RESOLUCIÓN DEL LEGISLATIVO

Molino Nuevo: el Concejo apoya el reclamo de los trabajadores

Ayer, desde el cuerpo se dio a conocer una Resolución firmada por los concejales -que será aprobada en la próxima sesión-, en la cual manifiestan su acompañamiento a las distintas gestiones que realicen para que la Cooperativa conformada por los operarios pueda autogestionar la planta ubicada en esta ciudad. También señalan la preocupación por la pérdida de las fuentes laborales. La Resolución llega luego de que uno de los trabajadores sostuviera que la jueza que entiende en la quiebra de la empresa, “no es partidaria de las cooperativas”.

La planta ubicada en esta ciudad se paralizó en abril de este año y la empresa presentó quiebra en agosto. ARCHIVO/EL TIEMPO Los trabajadores de Molino Nuevo estuvieron en el Concejo Deliberante en la última sesión, en donde solicitaron el apoyo del Legislativo. Ayer el cuerpo dio a conocer una Resolución. ARCHIVO/EL TIEMPO
<
>
Los trabajadores de Molino Nuevo estuvieron en el Concejo Deliberante en la última sesión, en donde solicitaron el apoyo del Legislativo. Ayer el cuerpo dio a conocer una Resolución. ARCHIVO/EL TIEMPO

El Concejo Deliberante redactó una Resolución -que será sometida a votación en la próxima sesión ordinaria- mediante la cual los ediles expresaron su preocupación por la situación que atraviesan los trabajadores de Molino Nuevo S.A., quienes hacen más de ocho meses que no cobran sus salarios y afrontan la incertidumbre lógica que genera la quiebra de la firma.

Cabe recordar que en la última sesión, ante la presencia de los trabajadores en el recinto, el Legislativo acordó realizar una reunión con ellos, concejales y representantes del Departamento Ejecutivo. El encuentro se llevó adelante el pasado 4 de octubre, en el que los operarios describieron lo que están viviendo e informaron que estaban a la espera de la confirmación de la justicia para poder realizar la Cooperativa de Trabajo que les permitiera sostener las fuentes laborales. En este punto, hay que aclarar que según indicaron a este diario los trabajadores, la jueza que entiende en la quiebra no es partidaria de las cooperativas, aunque no estaría dada aún la última palabra.

Volviendo a la reunión, los empleados hicieron especial hincapié en la necesidad de contar con el respaldo del poder Legislativo, como respaldo ante la jueza.

Acompañamiento  

La Resolución fue dada a conocer ayer y, entre otras cuestiones, los ediles manifestaron “la profunda preocupación del Concejo Deliberante de Azul ante la pérdida de las  fuentes de trabajo de la firma Molino Nuevo S.A. en perjuicio de quienes formaban parte de su personal”.

También expresaron la solidaridad del Legislativo local con los trabajadores y sus familias y el compromiso de “acompañar todos los reclamos y acciones que se consideren necesarias”.

En ese sentido, en otro de sus artículos, establecieron que acompañarán a los trabajadores en las gestiones “tendientes a conformar una Cooperativa de Trabajo que les permita lograr la continuidad laboral y/o productiva de la actividad harinera” y así evitar el cierre o cese definitivo del emprendimiento industrial/comercial.

Asimismo, decidieron encomendar al Ejecutivo que también acompañe y que, a través de una de sus áreas, gestione la intervención del Ministerio de Producción de la Provincia de Buenos Aires y de la Secretaria de Industria y Servicios del Ministerio de Producción de la Nación para que arbitren todos los medios necesarios para revertir la  situación de los trabajadores del molino.

Además, solicitaron al área de Desarrollo Económico del municipio a que realice todas las gestiones necesarias para a garantizar la continuidad de las fuentes laborales.

Los fundamentos de la Resolución  

Ante la crítica situación laboral de los trabajadores de Molino Nuevo S.A., luego del cierre de la planta y ante el proceso de quiebra en el cual se encuentra inmersa la empresa, es que los concejales redactaron un proyecto de Resolución de apoyo.

Entre otras cuestiones, indicaron que la planta está paralizada desde abril y que en junio todo se agravó cuando falleció uno de sus dueños, Martín Corna.

Luego de esto, se profundizó el cese de pagos y sus herederos decidieron presentar la quiebra el 24 de pasado, cuando los trabajadores llevaban más de 7 meses sin cobrar.

En ese marco, los empleados manifestaron siempre la intención de mantener la fuente laboral y por eso tomaron la decisión de conformar una Cooperativa de Trabajo y, por esto, llevaron adelante gestiones ante distintos organismos para que se los reconozca y se les otorgue judicialmente la posibilidad de continuar la actividad productiva harinera estando ellos mismos a cargo de la actividad empresarial.

En el proyecto, los ediles advirtieron que si la actividad harinera es compleja de desarrollar -porque requiere de conocimiento del sector, compromiso y constante búsqueda de mercados-, “en la actualidad es una actividad muy rentable si se realiza de forma adecuada, y si se hacen las inversiones correspondientes su desarrollo es posible y sustentable en el tiempo”.

A todo esto, en la Resolución que fue elaborada ad referéndum sostuvieron que “el Concejo Deliberante no ha quedado al margen de esta problemática e inmediatamente, por inquietud de los propios trabajadores, convocó a un comité de crisis del cual también forma parte el Departamento Ejecutivo, proponiendo una mesa de trabajo en el marco de la Comisión de Producción que se encuentra actualmente desarrollando su tarea buscando los consensos y las acciones necesarias para revertir esta situación”.

Por último, y ante le conflicto que repercute directamente sobre la economía de la ciudad, los ediles apuntaron que “seria también pertinente solicitar la intervención de los niveles provinciales y nacionales que tienen injerencia en la materia para que arbitren todos los medios necesarios tendientes a revertir esta situación”.

Este proyecto de Resolución fue entregado ayer por la mañana a los trabajadores.

EL MOLINO Y UNA HISTORIA COMPLEJA

En un tramo del proyecto de Resolución firmado por todos los concejales, advirtieron que “las empresas no quiebran por si solas, son las malas gestiones y las malas decisiones empresariales las que hacen posible llegar a una situación límite de semejantes características”.

En ese marco, indicaron que en 2006 Gastón Sigmaringo se hizo cargo de Molino Nuevo S.A. y “desde ese entonces poco a poco el emprendimiento productivo empezó a decaer”.

A su vez, recordaron que durante 2008 se molía de manera ininterrumpida de lunes a lunes y que el molino contaba con una importante cartera de clientes y proveedores, lo que hacía que el negocio funcionara en un punto óptimo de producción y venta.

“Esta situación se interrumpe en diciembre del 2008, cuando el molino detiene su producción y se mantiene varios meses sin producir, adeudando los pagos a los proveedores de trigo y a otros proveedores de insumos para la producción”.De ese parate de la producción, salió un primer pedido de quiebra que luego entró en concurso. No obstante, posteriormente la empresa acordó un plan de pagos y logró subsanar gran parte de las deudas, “pero dejó a la planta sin inversión, situación que luego trajo más problemas económicos”.

En 2010, el molino trabajó con la firma Molino Cañuelas “hasta que Sigmaringo rompe esta relación comercial, hecho que provoca un gran endeudamiento con proveedores, AFIP, Obra Social, organismos de la Seguridad Social, aportes sindicales, etc”.

Los concejales remarcaron que “a partir de allí la planta comienza a entrar en una situación de abandono, falta de inversión y falta de compromisos en los pagos que repercutieron inevitablemente en las condiciones laborales de los trabajadores”.

Ahora, el 24 de agosto pasado la firma volvió a presentar quiebra.

LA COOPERATIVA MOLINO AZUL

Ante el cese de actividades y la posterior presentación de quiebra, los trabajadores comenzaron a organizarse y conformaron la Cooperativa Molino Azul Ltda., que ya cuenta con la inscripción provincial y resta el reconocimiento nacional; además de la puesta en marcha efectiva, ya que hoy lo que tienen es la documentación.

En la Resolución que salió del Concejo se advierte que “el proyecto cooperativo ha sido acompañado con firmas de los vecinos de Azul y los alrededores, de empresas de Azul que apoyan y necesitan que el Molino vuelva a trabajar; de instituciones educativas que apoyan la gestión de los trabajadores que promueven practicas asociativas y de buena fe; de organizaciones sociales y políticas que ven en las pérdidas de fuentes de trabajo un problema que trasciende a estos trabajadores ya que perjudica a toda la comunidad de Azul”.

En el marco de la conformación, indica que los trabajadores presentaron un proyecto de Viabilidad Productiva y de Comercialización ante la Subsecretaría de Acción Cooperativa -organismo dependiente de la Secretaria de Participación Ciudadana de la Provincia de Buenos Aires- “que fue aprobado”.

También se señala que los trabajadores recibirán capacitación y formación cooperativa desde distintos organismos con funciones específicas en esta materia, como es el caso de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular; y también de instituciones educativas como el Instituto Superior de Formación Docente y Técnica nº 2 “que comprometió a varios docentes para apoyar y acompañar la formación en cooperativismo y administración de entidades sin fines de lucro”; y la UNICEN, que “desde sus proyectos de extensión, acompañan los procesos de empresas recuperadas brindando asesoramiento en materia de organización, gestión y estrategias de comercialización”.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *