Menú

Por Adolfo Mirande Especial para EL TIEMPO

El agasajo estaba fechado para el 28 de noviembre de 1921. Era con motivo del enlace y en honor de una persona muy apreciada por la casa. Pero lamentablemente existían dificultades para decidir sobre el programa de platos para el banquete. Al darse situaciones adversas en la familia y en el personal especializado de la cocina del Hotel Colon del Azul, Don Adolfo Vilatte dispuso se presentara el menú del último suceso.

Pero la jefa de cocina, Yolanda, manifestó que  conocía al homenajeado, siendo objeto de su aprecio y  que estaba comprometida su responsabilidad profesional.  No iba a permitir se repitiera el programa de platos. El proverbial carisma y la personalidad de la señora venezolana se puso en marcha con inexorabilidad. Al maître le dijo con seriedad; deja de joder ya “chico” con tu cintura y hazte cargo de lo tuyo.

Y lo mismo con Doña Pepa, su ayudante de cocina. El ímpetu de la negra puso en movimiento las cosas y todos respondieron. Cuando exhibió el menú a Vilatte, este la recibió con una sonrisa sintiéndose profundamente orgulloso de la negra venezolana.

El menú no se repite insistió Yolanda. La pintoresca mujer se había vuelto un verdadero personaje. Y así quedo finalmente la carta.

Canapés de Caviar y Pecho de Pavo. Sopa María Luisa. Costillas Villeroi. Espárragos Salsa Holandesa. Pichones Brecé al Jamón. Parfait voilé a la Bolland.

CLERICO AL BARSAC.

GRAN CAGNON FRONSAC.

POMMERY  CLICQUOT.

Fruta-Gateau-Café-Licor-Cigarros.

Sin que nadie lo preguntara la negra Yolanda se encargó de hablar del clericó de su menú como elaborado al Barsac, agregando que era una comuna de la región de Burdeos.

Adolfo Vilatte quedo muy complacido con la inclusión de su vino más apreciado.

Los viñedos de Fronsac son de gran prestigio y los castillos de notable arquitectura, construidos en derredor, se conservan  su belleza original como proclamando la fina calidad de los vinos. La uva es de un reluciente color púrpura-rubí con tonos violetas.

Y al decir de Luis Pasteur, hay más filosofía en una garrafa del vino que en toda una biblioteca. El programa musical trató de estar a la altura del momento con esplendido resultado.

Yolanda había sido subestimada y ahora demostraba su enorme capacidad de aprendizaje y su fino y exquisito poder de observación.

¡Era una notable autodidacta!.

Para el banquete la presentación fue Bogey walk para el baile one-step, que había aparecido para los Estados Unidos hacia  1910 y el vals Pompitas de jabón.

Y sin necesidad de comparaciones, no fue la ópera con música de Giacomo Puccini, sino la Manon de Jules Messenet.

Tangos variados y la leyenda de Fausto en la versión de la ópera Mefistófeles de Boito.

Un allegado muy cercano al hotel, de visita, dio su opinión diciendo que el caviar y el pavo eran una excelente elección.

¡La carismática cocinera tenía un aliado más!.

Y además acotó con toda su simpatía por la negra, el amigo de visita, del buen tino de incluir la sopa Maria Luisa en la lista.

Maria Luisa Gabriela de Saboya, esposa de Felipe V, había llevado el plato a España.

Y vaya saber de dónde lo sacó, pero la negra comentó que si los cocineros no conseguían dar con el punto exacto del manjar, la reina bajaba a las cocinas de palacio y ella misma lo preparaba.

Entre anécdotas el tiempo fue transcurriendo y con el Pommery Clicquot, Yolanda despertó el asombro de los que la escuchaban, hablando como un etólogo.

En Champagne, región de Reims, es donde esté vino burbujeante, es el único lugar del mundo donde puede llamarse  legalmente con ese nombre.

La vocación simpatizadora de la negra le había proporcionado innumerables posibilidades de consulta entre los “feligreses” del bar del hotel.

Allí concurrían teóricos, habladores y sabedores.

Anarquistas nostálgicos, italianos amantes de la opera, poetas franceses y viejos caballeros españoles a los que la venezolana inquiría y era atendida.

Aunque Don Edmundo Piazza jamás supo de los complicados entretelones que allá se sucedieron, ese fue el menú con que se lo homenajeo el 28 de noviembre de 1921 en el comedor del Gran Hotel Colon del Azul por obra y merito de la negra Yolanda.

El programa musical trató de estar a la altura del momento con esplendido resultado.

La negra Yolanda había sido subestimada y ahora demostraba su enorme capacidad de aprendizaje y su exquisito poder de observación.

¡Definitivamente era una notable autodidacta!

Para esa noche se dispuso este programa:

All over again,  One Step.

Rigoletto, Verdi.

Pompitas de jabón, Vals

Manon, Massenet

Tangos variados

y Mefistófeles, Boito

Refiriéndose al menú, dijo un allegado a la casa, amigo de Vilatte, me parece que de caviar y pavo ni que hablar; es una excelente elección.

¡La carismática cocinera tenía otro aliado!

Y con toda su simpatía por la negra el amigo de visita acoto a favor de la sopa María Luisa, incluida en la programación de Yolanda.

María Luisa Gabriela de Saboya, esposa de Felipe v, llevó el plato a España, dijo el circunstancial amigo de la venezolana.

Y vaya saber de dónde lo sacó, pero la negra comento, que si los cocineros no conseguían dar con el punto exacto del manjar, la reina bajaba a las cocinas de Palacio, y ella misma lo preparaba.

Entre anécdotas el tiempo fue trascurriendo y con el Pommery Clicquot, Yolanda despertó el asombro de los íntimos hablando como un etólogo.

La vocación simpatizadora de la negra le había proporcionado innumerables posibilidades  de consulta entre los “feligreses” del hotel.

Allí concurrían sabedores franceses, anarquistas nostálgicos, poetas italianos y viejos caballeros españoles a los que la venezolana inquiría, y era atendida.

Y sin que nadie se lo preguntara ella hablaba del clericó de su menú como elaborado al Barsac, agregando que era una comuna de la región de Burdeos.

Aunque Don Edmundo Piazza jamás supo de los complicados entretelones que allá se sucedieron, ese fue el menú con que se lo homenajeo el 28 de noviembre de 1921 en el comedor principal del Gran Hotel Colon del Azul por obra y merito de la negra Yolanda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *