TRES DECADAS DE ROCK

Muchas bandas, muchas historias, mucha música

Distintos grupos de la escena nacional han sido parte del festival azuleño a lo largo del tiempo, no perdiendo la esencia local que le dio origen.  

Los Visitantes fue una de la primera banda de renombre nacional que dio cierre al festival en 1998.   .

A lo largo de los 30 años de Azul Rock, han pasado por el escenario del festival innumerables bandas locales y de la zona quienes han dejado su sello y estilo propios, pudiéndose disfrutar de excelentes puestas en cada una de las ediciones.

Poco a poco esta realización fue tomando relevancia y reconocimiento a nivel regional y provincial, llegando al año 1997 donde la trascendencia alcanzada generó que se convocara a una figura de relevancia nacional para ser parte del  espectáculo, con motivo de los 10 años de Azul Rock. Así llegó a esta ciudad Miguel Botafogo, un reconocido guitarrista de rock y blues, que integró formaciones como Pappo’s Blues y Durazno de Gala y acompañó a figuras como Javier Calamaro, David Lebón y hasta el propio Joaquín Sabina.

Luego de ese primer espectáculo, se comenzó a generar una expectativa con las denominadas  “bandas de cierre”, así fue que en el año 1998 se hicieron presente “Los Visitantes” grupo liderado por Roberto “Palo” Pandolfo. Iniciaba así una tradición que se mantiene, -a veces un tanto fluctuante-  a lo largo de las ediciones.

En el año 1997, celebrando los 10 años de Azul Rock, estuvo participando como invitado especial, el guitarrista Miguel Botafogo.

Así  pasaron bandas y figuras como Man Ray, Karamelo Santo, Simbiosis, Fabiana Cantilo, Jóvenes Pordioseros, Virus, Guasones, La 25, Estelares, Las Pelotas, Los Tipitos,  Eruca Sativa, Bersuit Vergarabat,  entre otros. Pese a los “nombres convocantes”, siempre el festival tuvo una gran presencia de formaciones locales y de la región y mantuvo su carácter de libre y gratuito.

Protagonistas

 

Fernando Chiodi

Músico – Docente

 Fui parte de aquel grupo de músicos que inició este festival cuya intención era generar un espacio que no existía para este tipo de manifestaciones. Comenzó de una forma muy humilde en “la loma” del Parque, y recuerdo algunas cosas como que se bajaba la tensión y se generaban algunos inconvenientes con los equipos. Es un festival que quiero mucho, que tuvo  una concepción de autogestión y siempre como prioridad la participación local.

Hubo varias ediciones con la presencia de artistas de renombre, pero se mantuvo la esencia de contar siempre con la participación de bandas azuleñas y zonales, y eso es algo que hay que defender. Hoy el Estado tiene una participación, pero el festival es de los músicos, lo cual celebro. También la permanencia en el tiempo es algo muy importante. No es fácil sostener este tipo de propuestas y eso me pone contento. Creo que la necesidad de los chicos, de las nuevas generaciones, son las mismas que teníamos nosotros cuando empezamos, y eso lo noto en mis alumnos, mis sobrinos y mi hijo que transitan este camino.  Poder estar en ese escenario es como la frutilla del postre, cerrar el año de una manera “importante”, con una buena técnica de luces y sonido con lo que no siempre  se cuenta y donde todos quieren participar. Es un muy buen momento para todas las bandas que vienen haciendo música desde un lugar muy sano y ojalá la comunidad apoye más estas cosas y se dé cuenta de la importancia de este tipo de propuestas. Creo que no hay nada más sano que una sincera expresión desde  el arte, y en este caso la música y las canciones. Hay que apoyar este festival y desearle una larga vida al Azul Rock.

 

Pablo Vilela

Músico

Mi primer Azul Rock fue en el año 1993 con la banda de metal “Descansa en paz” grupo con el que participe ininterrumpidamente hasta el año 1998.

En esos años También participé con “Rockavos” y desde el año 2000 hasta el 2012  con bandas como “Sticker”, “Load”, “Los enfermitos”, “Your Illusion” en todas esas ediciones cómo baterista. Desde el año 2015 me sumé a tocar con “Los Kamomos” como vocalista y guitarrista, banda en la que tengo el placer de estar acompañado de mis tres hijos: Lucas, Samuel y Mateo. Éste será el tercer Azul Rock con “Kamomos” y lo disfrutaremos al máximo!!!

Azul  Rock, por lo que me indica la experiencia, es uno de los festivales más representativos y de respetada trayectoria en toda la provincia.

A lo largo de los años ha crecido y logrado subsistir más allá de los partidos políticos.

Por eso creo que merece todo el RESPETO de los azulejos y la mejor manera de rendirle homenaje es potenciándolo cada vez más para que llegue a ser un evento en el que todas las bandas quieran estar, en especial las bandas locales que trabajen con seriedad para que tengan mejor nivel musical y sean parte de esta fiesta.

Tocar en Azul Rock es un verdadero placer!!!

Cómo músicos tenemos la responsabilidad de exigir a los organizadores que se  respete y se le del nivel que  merece un espectáculo de este nivel.

Creo que se debería conformar una comisión en la que participen músicos de experiencia para aportar a la causa.

En definitiva… Azul Rock es del pueblo, porque es una fiesta, un evento cultural que convoca multitudes como pocos y una oportunidad para que las bandas muestren su música. Mi deseo es una larga vida al Azul Rock y Feliz año para todos!!! Con mucho rock y más lugares para tocar.  Saluteeee!!!!!

David Mauro

Músico

Para mi Azul rock es como la cena de cierre de un ciclo familiar, de la familia del rock azuleños, con invitados de otras ciudades o no, con la camaradería y amistad que como en todas las familias, con algunos te llevas mejor que con otros. Sería muy falso decir que todos somos como hermanos, lo que no se puede negar es que estamos unidos por un mismo sentimiento que es la pasión por lo que hacemos tratando de mejorar año tras año, superarnos a nosotros mismos como un proceso de crecimiento.

Agradezco a quienes se ponen al hombro la organización de este evento, tarea nada fácil.

También agradezco a quienes formamos parte de esta familia, por estar, por apoyarnos, porque sabemos que ante un festival o encuentro nunca faltan los que ponen partes de una batería, prestan amplificadores y vehículos para el traslado, algún sonido para las voces.

Azul Rock es una  fiesta de tres días a la que sí se está invitado a disfrutar. Son tres días de música, charlas y tragos entre bandas, nos vemos en el balneario.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *