca en hechos concretos y como eso lo ve en el trabajo de los chicos, hace su aporte. De ahí que estemos confiados en que este año nos van a acompañar también”, agregó.
“Somos la única camiseta que tiene la localidad. Nos falta generar la consolidación de una vez por todas; es necesario aglutinar a las demás instituciones para sumarnos a trabajar junto con Porteño para que esto no sea una competencia entre instituciones, sino que todas podamos crecer. Así crecerá Cacharí y tendremos a los chicos volcados a la práctica del deporte y alejándolos de la calle”, consideró.
Porteño, a criterio del presidente de la institución cachariense, “tiene la particularidad de que acá tenés a los hijos de la directora del CEF; del Jardín; de la Escuela 23; de hijos de bomberos voluntarios. Tenemos que aprovechar eso, potencializarlo y volcarlo en el estímulo de crecimiento permanente”.
La contención, una premisa básica –
En la entrevista con este matutino, el máximo responsable de la comisión directiva de Porteño, afirmó sin dudarlo que “la finalidad principal que tenemos es brindar contención a los chicos”.
“El traer a un chico a que practique deporte para sacarlo de la calle es el objetivo principal que perseguimos. No solo por parte nuestra sino de todas las demás instituciones. Cuando le golpeas la puerta a una casa para que te compre una rifa o te de una publicidad, no es para sacar un equipo campeón o tener un vestuario sino que es para poder conseguir traer a los chicos acá. Cuantas más herramientas y comodidades le demos a los chicos, eso nos permitirá acrecentar las posibilidades de que la permanencia se mantenga con el paso del tiempo”, indicó.
LO QUE FALTA POR HACER
La confraternidad con instituciones hermanas de Azul y Chillar existe. Me parece que por ahí nos falta una charla sincera en una misma mesa donde podamos avanzar en esto que pretendemos implementar en Cacharí: las instituciones nos tenemos que comprometer para crecer juntas. No le sirve a nadie, creo yo, que crezca una sola institución y el resto no. Al fútbol de Azul lo hace competente la cantidad de instituciones que tiene. Si se quedara con dos o tres instituciones dejaría de tener esa virtud. La confraternidad existe. Falta un sinceramiento para empujar todos para el mismo lado.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *