Nazareno Rebollo: “Poder coronar dos años con esta clasificación ha entusiasmado a todos”

Asumió como DT de Velense en 2016 y reconoce que la clasificación al Torneo Federal C es un largo anhelo cumplido. El entrenador de uno de los rivales del industrial en el Grupo 6 habló con EL TIEMPO y reconoció que “no sé si hablar de ascender, porque para pensar en ascender se necesitan un montón de cosas y no es fácil conseguirlas”.

Nazareno Rebollo, entrenador de Velense, el primer rival de Piazza en el Federal.
EL ECO DE TANDIL


Velense vive una circunstancia muy especial, un momento deportivo que apenas si cuenta con un único antecedente, en 2009. Jugar un Torneo Federal C no es moneda corriente para este equipo de María Ignacia, la localidad de Estación Vela (a 50 km. de Tandil) donde el tren es un fantasma que aún transita por las vías de la memoria y las anécdotas.
A la sombra de los históricos y poderosos clubes que caracterizan la liga tandilense (que ahora estructura su campeonato de manera más abarcativa y bajo el nombre de Unión Regional Deportiva), Velense hizo pie en ese terreno siempre enclenque que suelen deparar las grandes y tradicionales camisetas. En buena medida, la bonanza de resultados y etapas asumidas por el conjunto serrano tienen como responsable a Nazareno Rebollo, el entrenador que asumió en 2016. Este hombre de 45 años y con residencia en Tandil, junto con el actual cuerpo  técnico (Carlos Olivares y Miguel Torena), dos años atrás ya mostró un equipo competitivo y protagonista. Protegiendo la base del plantel, en 2017 Velense sostuvo su buen rendimiento, replicó el protagonismo y terminó por jugar semifinales ante Gimnasia de la Unión tandilense. No hubo final, pero sí reconocimiento y clasificación al Federal C. “Un objetivo cumplido: llevar a Verense a un Federal”, le dice a EL TIEMPO este ex jugador de Grupo Universitario y Santamarina, con experiencia en certámenes regionales y nacional. “En este tipo de torneos tengo mucha experiencia. Con Grupo Universitario tuve la suerte de ser campeón muchas veces y de jugar esos torneos”, dice. Ya con botines guardados, comenzó a dirigir infantiles y finalmente llegó a Primera.
–¿A nueve años de la única participación de Velense en este certamen, cómo es el ánimo institucional, las expectativas por el camino que comienza el domingo?
–Es algo importante. En 2009 jugó, no me acuerdo si fue por invitación. Y esta vez ganar la plaza, meter a Velense en un Federal, la verdad que la gente lo vive con mucho entusiasmo. Poder coronar estos dos años con esta clasificación ha entusiasmado a todos. Los dirigentes han hecho trabajos importantes en la cancha para poder jugar de local, se cerró, se hizo trabajo olímpico, se hicieron los pulmones como para ver si es posible jugar ahí.
–En la cancha el equipo se ganó la chance del Federal C. ¿Pero cuál es la expectativa dirigencial con la que el club afronta este campeonato?
–En parte, puede tomarse como un generador de experiencias para buena parte de este plantel que tenemos. Lo que sí, como cada vez que uno inicia un torneo, la aspiración es apuntar a lo más alto, es algo que cualquier entrenador le marca a sus dirigidos: ir por más. Nosotros fuimos un club que no incorporó una gran cantidad de jugadores; soy de la idea de que cuando más aspiraciones tenés, más grande tiene que ser el plantel. Es fundamental para poder llegar. No hicimos grandes inversiones y tenemos un plantel de mucho trabajo y con muchas posibilidades de hacer un gran torneo. No sé si hablar de ascender, porque para pensar en ascender se necesitan un montón de cosas y no es fácil conseguirlas; más en el caso de un club como el nuestro, que no paga a sus jugadores. Ellos lo hacen porque les gusta el fútbol y porque tienen una pertenencia muy grande con la camiseta.
–¿Con qué matices fuiste delineando la pretemporada de Velense?
–Hasta principios de diciembre estuvimos jugando semifinales con Gimnasia. Perdimos, quedamos afuera y decidimos darle al plantel una semana y media de descanso. Las últimas dos semanas de diciembre decidimos retomar el entrenamiento, tres veces por semana, como para mantener un poco lo que veníamos haciendo. Y a partir del 3 de enero se incorporaron todos y comenzó el trabajo firme rumbo al Federal.
Amistosos no hemos hecho muchos. Jugamos uno con Amigos Unidos de Balcarce. No se nos han dado por una cuestión de horarios; nosotros entrenamos de noche por un tema de horarios laborales de muchos de los jugadores, a partir de las 20 horas. Entonces se suele hacer difícil coordinar amistosos en esos horarios.
“De Piazza hemos visto bastante”    
A Velense siempre le ha costado un poco más igualar las posibilidades de desarrollo y competencia de los clubes más característicos de Tandil. Por cuestiones que hacen a la geografía (también a la densidad poblacional de María Ignacia, fundamentalmente en inferiores), su devenir ha necesitado de mucho sentido de pertenencia y constancia. En general, el plantel entrena en Tandil dado que muchos de sus integrantes son de allí o trabajan en la ciudad. Los que residen en Vela, suelen sumarse a las prácticas de fútbol a partir del jueves. El club nunca ha ganado un título oficial de Primera en la liga, por lo que lo conseguido en 2017 es de mucho fuste para la entidad.
Ganó una plaza en el Torneo Mayor (cuadrangular final) del certamen de la Unión y enfrentó a Gimnasia en semis. Empate 2 a 2 en el General San Martín y derrota por 2 a 1 en su propio estadio, clasificación para el “lobo” (enfrentó a Excursionistas en la final) y una oportunidad poco frecuente para Velense.
–¿Cómo has preparado futbolísticamente a Velense? ¿Qué identidad de juego tiene el equipo?
Siempre fuimos un equipo de buen trato de pelota. También podemos adaptarnos a los rivales, el partido muchas veces cambia no obstante lo que uno planifica. Velense tiene buen pie y, a la vez, mucho sacrificio; como te decía, la mayoría de sus jugadores siente mucho la camiseta. Tratamos de ser un equipo, en todo sentido, compacto.
–¿Cuál es el “número telefónico” preferido para estructurar el equipo?
–No hay un sistema único, nos hemos adaptado a distintas funciones. En ocasiones usamos el 4-4-2, en otras hemos hecho 4-2-3-1. Tenemos ciertas formas de jugar de acuerdo al partido.
–¿Qué información del juego de Piazza maneja?
–De Piazza hemos visto bastante. Sabemos que juega bien, que le gusta presionar alto y que está acostumbrado a ganar. Es tricampeón. Tiene buenos jugadores y muchos refuerzos para el torneo, o sea que tiene mucho recambio. Estamos ante un gran equipo, uno de los candidatos….después, ¿viste lo que es el fútbol? Piazza tiene aspiraciones altas, por lo que he escuchado esta vez busca el ascenso. Eso es importante. Veremos con qué rival nos encontraremos el domingo.
–Ante esas características de Piazza, ¿qué tipo de planteo le conviene a Velense?
–Estamos trabajando mucho en eso, con muchas variantes. Creo que Velense no debe olvidarse de lo nuestro, de jugar al fútbol, que es algo importantísimo para mí. Más allá de lo que podamos hacer defensivamente y que tácticamente pueda el equipo estar ordenado, cuando tengamos la pelota seguramente vamos a intentar jugar al fútbol. Eso seguro.

LA ÚNICA VEZ DE VELENSE EN  EL FEDERAL, DOS RONDAS SUPERADAS
El próximo fin de semana, cuando debute frente a Sportivo Piazza en el Torneo Federal C 2018, Velense iniciará su segunda participación en un torneo superior al ámbito local o regional.
Siguiendo con el repaso histórico de las intervenciones tandilenses, en este caso nos ocupamos del Torneo del Interior 2009, única vez que el club de María Ignacia tomó parte de esta clase de campeonatos. Su llegada se dio a partir de que Gimnasia, clasificado deportivamente, renunció a la plaza.
Rubén Pose y Daniel Durruty estuvieron a cargo de la dirección técnica. En aquella campaña, Velense hizo las veces de local en el estadio San Martín. Superó la fase inicial en el segundo puesto detrás de Independiente, le ganó el primer cruce eliminatorio a Ever Ready de Dolores y cayó luego frente a los rojinegros.
La campaña total incluyó tres victorias, cuatro empates y tres derrotas. El dato curioso es que se mantuvo invicto frente a rivales foráneos, ya que todas sus caídas fueron a manos del rojinegro, que luego terminaría logrando el ascenso al Argentino B, con la dirección técnica de Mauricio Nosei.
Fuente: Fernando Uranga, El Eco.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *