LOS AÑOS PASAN Y LA CALIDAD DE SERVICIO SE MANTIENE

Mecánica Yannibelli supera medio siglo de vida

“El capital más grande que uno tiene son los clientes, a quienes les agradezco por su acompañamiento durante todos estos años”, dijo Aníbal Yannibelli.
<
>
“El capital más grande que uno tiene son los clientes, a quienes les agradezco por su acompañamiento durante todos estos años”, dijo Aníbal Yannibelli.


El taller fue fundado en agosto de 1966 a partir de la iniciativa de Aníbal Yannibelli, quien comenzó a incursionar en la actividad mecánica de forma independiente. En esta nota recordó sus comienzos y habló de su presente.

EL DATO:

El horario de atención es de 8.30 a 12 y de 15 a 20 de lunes a viernes. Los sábados abre sus puertas de 8.30 a 13. Ante cualquier duda o sugerencia, no dude en ponerse en contacto al 422516.

Aníbal Yannibelli cumplió sus 50 años en forma independiente en el rubro de la mecánica porque inició sus actividades en agosto de 1966, cuando tenía 23 años. A su taller lo denominó Mecánica Yannibelli.

“Mi primer taller estaba ubicado en la calle Guaminí 531 y luego, a medida que pasaron los años me instale en este”, destacó en referencia a su lugar de trabajo que se encuentra en la esquina de Burgos y Rivas.

Este oficio lo descubrió por medio de su padre Agustín Yannibelli, quien fue una de las tantas personas que le brindaron sus conocimientos para poder desempeñarse en este rubro.

“Desde chico, siempre me gustó acompañar a mi padre en sus trabajos. Él trabajaba como mecánico en la agencia de Ford y tras finalizar su jornada de trabajo, continuaba en su taller reparando y vendiendo autos”, recordó para luego agregar que cuando “terminé la primaria, él me preguntó que quería hacer, ‘seguir con los estudios o empezar a trabajar’ y opté por lo segundo; estuvo de acuerdo con la elección y me llevó a Ford”. Sin embargo, antes de comenzar su padre le dijo “vos vas a trabajar, no pretendas ganar plata, primero tenés que aprender y recién cuando adquieras experiencia, ahí podés exigir remuneración”.

Después de trabajar en Ford, Aníbal pasó por otros talleres donde acumuló más experiencia, que a través de los años, le permitió iniciar su propio camino, como tal se manifiesta al comienzo de esta nota.

Todo este gusto por la mecánica también se la trasmitió a su hijo Nicolás, quien en la actualidad está a cargo de la firma. Pero antes de llegar a esto, “él estuvo 20 años aproximadamente” acompañándolo con los trabajos en este taller, donde ofrecen a la comunidad el “servicio de solucionar desperfectos en  mecánica, más la tarea de alineación y balanceo; y colocamos y vendemos equipos de GNC”, aportó para luego agregar que él se dedica a los pequeños trabajos.

“Hoy en día” este taller cuenta cinco balanceadoras de las cuales en actividad hay tres que se suman al resto de las maquinarías. Estas son para uso de cualquier vehículo, incluyendo los camiones. También sirven “para balacear la rueda sola” y con otras maquinaria realizan el “centrado de llantas” contó y aportó que tiene a disposición la venta de cubiertas de estas marcas: “Michelin, Yokohama y ahora sumamos Hankoo”.

Es un taller totalmente completo, que además repara el tren delantero de los autos teniendo a mano la mayoría de los repuestos para solucionar esto último.

Sus buenas atenciones, gracias a sus esfuerzos, superación y continua adaptación a las tecnologías que impone el mercado, permitieron -y seguirán haciéndolo- que Mecánica Yannibelli continúe de pie y pueda festejar otro aniversario. Es por ello que no hay mejor forma que agradecer a toda la familia, amigos, clientes y proveedores.

“El capital más grande que uno tiene son los clientes, a quienes les agradezco por su acompañamiento durante todos estos años. Ellos depositan su confianza en nosotros, por eso tratamos de favorecerlos y de atenderlos lo mejor posible; a veces cometemos errores, pero siempre buscamos de responderle de la mejor manera”, concluyó contento ya que el amor por el oficio continua en la familia y los vehículo de la ciudad y de la zona seguirán estando sanos porque hay un “doctor” Yannibelli que es capaz de solucionar cualquier avería que se les presente.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *