Más condenas por un robo que tuvo como víctima a una mujer

FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

En agosto de 2016 cuatro varones que circulaban en una camioneta interceptaron a una mujer con fines de robo. En la calle, la atacaron con un arma blanca y a golpes para sustraerle diferentes elementos. Horas después, todos fueron detenidos en la esquina de la comisaría primera.

Los autores de este robo recibieron penas de cinco y de seis años de prisión. Uno había sido juzgado en junio pasado y los demás, semanas atrás. NACHO CORREA/ARCHIVO/EL TIEMPO

Luego de que un primer imputado ya había sido juzgado meses atrás, en un juicio abreviado también fueron condenados los demás autores de un robo que en la calle había tenido como víctima a una mujer.

Aquel hecho, que se produjo en esta ciudad en agosto de 2016, había finalizado con las detenciones de los cuatro varones en la puerta de la Seccional Primera local de Policía, cuando se trasladaban en una camioneta.

Este proceso judicial se tramitó en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 local e incluyó, para dos de los encausados, que también fueran condenados por otros ilícitos que cometieron (ver cuadro aparte en esta misma página).

Voceros judiciales informaron que los condenados en el juicio abreviado se llaman Enrique Sebastián Ferioli, Agustín Ariel Barrionuevo y Braian Héctor Ponce.

Ferioli, un azuleño que tiene 21 años, fue condenado a seis años de prisión. Además de ser considerado coautor de ese robo sufrido por una mujer en la calle, fue condenado por los siguientes delitos: hurto de vehículo dejado en la vía pública y robo agravado de vehículo dejado en la vía pública en grado de tentativa, hechos los tres cometidos “en concurso real de acciones”.

Barrionuevo, oriundo de Balcarce y de 20 años, recibió una pena de cinco años de prisión sólo por el ilícito que tuvo como víctima a la mujer, que a escala penal fue considerado un robo agravado por el uso de arma.

El tercer juzgado en este proceso abreviado, Ponce, fue condenado en esta primera instancia a seis años de prisión. Se trata de un changarín azuleño que tiene 24 años. Junto con el robo a la mujer, fue hallado autor de más delitos: encubrimiento calificado por el ánimo de lucro, desobediencias reiteradas (dos hechos) y amenazas agravadas por el uso de arma, todos en concurso real.

La causa principal

Joaquín Duba, actual presidente del Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de Azul, había sido el juez que intervino en este proceso abreviado.

Según dio por demostrado, además de otro varón que ya había sido condenado por este hecho meses atrás en un juicio oral, Barrionuevo, Ferioli y Ponce cometieron ese robo que sufriera una mujer en la calle el 12 de agosto de 2016.

Los cuatro -el otro condenado, hasta ahora por “sentencia no firme”, se llama Gustavo Andrés Zeballo- se trasladaban en una camioneta Chevrolet S 10 cuando cometieron este ilícito, llevado a cabo mediante “un plan previamente diseñado con distribución de roles y tareas”.

La víctima fue identificada como Yanina Valeria González, a quien los encausados interceptaron en el cruce de las calles Guido Spano y Moreno de esta ciudad.

“Tras intimidarla esgrimiendo una cuchilla” y arrojarle uno de ellos puntazos con ese arma blanca que portaba, mientras que los demás le aplicaron varios golpes de puño que la lesionaron.

A la víctima le sustrajeron su cartera, donde tenía diferentes elementos de valor: un teléfono celular, dinero, útiles escolares y documentación personal.

Aquella noche, después de cometido el robo, los autores huyeron en la camioneta que conducía Zeballo.

Una vez que personal policial fue informado de lo que había pasado, varios efectivos de seguridad interceptaron el rodado en Belgrano y Las Flores, lugar donde está situada la Seccional Primera local de Policía.

En ese sector de la ciudad los cuatro implicados en este robo fueron detenidos instantes después a sucedido el ilícito, lo que implicó que en el interior de la camioneta se incautaran los elementos sustraídos a la mujer y también el arma blanca utilizada en el hecho.

El dato

En junio del año pasado Gustavo Andrés Zeballo, oriundo de Balcarce y de 35 años de edad, había sido el primero en ser condenado por aquel robo que tuvo como víctima en la calle a la mujer. Al propietario de la camioneta utilizada en el hecho le fue dictada una pena de seis años de prisión durante un juicio oral realizado en el Tribunal 1, proceso donde intervino el juez Gustavo Borghi.

TAMBIÉN FUERON CONDENADOS POR MÁS DELITOS DOS DE LOS IMPUTADOS

En el mismo juicio abreviado, Braian Héctor Ponce fue condenado por otros ilícitos, además de la causa principal que se trató en ese proceso.

En ese contexto, se lo vinculó con un robo que el 7 de diciembre de 2015 se produjo en el Jardín de Infantes 909, situado en Misia Barranco entre 9 de Julio y Roca de Villa Piazza Centro.

Una impresora, una computadora y un ventilador fueron sustraídos en esa ocasión del establecimiento educativo de enseñanza inicial.

Las sospechas indicaban que el encausado -junto a un sobrino suyo, en ese entonces de siete años y a quien había hecho ingresar por un ventiluz al Jardín de Infantes para después destrabar la puerta- fue quien cometió el ilícito.

Pero en el juicio abreviado sólo se probó que Ponce, sabiendo que era de procedencia ilegal, tenía en su poder el ventilador robado en el Jardín de Infantes, que luego se lo vendió por doscientos pesos a una vecina.

Además, fue condenado por violar dos veces una restricción de acercamiento que le había impuesto un juez.

Esa medida le impedía mantener contacto con una adolescente menor de edad con la que tenía una relación.

En una de esas ocasiones, dicha prohibición la vulneró al enviarle a la chica mensajes privados a su cuenta de Facebook. En otra, al mantener un contacto personal con la adolescente en la vía pública.

Esa pena de seis años de prisión para Ponce incluyó, por último, que fuera condenado por un episodio ocurrido el 14 de diciembre de 2014.

Aquel día, junto con dos jóvenes más, se hizo presente en una vivienda ubicada en la calle San Juan de este medio.

Portaba en ese entonces una cuchilla, arma blanca con la que amenazó de muerte al joven que residía en ese domicilio.

Enrique Sebastián Ferioli, alias “el Gordo Toni”, fue condenado también en este juicio abreviado por otros delitos, además de haber sido uno de los coautores del robo a la mujer en la calle.

Uno de esos hechos ocurrió el 16 de junio de 2016, cuando intentó robar una motocicleta propiedad del fotógrafo de este diario Nacho Correa, quien había dejado estacionado el vehículo en la puerta del domicilio donde en ese entonces vivía, sobre la calle Moreno.

Ferioli, a pesar de que se apoderó de la moto y la llevaba de tiro, instantes después fue interceptado por personal policial y resultó aprehendido.

Tres días antes, según se mencionó en el fallo, cometió un episodio delictivo similar, cuando una empleada doméstica se convirtió en la damnificada por la sustracción de otra moto, un hecho sucedido en un domicilio situado sobre la calle Burgos.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *