LO DIJO EL PADRE DE LOS JÓVENES IMPUTADOS

“Mis hijos se están comiendo un garrón”

 

Dos hermanos, uno de 22 años y otro de 26, están presos desde la semana pasada. Los acusan de un robo en un minimercado que ocurrió el 27 de febrero último, ilícito que quedó grabado por cámaras de seguridad. Pablo Vicente Antilef Contreras afirmó ayer que sus hijos son inocentes y que no son quienes aparecen en esa filmación. Las víctimas del asalto los habían identificado en sede policial, durante una rueda de personas.

 

Pablo Vicente Antilef habló de una causa penal “armada” que tiene actualmente a dos de sus hijos detenidos.
JOSÉ BERGER
<
>
Pablo Vicente Antilef habló de una causa penal “armada” que tiene actualmente a dos de sus hijos detenidos. JOSÉ BERGER

“Estoy completamente seguro de que mis hijos se están comiendo un garrón. Si no, yo no estaría haciendo toda esta movida pública. Voy a llegar hasta las últimas consecuencias para demostrar las inocencias de los dos”.

Los hijos de Pablo Vicente Antilef Contreras, un hombre que tiene 49 años y se dedica a la construcción, están detenidos desde el miércoles de la semana pasada. Los acusan de ser los mismos que, a mano armada y con los rostros parcialmente cubiertos, robaron plata y atados de cigarrillos de un minimercado que está en Santa Cruz y De Paula de esta ciudad.

Tal como ya se sabe, el hecho había ocurrido minutos después de la hora 22 del pasado 27 de febrero, resultando víctimas de aquel asalto dos hermanos que estaban atendiendo el comercio: una joven de 18 años y un adolescente de 16.

Las cámaras de seguridad instaladas en el local sirvieron para que el robo quedara registrado. Esa filmación, además de que fue difundida a través de las redes sociales por los propietarios del minimercado con el fin de tratar de identificar a los autores del hecho, es considerada ahora una prueba en la investigación que en formato de causa penal se está llevando a cabo desde una Fiscalía local.

En ese sumario los hermanos Leonel Antilef -que tiene 22 años- y Pablo Nicolás Antilef Gartland (26) son considerados coautores del delito de robo calificado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no ha podido ser acreditada.

Cuando el jueves de la semana que pasó fueron indagados en Tribunales, se negaron a declarar. Los habían detenido un día antes. Y desde el viernes último están presos en la Alcaidía de la Unidad 2 que está en Sierra Chica.

Después de que el lunes pasado no habían dado lugar a un pedido presentado por un Defensor Oficial para que ambos hermanos fueran excarcelados, el papá de los jóvenes afirmó ayer en una entrevista con EL TIEMPO que no son sus hijos los autores del robo que les están imputando.

En la charla con este diario el hombre contó que observó en varias ocasiones el video del robo. Y según sostuvo, las fisonomías de los autores del ilícito no se parecen en nada a las de sus hijos.

Antilef padre refirió ayer que el menor de sus dos hijos estaba con él en su casa cuando el robo se produjo. Y que el otro se encontraba aquel día en el domicilio de una amiga, lugar de donde -según le contó la madre de esa joven- nunca se fue y después se quedó a dormir.

Además de objetar el pulso de la investigación que tiene a sus dos hijos privados de la libertad, el hombre criticó el accionar policial llevado a cabo para detenerlos. También, la rueda de identificación de personas realizada días antes a que se hicieran efectivas ambas medidas cautelares.

En ese reconocimiento, en la sede policial de la DDI local que está en Belgrano 219, la joven y su hermano adolescente señalaron a los Antilef como quienes los asaltaron aquel 27 de febrero último.

Pero el padre de los imputados afirma que ellos no son los autores del robo. “Yo me juego a que esta causa fue armada, por lo que yo y la madre de mis hijos vamos a seguir en esta lucha. Siento impotencia porque sé que ellos no fueron. Estoy completamente seguro de que son inocentes”, declaró ayer.

“El dueño del negocio se dejó llevar por comentarios”

Del ilícito Antilef se enteró al día siguiente de ocurrido. Es decir, el 28 de febrero pasado.

“Mi hijo mayor, el de 26 años que se llama Pablo, ese día me acuerdo que me dijo que el robo se había difundido a través de las redes sociales y que había comentarios donde lo nombraban a él, por las características físicas, como el autor del hecho. En el video el que más se ve es uno solo: el que tiene el arma. Le decíamos que se quedara tranquilo, que no le iba a pasar nada porque tanto él como nosotros sabemos que es inocente. Pero él ya sospechaba que le podían iniciar una causa y me decía que no quería que le pasara lo mismo que a su hermano menor”.

El hermano menor de Pablo, que también está detenido por este hecho, ya arrastra un antecedente penal computable. Meses atrás Leonel Antilef había sido condenado a dos años de prisión por sustraerle dinero a un joven en la calle, hecho por el que actualmente estaba en libertad y “firmando en el Patronato”, según señaló su padre ayer.

Volviendo a esos comentarios que señalaban a sus hijos como los autores del robo en el minimercado, Antilef recordó que les dijo a ambos que “se quedaran tranquilos”.

“Les pedí que no se dejaran llevar por los comentarios que había en las redes sociales, ya que mis hijos estaban preocupados por lo que se decía de ellos”.

Con la investigación penal iniciada, días después llegaron los allanamientos que tuvieron como escenarios los domicilios donde, en Villa Piazza, viven los hermanos que ahora están presos.

“Los allanamientos se hicieron a los dos o tres días del robo. Hubo uno en mi casa, en la calle De las Carretas, y otro en la calle Comercio. En mi casa no secuestraron nada. Ahí vive conmigo Leonel, mi hijo menor. Después de ahí se fueron a la casa de mi otro hijo, que vive con su mamá en la calle Comercio. Pablo me contó que ahí le revolvieron todo y que le encontraron una bufanda similar a la que había utilizado uno de los ladrones en el robo en el minimercado. Y también un gorro de lana, pero que no es tipo pasamontañas. Ese gorro no es ni parecido al que el otro autor del robo se ve en el video que tiene puesto. Esas cosas que la Policía secuestró son de la actual pareja de la madre de mis hijos”.

Esos procedimientos derivaron en que al día siguiente Antilef padre concurriera a Tribunales. “Fuimos a avisar de los allanamientos que nos habían hecho y a decir que del robo los estaban acusando a mis dos hijos. Ahí nos atendió el secretario de la Defensoría, que se asesoró con la Fiscalía y después nos dijo que no había llegado nada de todo eso que se decía. Dijo que nos quedáramos tranquilos, que si mis hijos no habían sido los que robaron no les iba a pasar nada”.

“Pero igual -continuó relatando Antilef ayer- mi hijo mayor seguía con eso de que algo le iba a pasar. Tiene amigos en común con el dueño del minimercado que le decían que lo estaban inculpando a él”.

“Hay testigos”

Antilef padre afirmó que tiene cómo demostrar dónde estaban sus dos hijos cuando ese asalto que ahora les imputan a ambos se produjo.

“Y hay testigos de eso. Yo estaba con Leonel, el más chico. Estuve con él desde las ocho de la noche como hasta las dos de la mañana en mi domicilio de la calle De las Carretas entre Puan y Guido Spano. Es imposible que él haya sido, porque toda esa noche estuvo conmigo. Y un matrimonio conocido mío, que hace mucho que no veía a mi hijo, también estaba en mi casa y lo vio. Yo estuve con él durante todas esas horas. Estábamos comiendo todos un asado y jamás lo perdí de vista. Él siempre estuvo conmigo”.

“Y mi hijo mayor, si bien yo no estuve en todo ese tiempo con él, ese mismo lunes del robo, que era feriado, había vuelto de Necochea. Llegó como a las seis de la tarde. Se había ido a pasar el fin de semana, que era largo, con un primo y sus tíos. Y ni bien llegó se fue a la casa de una amiga. Pasó por la casa de su mamá, que es donde vive, y después se fue directamente a la casa de la chica ésta, que es como si fuera su novia. Él tampoco salió en ningún momento. Yo fui a hablar con la mamá de esta chica, que me dijo que mi hijo había estado en su casa y se quedó a dormir ahí”, contó ayer el hombre con relación a los lugares donde sus hijos supuestamente estaban aquel 27 de febrero en momentos que el robo se producía en el minimercado.

“El dueño del negocio se dejó llevar por comentarios. Dijo que daba una recompensa para que dieran datos sobre los posibles autores del robo. Entonces, saltaron un montón que decían que eran los Antilef. También hubo versiones de otros. Pero a esos otros la Policía los empezó a descartar con diferentes excusas. Y después les mostraron los perfiles de Facebook de mis hijos a las víctimas, que no conocen personalmente a mis hijos y decían que los que robaron parecían que eran ellos. El único que conoce a mi hijo mayor es Ayrton Tucci, el dueño del negocio. Pero el día del robo él estaba de vacaciones en San Bernardo”.

Para el padre, sus dos hijos no fueron

“A mí me genera muchas dudas todo esto. He conversado con el dueño del negocio y cuando él ofreció la recompensa fue como que les tiraron el muerto a mis hijos”, dijo ayer Antilef en otro tramo de la entrevista.

Con relación a la investigación, el hombre criticó cómo fue llevada a cabo desde la DDI Azul. Se quejó de esa rueda donde identificaron a sus hijos como los autores del hecho y de la manera en que después ambos fueron detenidos por la Policía.

En cuanto a la rueda de identificación, contó: “A mis hijos los llamaron para que fueran y ellos se presentaron espontáneamente. Ya nos habían dicho desde la Defensoría, después de los allanamientos, que lo más probable era que esa rueda se hiciera. Y así fue. Les mandaron una citación para decirles que tenían que presentarse en la DDI”.

“Yo estuve en la rueda. Y también la madre de mis hijos. En ese momento salieron a buscar a otros chicos para participar del reconocimiento. Los trajeron de la Terminal, que venían del recital del Indio Solari en Olavarría. No entendían nada cuando los llevaron. Eran de Capital Federal y los alrededores”, recordó sobre cómo los investigadores fueron sumando a otros participantes en ese reconocimiento.

“En esa rueda -continuó diciendo- lo que me llamó la atención fue que a los chicos les pusieron cuellos de manta polar de un color llamativo. Y a mis hijos les pusieron la bufanda gris y un gorro, teniendo en cuenta que en el video uno está vestido así. Fueron dos ruedas. Primero para uno de mis hijos y después para el otro. Las dos víctimas que estaban en el negocio estuvieron en la rueda. Por lo que nos dijo la madre de las víctimas, los señalaron a mis hijos. Pero no pudieron asegurar que fueran por las contexturas físicas, sino por el color de los ojos. Nicolás y Leonel tienen ojos claros, uno más que el otro”.

“Pero yo en el video no alcanzo a ver si el del arma tiene bien los ojos claros. Sí le veo que tiene una similitud alrededor de los ojos con mi hijo mayor”, admitió Antilef padre.

“Pero mi hijo más grande, por la contextura física, por el pelo y hasta por un tatuaje que tiene en uno de sus brazos, no es el que cometió el robo. Y mi hijo más chico tampoco, porque ese día estuvo conmigo todo el tiempo”.

El tatuaje que el hombre afirma tiene su hijo mayor se lo hizo “el 13 de noviembre”.

“Es el árbol de la vida. Se lo hizo grande, bien notorio y de color negro. En el brazo derecho, desde la altura de la muñeca hasta el antebrazo. Nosotros estuvimos mirando el video montones de veces y el malhechor no tiene tatuaje alguno en los brazos. Y el otro que está con él ahí, se nota que sus brazos son gruesos. Y los brazos de mi hijo son más chicos”.

Según Antilef, todas estas cuestiones se las plantearon al actual Defensor Oficial de sus hijos. Y también a la Jueza de Garantías que días atrás había ordenado las detenciones, durante una entrevista que mantuvieron en Tribunales con esa funcionaria judicial.

Teniendo en cuenta que durante el robo uno de los asaltantes, el que portaba un arma de fuego, mantuvo bastante diálogo con las víctimas -sobre todo con la joven de 18 años, que le decía que se fuera porque había varias cámaras de seguridad en el comercio- Antilef padre se quejó también porque durante la rueda de reconocimiento que se hizo en sede policial “a mis hijos no los hicieron hablar para que las víctimas escucharan sus voces”.

Otra cuestión que el hombre criticó fue la manera en que sus hijos fueron detenidos el miércoles de la semana que pasó. “Ese día desde las DDI nos llevaron engañados”, afirmó.

Según contó, “fueron dos policías en un auto particular a mi casa porque buscaban a Leonel para decirle que fuera a firmar un papel porque al otro día tenía que ir a declarar a la Fiscalía. Pablo estaba en lo de la mamá. Le dijeron también que tenía que firmar una notificación y que después lo traían de vuelta a su casa”.

“Yo acompañé a mi hijo más chico a la DDI. Fuimos con la mejor predisposición. Pero cuando llegamos allá les dijeron a las dos que estaban detenidos y ahí nomás los esposaron y los dejaron presos. A mí en ese momento me agarró una crisis nerviosa y les dije a los policías que nos habían traído engañados”.

Antilef padre está convencido, más allá de los reconocimientos que los hermanos asaltados hicieron de sus hijos, que ni Pablo ni Leonel fueron los autores del robo por el que ahora están detenidos. Y sobre la filmación que registró el hecho, sostuvo: “No son ellos los que están en el video”.

“Hasta los mismos policías les manifestaron a mis hijos en la DDI que ellos no son ni parecidos a los que están en el video. Me resulta todo muy raro. Es como que están buscando culpables para resolver el caso. Justo coincidió que mis hijos son hermanos y que el más chico ya tiene una condena. Es como que les resultó más fácil eso. Pero yo no voy a parar hasta que este hecho se esclarezca y se demuestre que mis hijos no fueron”.

“Estoy completamente seguro, como la madre y los demás familiares de mis hijos, que no son ellos los que hicieron este robo. Se están comiendo un garrón”, indicó finalmente el hombre.

El dato

Pablo Vicente Antilef contó ayer que espera poder reunirse con Laura Margaretic, la fiscal titular de la UFI 2 que está a cargo de la investigación de esta causa, algo que ha solicitado en Tribunales pero que hasta ahora no ha podido concretar. Su intención, según señaló, es poder decirle a la funcionaria judicial lo mismo que sostiene hasta ahora: que sus hijos son ajenos a ese robo por el que están presos.

NO DECLARARON 

El jueves de la semana, un día después a que fueron detenidos por el robo en el minimercado, Pablo y Leonel Antilef fueron trasladados a Tribunales para ser indagados en la Fiscalía donde se instruye un sumario penal por este hecho que ahora se les atribuye.

“No los hicieron declarar porque, según lo que el abogado defensor me dio a entender a mí, si hablaban la fiscal les iba a buscar la forma de que ellos se ‘pisen’ para hacerlos culpables”, contó ayer el padre de ambos jóvenes.

-¿Pero cómo se van a “pisar” si usted afirma que sus dos hijos tenían la manera de demostrar que no fueron los autores del robo?

-Eso es lo que me llama la atención. Yo no lo entiendo. Lo que me dice el abogado defensor es que eso es un derecho. Y que si uno no es el autor, se niega a declarar.

-¿Pero no tendría que ser al revés? Si yo no cometí el hecho voy a declarar para aportar elementos que sirvan para demostrar que no lo hice…

-Tampoco me cierra a mí. No entiendo eso.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *