EL MIÉRCOLES POR LA NOCHE

Murió “Siete Sacos”, personaje emblemático de Berisso

Este linyera, conocido con ese apodo por la gran cantidad de abrigos que vestía principalmente en invierno falleció en el Hogar de Ancianos de Los Talas, donde vivía desde hacía algunos años después de dormir por más de dos décadas en la calle. Su nombre verdadero nunca pudo ser determinado, ni siquiera por la Justicia, que le puso el nombre ficticio de Juan Carlos Ramírez. “Toto”, como también le llamaban, se llevó el secreto de su identidad a la tumba.

El miércoles por la noche murió “Siete Sacos”, un conocido linyera de Berisso cuyo nombre verdadero nunca pudo ser determinado, ni siquiera por la Justicia. FOTO DIARIO EL DÍA
<
>
El miércoles por la noche murió “Siete Sacos”, un conocido linyera de Berisso cuyo nombre verdadero nunca pudo ser determinado, ni siquiera por la Justicia. FOTO DIARIO EL DÍA

John Doe en los países de habla inglesa o NN en los hispanoparlantes, es el eufemismo usado por la justicia, el estado y las fuerzas de seguridad para decir que hasta ese momento no se ha logrado saber de quién se trata el referido ser humano.

El miércoles murió un NN, un NN con más de 70 años de edad y 30 en condición de anonimato. Toto, o “Siete Sacos” era todo lo que necesitaba para saberse aludido.

El estado, la justicia y las instituciones no lograron saber quien era antes de su muerte y no lo sabrán después.

La historia  

Toto o “Siete Sacos” era un personaje emblemático de Berisso que murió el miércoles por la noche en el Hogar de Ancianos de Los Talas, donde vivía desde hacía algunos años después de dormir por más de dos décadas en la calle. Por la gran cantidad de abrigos que vestía principalmente en invierno se lo conocía como “Siete Sacos” pero su nombre verdadero nunca pudo ser determinado, ni siquiera por la Justicia.

“Siete Sacos” permanecía en el Hogar de Ancianos, desde hacía unos 5 años después de vivir por más de dos décadas en las calles de la ciudad.

Desde la comuna relataron que “Siete Sacos” apareció en Berisso hace unos 30 años y solía parar en calle Génova, en la cancha del club Estrella. La gente del barrio le acercaba comida y los bomberos que tienen el cuartel a una cuadra lo higienizaban cada tanto. El hombre no aceptaba ingresar a la casa de los vecinos que lo invitaban.

Hipótesis sobre su verdadera identidad  

La verdadera identidad de este linyera nunca pudo ser revelada. Una versión aseguraba que era de Uruguay y que llegó a nuestro país escapando de la dictadura del país vecino en la década del ’70. Sin embargo, ninguna historia pudo ser corroborada.

El misterio sobre el origen de “Siete Sacos”, es tal que cuando ingresó al Hogar de Ancianos se inició un expediente en la Justicia de Familia que le tomó las huellas dactilares pero nunca se pudo comprobar su identidad. Las necesidades burocráticas de hacer figurar al hombre que vivía en una institución pública hicieron que le otorgaran el nombre ficticio “Juan Carlos Ramírez”.

“En un momento se lo había llevado al psiquiátrico pero después se lo sacó porque era una persona que solamente no hablaba, no tenía conductas peligrosas ni traía problemas a los vecinos. Era un hombre que tomó una decisión de vida, sólo se hacía entender con monosílabos cuando quería cigarrillos o alimentos”, detallaron desde la comuna.

“Tampoco se conocía la edad, aunque calculamos que tenía alrededor de 70 años. Hace poco se le habían hecho chequeos y habían salido bastante bien para ser una persona que había vivido siempre en la calle. Anoche (por el miércoles) murió aparentemente de un paro cardíaco después de comer y fumarse un cigarrillo”, agregaron.

La muerte de este emblemático personaje generó una gran conmoción en la ciudad y la Municipalidad decidió hacerse cargo de su velatorio en la casa de sepelios Giovanelli de Avenida Montevideo y calle 21, para después ser trasladados al Cementerio Parque local.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *