RELATOS DESDE EL ENCIERRO

Maxi

“El alma desordenada lleva en su culpa la pena”. San Agustín

Escribe Matías Verna (*)

Maxi Díaz Aguirre está sentado en el borde de la cama, reingresó ayer y aún no ha dormido. Está solo en la celda de Admisión a la espera de una entrevista con el Jefe de Penal para luego saber qué pabellón le asignarán.

La noche es muy oscura, apenas un haz de luz apagado, sin ganas por la escasa iluminación de los reflectores que están en el muro, penetra por los barrotes y le deja la cara pálida, como de anemia.

Inspecciona con la mirada las paredes, escucha los ruidos, reconoce los pasos y los –“¡Alto! ¿Quién vive?”, del cabezón Gutiérrez que le falta poco para jubilarse. Piensa que nada ha cambiado después de cuatro años.

Maxi Díaz Aguirre tiene un secreto y lo va a soportar bien guardado. Su familia no lo sabe y no preguntarán si es o no culpable.

Entre las pertenecías de su mono hay fotos, poca ropa y dos paquetes de fideos que tendrá que compartir con el que sea.

El olor a tumba le penetra la nariz y tiene nauseas. Hay mucha mierda dando vuelta por estos lugares. No se logran reconocer las víctimas y los victimarios. El Estado ¿Qué és? Esto no lo enseñaron y si lo hicieron lo hicieron mal.

De algún lado alguien le arroja dos panes duros y un armeti para fumar hecho con hojas de Biblia evangelista. “Se agradece amigo”, dice y se vuelve a sentar en la cama no recordando cuando se puso de pie.

Maxi Díaz Aguirre tiene ganas de llorar. Ha perdido la dignidad hace tiempo y no sabe cómo recuperarla. Acá tendrá comida, luz, gas, agua y cada día esperará la salida, tal vez se adapte, tal vez no. Tal vez se fugue, tal vez no.

Entre las opciones que le dieron, como cuchillos, eligió la menos filosa, aunque corta y lastima.

Hay un muerto, mucha plata que no aparece, un culpable y un inocente. Desparramados, desordenados, buscando poner cada cosa en su lugar. Silencio es la respuesta.

(*) Es periodista y escritor. Nacido en Azul, vive actualmente en Olavarría: Este año publicó su séptimo libro, titulado “Crudo”. En esta sección compartiremos textos inéditos que detallan, con ficción y realidad, la vida en contexto de encierro, tanto de empleados del SPB como detenidos.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *