EN EL DÍA DE LOS ENAMORADOS

Mensaje de la Comisaría de la Mujer y la Familia

La Comisaría de la Mujer y la Familia de Azul, en el marco de la las actividades comunitarias de Prevención y Concientización contra la Violencia de Género que habitualmente realiza, en esta oportunidad, adhiere a la celebración del Día de los Enamorados, que se realizará el próximo 14 de Febrero y considera oportuno difundir algunos aspectos que guardan relación con los Noviazgos Violentos.

Al respecto, es menester aclarar que existen señales que son claros indicadores de una relación violenta y a las que los adultos y las jóvenes deben estar alerta. Esas señales son: los celos, la humillación, el sometimiento al silencio, el control del modo de vestir y de las salidas y que se impida el contacto social con amigas y amigos.

Asimismo, es importante tener en cuenta que las nuevas tecnologías de la comunicación también pueden contribuir a brindar advertencias: la exigencia de que la novia tenga el celular siempre prendido y de que responda sin demora, que la pareja revise los mails, las llamadas, los chats y el Facebook son evidentes signos de una relación de sometimiento. Es característico que todos estos comportamientos sean fundamentados con consignas de amor, de cuidado y de protección. Debido a que estas actitudes se las suele interpretar como juegos o como señales de afecto hacia la pareja, suelen pasar inadvertidas, pero las conductas violentas se convierten en experiencias que se reiteran y sostienen en el tiempo.

La violencia emocional o psicológica aparece así disfrazada de amor y, progresivamente, va socavando las posibilidades de la joven de elegir libremente. Progresivamente, las víctimas terminan creyendo ser merecedoras de las agresiones verbales, simbólicas o físicas y terminan naturalizando la relación violenta en la que están inmersos. De esta forma, la mayoría de las adolescentes no pueden expresar, niegan o no se dan cuenta de estar atravesando una situación de violencia e ingresan así en una espiral del silencio.

Las invade la vergüenza, el temor, la desconfianza y la presión social que las recluye y aparta de sus afectos. Los rasgos fundamentales de estas relaciones son la asimetría de poder y la dominación que ejerce uno sobre otro. El sometimiento y la posesividad, que conllevan a que la mujer llegue a un estado de indefensión, caracterizado por el aislamiento, la baja autoestima y la dependencia emocional.

En virtud de que este tipo de relaciones tienen graves consecuencias, Recomendamos a los padres que presten atención si su hija/o:

-Recibe llamados que condicionan su estado anímico

-Se aísla cada vez más

-Su pareja tiene gran capacidad de persuasión y manipulación

-Acepta comentarios degradantes y humillantes

-La persona con la que sale es controlador, celoso, posesivo

-Se siente insegura/o y demuestra dependencia  de su pareja

(Fuente: http://www.buenosaires.gob.ar/mujer/campana-2015-de-concientizacion-y-prevencion-sobre-noviazgos-violentos)

Existen distintas maneras de ayudar a las víctimas.

En la Comisaría de la Mujer y la Familia de Azul, sita en Avda. Perón 865 de nuestra ciudad y cuya titular es la subcomisaria Virginia Verónica Cussi, se cuenta con personal capacitado en la temática y con un Equipo Interdisciplinario que momentáneamente cuenta con la profesional Abogada, Dra. Alda Martínez, quien brinda asesoramiento jurídico pertinente.

Desde dicha dependencia, se trabaja con la convicción de que la ayuda especializada contribuye a desandar el camino de la violencia y a superar las  secuelas del maltrato.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *