MURIÓ LA MUJER QUE SE HABÍA PRENDIDO FUEGO

María Esther Chiclana, una mujer de 81 años que estaba internada luego de que sufriera graves quemaduras cuando se prendió fuego tras rociarse con alcohol, falleció mientras permanecía en el Hospital Municipal “Dr. Ángel Pintos”.

Así fue confirmado ayer por fuentes ligadas a la investigación del hecho, que había sucedido en una casa ubicada en la calle Amado Diab entre Rauch y Arenales de esta ciudad el jueves último por la tarde.

Aquel día, poco antes de la hora 19, un vecino alertó a la Policía y al llegar personal del CPC a la vivienda halló a la octogenaria tirada en el piso, con graves quemaduras en casi todo su cuerpo.

Inmediatamente se dispuso su traslado al hospital, donde estuvo internada hasta anteayer, cuando en horas de la noche se produjo su deceso.

Por causas que se tratan de determinar en el sumario penal que se inició, ahora recaratulado a suicidio, la mujer había rociado su cuerpo con alcohol y después se prendió fuego.

Las graves quemaduras que sufrió afectaron su rostro, el cuerpo, piernas y brazos, por lo que desde que fue llevada al hospital municipal permaneció internada en el sector de Terapia Intensiva, hasta que anteayer después de la hora 21 se produjo su muerte.

Durante el pasado mes de febrero la mujer había intentado suicidarse, aunque en esa oportunidad no logró su cometido.

En aquella ocasión, se había efectuado con un arma blanca diferentes cortes en su cuerpo, lo que obligó a que -al igual que sucedió el jueves pasado- tuviera que ser trasladada al hospital para ser asistida.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *