“Ni en la dictadura ocurrió esto que está haciendo el interventor Luis Riva”

Los trabajadores de Villa María expresaron su indignación frente a los destrozos producidos por una comisión de la DGFM, el sábado pasado, en la fábrica de Azul. En Córdoba, no se descartan medidas de fuerza. Tomarán la fábrica, si continúan las presiones sobre el personal que se niega a desmantelar la planta azuleña. Una entrevista con el dirigente cordobés de ATE Fernando Mercado, que ratificó todo lo que EL TIEMPO publicó. ¿Intervendrá el Congreso por el caso de las amenazas y las licitaciones que organizó Riva y que están bajo sospecha?

Trabajadores de la fábrica militar Villa María repudiaron la actitud del interventor Riva y confirmaron que fueron presionados para desmantelar FANAZUL.

Por Marcial Luna

mluna@diarioeltiempo.com.ar

La situación en Villa María es tensa. Los trabajadores de la fábrica militar han denunciado, ante sus representantes gremiales, que recibieron presiones y amenazas al negarse a desplazarse hasta Fanazul para desmontar la planta de dinamita y otras secciones que se mantienen aún en pie.

Frente a un contexto que día a día va creciendo en tensión, y por las medidas que adopta el interventor de Fabricaciones Militares Luis Riva, desde el gremio se aseguró A EL TIEMPO: “Pero guay que vayan a tocar a un trabajador porque no quiere ir a desarmar la fábrica de Azul, porque le vamos a tomar la fábrica de Villa María”.

El martes en la mañana, en la fábrica de Villa María se recepcionó una comunicación, despachada desde la Intervención de la Dirección General de Fabricaciones Militares (DGFM). Lleva la firma de Luis Riva y descalifica expresiones de trabajadores y representantes sindicales transmitidas en los medios en relación con dos puntos. Se trata de la misma nota que envió Riva a este diario y que se publicó en la edición de ayer.

¿Ad honorem?

El martes, todos los directores y subdirectores de las fábricas militares fueron convocados a una reunión en la sede central de la DGFM.

“¿Dónde están el director Miguel Toselli y el subdirector Eldo Lucioni?”, ambos, directivos de la planta Villa María. “Están sentados allá, en avenida Cabildo 65”, explicó el secretario general de ATE Villa María, Fernando Mercado, a EL TIEMPO, en momentos en que los operarios cordobeses trataban de ubicar a sus directivos para comunicarles las decisiones adoptadas en asamblea.

También estuvieron en la reunión, convocada por el interventor Riva, las autoridades de Fanazul, aunque hasta el momento no trascendieron detalles de lo que allí se conversó.

Desde el gremio de Villa María se ratificaron los hechos que este diario publicó el domingo y que Riva pretendió descalificar en su carta. Mercado afirmó: “Estos tipos son una mafia. Pero ni la mafia hace lo que hicieron el fin de semana en Azul, rompiendo con camionetas, arrancando carteles, mandándole un mensaje a quién, ¿al gremio? El gremio no les tiene miedo a estos secuaces de Riva y Speranza”.

Recordó que, tanto Riva como Speranza, “se jactan diciendo que trabajan ad honorem, que no cobran sueldo.” Y coincidió en que, desde el nivel parlamentario, se debería investigar el caso. En principio, solicitando informes y utilizando los recursos propios del Congreso de la Nación, para determinar si tanto Riva como Speranza están vinculados a las empresas privadas con las que estarían lucrando desde el Estado.

Ya existen casos de licitaciones bajo sospecha, sobre las cuales informaremos en una próxima edición, en detalle.

Del mismo modo, desde el nivel sindical, se entiende que, de comprobarse el vínculo entre los responsables de la intervención de Fabricaciones Militares, Riva y Speranza, y empresas privadas relacionadas con ambos y otros funcionarios, se estaría ante un delito contra el Estado nacional. Para ello, inmediata la intervención de las estructuras legislativas y judiciales del país resultan fundamentales.

“De acá no va nadie”

A Riva “le volvimos a transmitir que, con los trabajadores de Villa María, no cuenten. Eso se resolvió en asamblea (el martes a la mañana). A estos dos secuaces, que hicieron ese acto de cinismo, destruyendo la fábrica (de Azul) desde afuera, tirando carteles, lo eligió a dedo el presidente Macri. Y a nosotros nos eligieron los trabajadores, por el voto secreto y directo. Con ese mandato, desde el sindicato le decimos a Riva y a Speranza que de acá no va nadie a desmantelar la fábrica de Azul”, aseveró Mercado, en su diálogo con este diario.

Recordó, ante una pregunta, que “ellos (Riva y Speranza) dicen que no apretaron: ahí andan, en fábrica, pidiendo los nombres de los trabajadores que no van. No se les va a dar nombres. Los trabajadores no van a dar nombres. Y si los da un jefe, se hará cargo ese jefe que dio los nombres.”

Mercado, dirigente de ATE Villa María y máximo representantes de los trabajadores de la fábrica militar de esa localidad cordobesa, aseguró a EL TIEMPO: “Esto es algo dicho por los responsables de Mantenimiento de Villa María: hoy no hay calderista aquí. Ni llegan a cubrir las guardias en Villa María, ¿pero quieren mandar trabajadores a Azul, sin importarles lo que pase en Villa María? Está claro que el único objetivo es ese: no importa lo que pase con Villa María. Ya sabemos que la finalidad de ellos es hacernos bolsa a todo Fabricaciones Militares. Ellos, lo único que quieren demostrar con todo esto, es que pueden hacer lo que quieren. Pero los trabajadores de Villa María no van a ir. Ahora, como ellos doblaron la apuesta, nosotros también la vamos a doblar”. En ese contexto, no se descarta la toma de la fábrica, ni movilizaciones masivas a la DGFM y al Ministerio de Defensa, desde donde se convalida cada uno de los actos del interventor Riva.

Las amenazas

Mercado fue contundente: “Con esto que hicieron en Azul el fin de semana, enviaron un mensaje mafioso a los compañeros de Azul y de todos lados, de que ellos hacen lo que quieren. Después dicen que no aprietan a los trabajadores. Y nos referimos a la Intervención, a Riva y a Speranza. Les están preguntando a los trabajadores [de Villa María] por qué no van. Si eso no es un apriete, que ellos me expliquen qué es lo que es.”

La seguidilla de intimidaciones recibidas por los operarios cordobeses, sumada a la indignación que provocó entre los operarios de Villa María y sus representantes gremiales los hechos ocurridos en Azul, tensaron más la situación en la zona central del país. “Después del hecho de vandalismo que hicieron estos mafiosos de Riva y Speranza, lo que hicieron en Azul, destruyendo cartelería, tirando de los paredones, no se hizo ni en tiempos de la dictadura”, aseveró Mercado.

Y acotó: “Ni aún en el tiempo del menemismo, que destruyó Fabricaciones Militares, se vio semejante mafia al frente de un organismo del Estado”. Por ese motivo, tanto trabajadores como dirigentes consideran que la gravedad de estos hechos y el desmantelamiento al que se está sometiendo al área de producción para la defensa, debería tener tratamiento parlamentario, ser investigado y podría conducir a un juicio político.

Por otro lado, la vía penal, por las amenazas que recibieron los trabajadores, tampoco se descartó. Incluso el Ministerio de Trabajo recepcionará en las próximas horas una detallada denuncia en la que se describe el proceso por el que han pasado, y continúan pasando, los operarios de Villa María que se han negado a concurrir a desmantelar la fábrica militar azuleña.

Hacia Defensa

“A Riva y a Speranza no los votó nadie. Nadie los va a votar nunca. Los eligió a dedo el presidente del país. A nosotros nos eligieron los trabajadores como sus representantes. Y en asamblea se resolvió que, de Villa María, no va nadie más a Azul. Que no cuenten con la gente de Villa María. Y que ni se les ocurra preguntar por los nombres de los compañeros, o que nosotros nos enteremos de que pasen los nombres de los compañeros, porque ahí nos van a tener en la puerta de la fábrica, todos los días.”

Tampoco Mercado descartó otro tipo de medidas. “Si tenemos que ir a Defensa, iremos los mil quinientos trabajadores de Fabricaciones.”

En cuanto al interventor Riva, a quien consideró el personaje más nefasto que ha habido en Fabricaciones Militares, inclusive desde la última dictadura militar, el dirigente gremial Fernando Mercado subrayó: “Él nos quiso desunir a los trabajadores; pero ahora, con todo lo que está haciendo, nos hace cada vez más fuertes”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *