Muestra Interdisciplinaria de los abuelos

El 26 de julio, en memoria de los santos Ana y Joaquín, padres de la Virgen María se celebra el día de los abuelos. En las personas de ellos se quiere contemplar el sentido de esa realidad tan rica que es la presencia de los abuelos en una familia y en la sociedad. Sin ellos, que pertenecen al ámbito de nuestras raíces e historia, el presente se debilita.

Ellos han sido primero hijos y nietos, luego padres y hoy son abuelos. Esta realidad los hace testigos únicos en la transmisión de la vida y forman parte de ese camino de la genealogía que da sentido al presente. Los abuelos han sido colaboradores providenciales de esta verdad de vida y de fe. El homenaje sería incompleto sino se piensa, también, en sus condiciones actuales de vida. En este campo hay muchos temas pendientes, empezando por la propia actitud hacia ellos. ¡Cuánta soledad en quienes viven pendientes de una palabra y de un gesto que no reciben!

Una sociedad que descuida a sus niños y a sus mayores, es una sociedad enferma que vive un presente sin justicia y un futuro incierto.

La Pastoral de la Salud de la Iglesia Catedral quiere unir la voz y la oración a la de muchos centros de jubilados que son un testimonio de elevación moral, social, cultural y religioso en la vida de nuestros mayores.

Justamente el 26 de julio los abuelos que asisten al Centro de Día para la Tercera Edad ubicado en el Parque Municipal tuvieron una jornada distinta. A pesar del frío y la lluvia, el sol salió para ellos. El arte los reunió y les cambió un día cualquiera por un día inolvidable, en donde, por primera vez, mostraron su arte y productos a la comunidad.

Esta muestra surgió porque una de las abuelas que pinta, está haciendo una rehabilitación. Y la gente de terapia ocupacional dio la idea de movilizar a los abuelos. Y éstos aceptaron porque pensaron que a pesar de los años, aún siguen siendo útiles. Y comenzaron a trabajar desde el Centro de Día. Se entusiasmaron con presentar los trabajos que ellos vienen haciendo. Y el resultado está en la muestra que es maravillosa.

Los cocineros del grupo prepararon postres y platos, otras con los tejidos de las chicas que les gusta abrigar nietos en el invierno y también están las que elaboran artesanías más que interesantes para tener de adorno en la casa como cerámica, cuadros, pintura y muchas otras cosas más.

A esta muestra se la llamó “El arte después de los 80”, donde había un espacio dirigido a la solidaridad, donde peluches cosidos por ellos mismos y algunos móviles para cuna estaban expuestos para luego ser donados a alguna institución.

Una abuela de 85 años pintó mandalas. Es una técnica que requiere mucha precisión y concentración.

Con esta muestra se concreta uno de los objetivos del centro que es la incentivación. Motivar desde el arte, lo culinario y otro tipo de expresiones.

Con rostros alegres mostrando sus producciones, cuyo resultado está en la muestra, los abuelos no paraban de hablar. Así celebraron su día, el día de los abuelos, en su segundo hogar, que es el Centro de Día para la Tercera Edad.

Toda la historia vivida, con alegrías como así también con tristezas, con problemas de salud, algunos más intensos que otros, quedó de lado por un momento para celebrar su día, y sentirse útiles al mostrar esta muestra interdisciplinaria de las actividades que realizan diariamente, contagiando de alegría a cualquiera que tuvo la oportunidad de verla.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *