“Me duele mucho la situación de FANAZUL, tanto como si todavía estuviese trabajando ahí”

Así lo indicó Ana Josefina Borra, quien ingresó a la planta local de Fabricaciones Militares en mayo de 1955 y se desempeñó allí durante 33 años, hasta jubilarse. En diálogo con EL TIEMPO, contó su experiencia como empleada de la fábrica, de la que guarda los mejores recuerdos. Entre otras cosas, en la oportunidad también expresó su adhesión a la lucha que están llevando adelante actualmente los trabajadores e hizo hincapié en que le cuesta entender la decisión tomada por el Gobierno Nacional.   


Ana Josefina Borra integró la primera camada de mujeres que fueron parte del personal de la planta local de Fabricaciones Militares, donde trabajó durante 33  años, hasta jubilarse en 1988.  NICOLÁS MURCIA


Por Javier Ciappina de la Redacción de EL TIEMPO
jciappina@diarioeltiempo.com.ar
 
Ana Josefina Borra tiene 85 años, una memoria prodigiosa y una lucidez admirable. En mayo de 1955 ingresó a FANAZUL, tenía 22 años. Fue parte de la primera camada de mujeres que formaron parte del personal de la planta local de Fabricaciones Militares, donde trabajó durante 33 años, hasta jubilarse en 1988.
En una charla con este diario, Ana Josefina contó su experiencia como trabajadora de la planta azuleña, de la que guarda los mejores recuerdos. Fue durante esa conversación en la que también expresó su adhesión a la lucha que están llevando adelante actualmente los fabriqueros e hizo hincapié en que le cuesta entender la decisión tomada por el Gobierno Nacional.
“Llegamos a ser más de 400 trabajadores”    
“El 31 de marzo del ‘55 era el último día para anotarse y yo no lo había hecho porque no tenía el Secundario. Una amiga me convenció e igual fuimos a inscribirnos. El 16 de abril nos llamaron a la Escuela Vicente Pereda, donde vinieron psicólogos de la Marina y nos hicieron un test. Después, el 2 de mayo, nos llamaron a revisación médica y el 18 de ese mismo mes entramos a la fábrica. Éramos 120 mujeres en total y a la fábrica ingresamos unas 20”, comenzó relatando Ana Josefina, sin olvidar un solo detalle de aquella jornada en la cual comenzaría a ser protagonista de una historia que hasta el día de hoy guarda con enorme apego en el “relicario” de sus grandes afectos.
“De las 20  mujeres que entramos para el laboratorio, solamente yo hice los 33 años. En realidad fueron 32 años, 8 meses y 14 días. Yo me fui de la fábrica el 16 de enero de 1988”, especificó posteriormente sonriendo.
Sobre sus primeros días en la fábrica, Ana Josefina -apelando nuevamente a su memoria prodigiosa- mencionó que “tuvimos tres meses de instrucción. El primer examen fue el 16 de junio y el último el 16 de septiembre del ‘55”.
Ana Josefina también recordó que la primera producción se hizo en 1956 y ya desde ese momento FANAZUL apuntaba a ser una de las plantas más importantes de Fabricaciones Militares en el país.
“Después la producción fue progresando y en una época se compró el túnel para las pruebas del gas grisú, que llevaban para Río Turbio”, comentó también.
De igual forma evocó que “estuve 14 años en el laboratorio, que era la sección agua. En aquel entonces no había empleados contratados. Eran tres meses de prueba y si aprobaban los tomaban. Llegamos a ser más de 400 trabajadores”.
“Tengo un muy buen recuerdo del primer director de la fábrica, el capitán de Navío Estanislao López; del jefe de laboratorio, el capitán Mauro y del jefe de Personal, el teniente Roldán”, refirió a la postre.
Ana Josefina también contó que en FANAZUL “pasé de todo. Momentos buenos y malos”, pero advirtió que -sin lugar a dudas-  fueron más de los primeros los vividos. “En los 33 años nunca tuve problemas con casi nadie. Creo que no habré tenido una buena relación con dos o tres personas nada más. Incluso con muchos nos seguimos tratando, somos ‘los viejos del laboratorio’. Nos bautizamos nosotros así. Con algunos somos amigos”, remarcó en ese contexto.
“Dios me ayudó e hice lo que me gustaba”   
“Ante cualquier problema a las mujeres nos subían al micro y nos traían para Azul. Por ejemplo, durante la revolución estuvimos diez días en la ciudad”, continuó relatando en otro tramo de la charla con este matutino.
Igualmente Ana Josefina se refirió al año 1976, “cuando Isabel Perón estuvo demorada en la fábrica (así nos decían ellos, nos repetían que no estaba detenida, que estaba demorada) vino un destacamento de Puerto Belgrano. Todos los meses cambiaban y nos controlaban”.
Pero en el amplio anecdotario fabril desplegado por Ana Josefina también hay tristeza y dolor: “Estuve en todas las explosiones también…yo viví todo adentro de la fábrica”, reiteró.
Quien forma parte de la primera camada de mujeres fabriqueras manifestó que “estoy agradecida porque Dios me ayudó e hice lo que me gustaba. En aquella época no se podía estudiar tanto como ahora. En la fábrica aprendí mucho y tuve jefes muy buenos que me enseñaron mucho también”, señaló.
“Me duele mucho la situación actual”   
Sobre el final de la charla con este medio, Ana Josefina Borra hizo hincapié en que “nunca pensé que podríamos llegar a esto que está pasando. Me duele mucho la situación actual de FANAZUL, tanto como si todavía estuviese trabajando ahí”.
“Les doy todo mi apoyo a los chicos de FANAZUL como si todavía fuesen mis compañeros de trabajo. Ahora, yo pienso que tan mala no puede ser la fábrica porque se hacen cosas que otros lados no…”, concluyó.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *