“Moon” iluminación mediante equipos de última generación

 

“Un sistema de iluminación es necesario para mejorar las sensaciones de quienes participan en un espectáculo o evento, ya sea como espectadores o como partícipes activos de la situación. Poder ver bien a un artista, o músico, o disertante sobre un escenario, es decir poder apreciar su rostro, su mirada, sus gestos, es tan importante como poder oírlo claramente”, destacó Peluffo.


“Moon” iluminación mediante la adquisición de equipos de última generación brindará un servicio de calidad superior en iluminación para eventos es otro de los proyectos de los Fondos APC, cuyo ideólogo es Matías Peluffo.
En primer término señaló que “básicamente, lo que hago es desarrollar puestas de iluminación en espectáculos, eventos o presentaciones desde hace unos tres años. Esas situaciones surgieron como complemento a la producción de conciertos en distintos espacios de Olavarría, Tandil y Azul, algo en lo que trabajo desde hace casi catorce años. En un momento tenía unas luces básicas, pero hace unos tres años empecé a invertir de un modo más constante y atendiendo a la necesidad de armar un sistema con diferentes posibilidades”.
En el mismo sentido especificó que “una puesta de luces implica realizar una planta, seleccionar las luminarias necesarias para cada escena, determinar cuáles son los mejores ángulos, dónde se ubican, y como se “pachean”. Para ello se requiere cargar, trasladar, montar, programar, operar, desarmar, y descargar equipamiento. Es un trabajo que, por la organización de tareas que supone, casi siempre implica llegar primero y retirarse último”.
Apuntó “mi proyecto implica adquirir una consola de iluminación que me permita poder diseñar, programar y perfeccionar mis puestas. Asimismo, propuse reintegrar total o parcialmente el monto a percibir con servicios a instituciones y/o artistas locales, algo que ya empecé a realizar y voy a seguir haciendo a lo largo de este año.
Puntualmente la consola a comprar no está definida, ya que es un mercado muy dinámico, ya que permanentemente surgen herramientas nuevas. Además, su costo siempre está atado al valor del dólar, una variable que encarece el presupuesto requerido. Y el valor de las consolas en el mercado argentino presenta muchas diferencias con el que tienen en otros países. Atendiendo a estas variables, propuse efectuar la compra este año, y seguramente se concrete a mediados de año, cuando espero que estén dadas algunas condiciones que van a permitir aprovechar mejor el presupuesto”.
Sobre su trabajo
En 2015 comenzó a adquirir herramientas de iluminación pensando en tener alternativas al momento de vestir los escenarios de las producciones propias, pero también en algún día poder ofrecer un servicio más profesionalizado. Desde entonces sumó unas setenta luminarias de distinto tipo (cabezales móviles tipo beam, spot y wash; leds seis en uno de alta potencia; estrobos; minibruts; par mil; dimmer; láser graficador 3d; proyector; leds de luz blanca cálida y fría; consolas y controladores; estructuras; trípodes; cables; señales inalámbricas; tiras de led; telones y demás). También participó frecuentemente de seminarios, capacitaciones y cursos ofrecidos por el Centro Argentino de la Luz, y concurre a presentaciones de productos .de empresas líderes del rubro. Asimismo, generó contactos con profesionales y docentes de la materia.
Consideró que por ahora el proyecto está en una etapa embrionaria, más allá de transitar una situación de actividad semi permanente (desarrolló hasta el momento más de cien puestas). “Considero que la inclusión de algunas herramientas, como una consola específica podría suponer trabajos de mayor nivel de precisión y cierta estandarización.
Los trabajos que más disfruto están ligados a lo musical, lo teatral, y las ambientaciones. El impacto que puede tener mi trabajo es el de ofrecer herramientas para un mejor desarrollo de su obra a artistas y activistas culturales de nuestro medio”.
Sobre los potenciales usuarios del emprendimiento Peluffo explicó que “un sistema de iluminación es necesario para mejorar las sensaciones de quienes participan en un espectáculo o evento, ya sea como espectadores o como partícipes activos de la situación. Poder ver bien a un artista, o músico, o disertante sobre un escenario, es decir poder apreciar su rostro, su mirada, sus gestos, es tan importante como poder oírlo claramente”.
Al mismo tiempo agregó que “si un espectador no ve bien lo que ocurre en escena, puede que no entienda lo que está sucediendo, o se distraiga con respecto a lo que se espera que aprecie”.
En una época en la que la imagen, la comunicación y la tecnología ocupan un lugar de importancia para las relaciones socioculturales y económicas, no se puede dejar librado al azar el tipo de mensaje que se quiere ofrecer, desde el uso de herramientas lumínicas, al público o los asistentes de un determinado momento.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *