Ni un despido en azul

Cerámica San Lorenzo quiere despedir a 120 trabajadores La voracidad de esta patronal con plantas en varios países no tiene límite. Están dispuestos a dejar cientos de familias en la calle en un contexto de pérdida sistemática de fuentes de trabajo y carestía para favorecer sus negocios. ¡Si echan a 120 quién garantiza que no cierran por completo!

No es sólo Cerámica. El municipio  quiere dejar sin trabajo a 95 contratados y dice que Vidal le exige 500 cesantías; Fanazul “revisa” 82 contratos; cerró el Molino San Martín y el Frigorífico Meta Azul no paga los sueldos de sus 180 obreros, lo que siempre es un anticipo de despidos.

Ellos, los patrones y sus gobiernos, actúan de forma coordinada porque quieren aumentar la desocupación para disuadir reclamos salariales e imponer una mayor explotación (precarización laboral y salarios por productividad). Vienen por todos. Los despidos en curso son el ariete para quebrar al conjunto de la clase trabajadora. Vienen por el salario de docentes, estatales y judiciales. Vienen por un mayor vaciamiento de la educación y la salud pública.

Nosotros, los trabajadores, tenemos que responder de la misma manera. Con un plan de lucha coordinado, estableciendo nuestro programa frente a la crisis. Ni un solo despido, que se repartan las horas de trabajo sin reducción salarial, pase a planta de todos los contratados, pase al convenio madre de todos los tercerizados, aumento salarial de emergencia e indexación del salario con la inflación. Para ello necesitamos deliberar colectivamente. Necesitamos un gran Congreso de delgados mandatados por las bases de cada gremio para discutir el programa y las medidas para conquistarlo. ¡Que la crisis la paguen los capitalistas que se beneficiaron todos estos años y son los que la provocaron! Impulsemos este debate en todos los sindicatos: necesitamos actuar y tomar las resoluciones entre todos los que las vamos a llevar adelante

Mientras Bertellys (FpV) despide municipales, los concejales de todo color político actúan como cómplices y no han pisado la fábrica. No es casual. Cambiemos (PRO-UCR), Massa (FR), y el FpV se han puesto de acuerdo para votar un presupuesto provincial que agudiza la deuda de la provincia en beneficio del capital financiero, y ataca las condiciones de vida del pueblo, mientas producen miles de despidos de municipales.

El Partido Obrero de Azul llama a todo el pueblo trabajador a rodear de solidaridad a los Ceramistas y a todos los trabajadores amenazados de despido. La gran movilización de noviembre que protagonizamos los trabajadores azuleños demuestra que los Ceramistas no están solos. Ahora más que nunca por los Ceramistas, los municipales, Fanazul, el Molino San Martín y Meta Azul hay que ganar la calle. Que la “Mesa de los Trabajadores” que acaban de conformar los gremios convoque a un paro general con la consigna central: Ni un despido en Azul.

Si Cerámica no da marcha atrás debe ser expropiada por el estado y puesta a  funcionar bajo control de los trabajadores. Que el estado mismo garantice los salarios de convenio y los contratos preferenciales para vender la producción. ¡La producción de una fábrica ceramista no puede “sobrar” cuando faltan viviendas populares en toda la provincia y el país y las escuelas y hospitales se caen a pedazos!

Partido Obrero de Azul.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *