Mi semilla

Por Mariana Azcona

Lic. en Psicología egresada de la UBA. Especializada en Clínica Familiar Sistémica.
MP. 35387 – marianaazcona45@gmail.com

Sabemos que es imposible y que no es sano, pero, por momentos, queremos que nuestros hijos no rompan el cascaron y se queden en casa mamando lo que creemos es lo mejor para ellos. Sentimos que el mundo de afuera es hostil y que pueden ser dañados si no estamos ahí para supervisar cada momento.

Que hacen en el jardín? Que les dicen sus maestras? Como son las familias de sus compañeros de escuela?. Muchos miedos aparecen cuando los chicos empiezan a transitar por otros espacios fuera de casa y es imposible tener el control sobre cada experiencia que vive, y está bien que así sea. Es parte de la vida y de su crecimiento que puedan vivir experiencias diferentes.

Por supuesto que vamos a tener los cuidados necesarios para que nada grave les suceda, pero aun así llega el momento de soltar confiando en ellos y en que nosotros les brindamos las herramientas para que puedan resolver ellos solos cuando no estamos a su lado.

Sus preguntas y sus comentarios son oportunidades para acompañarlos en su proceso de descubrir el mundo.

Son momentos en los que ellos confían en nosotros contándonos que están pensando, nos muestran por dónde andan sus pensamientos, sus miedos y sus ideas. Lo podemos vivir con miedo, angustia e incertidumbre pero también como oportunidades de acompañarlos y sembrar nuestra semilla en relación a los temas que nos parecen importantes .

El mundo está lleno de opiniones y costumbres con las que no estamos de acuerdo, no podemos cambiar a todo el mundo para que piense como nosotros pero si podemos mostrarles a nuestros hijos que hay diferentes formas de pensar.

Cuando escuchamos algunas cosas, nos produce enojo, miedo y no sabemos cómo reaccionar. Si los retamos estamos anulando su expresión y dando por sentado que ellos entienden lo que están diciendo.

La mayoría de las veces están repitiendo lo que escucharon en la tele o de alguna persona, pero si lo repiten es porque les causó un impacto y quieren retomar el tema en casa. Aprovechemos para hablar del tema, cuestionar, repensar y plantar nuestra semilla.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *