LA RENDICIÓN DEL REGIMIENTO A-2

Ni vencedores ni vencidos en Azul

Coronel Pedro Enrique Marti Garro, jefe del 2 de Artillería de Azul.Mapa anexado al expediente de la Marina de Guerra. Indica las posiciones y fecha de rendición de las unidades. En la parte superior se señala el caso del A-2 de Azul.Los regimientos rendidos. Olavarría, Tandil y Azul encabezan la lista.
<
>
Mapa anexado al expediente de la Marina de Guerra. Indica las posiciones y fecha de rendición de las unidades. En la parte superior se señala el caso del A-2 de Azul.

La frase fue articulada por el jefe del A-2 cuando la tropa regresó del desventurado viaje hacia Tres Arroyos. El regimiento volvió “Libertador”, es decir, plegado al movimiento que derrocó al presidente Perón, si bien había salido de los cuarteles el 16 de septiembre en defensa del gobierno constitucional. Un expediente revela que la unidad local se rindió ante la Marina de Guerra.

 

Escribe: Marcial Luna (*) – lunasche@yahoo.com

Investigación Exclusiva para EL TIEMPO

 

 

V NOTA

1955, 18 de septiembre. Las comunicaciones no han sido el fuerte de los grupos leales durante el levantamiento armado que derrumbó al presidente Juan D. Perón. Lo demuestra un informe del día 18: “En las primeras horas de la mañana se tiene información de que el Ministerio de Ejército ordenaba avanzar sobre Bahía Blanca a los regimientos de Esquel, Neuquén, Santa Rosa, Azul, Olavarría y Tandil.” (Folio 97) Es que, al menos las fuerzas que circulaban el día 17 por la ruta 3 hacia Bahía Blanca, se habían rendido. Sólo que el Ministerio de Ejército aún no lo sabía y, por eso, les estaba ordenado avanzar… Para entonces, la Marina de Guerra ya disponía del listado de agrupaciones de Ejército rendidas. Entre otros, el Regimiento 2 de Caballería de Olavarría, Regimiento 1 de Caballería de Tandil, Regimiento 2 de Artillería de Azul. (Folio 101, ver documento).

 

Pasado pisado y olvidado…  

El 23 de septiembre se aguardó el regreso del regimiento A-2 a sus cuarteles de Azul. Puede leerse en la edición de El Tiempo del día 25, en la portada, que la tropa fue recibida por el coronel Pedro Enrique Marti Garro, quien “tuvo patrióticos conceptos, manifestando que al no haber vencedores ni vencidos la enseña celeste y blanca sigue siendo la única guía tutelar de todos los argentinos”.

Al citar la frase del general Lonardi –que en realidad parafraseó a Urquiza y su proclama de 1859–, no quedaron dudas, pues, del rotundo cambio de posición: el 2 de Artillería salió de Azul el día 16 encuadrado en el bando “leal” al gobierno nacional, y retornó el 23 reconvertido en “libertador” –como ocurrió con otras unidades–. También por ello los casos de Ciappina y Moguillansky, que fueron objeto de la nota anterior, pasaron rápidamente al olvido en la fuerza.

Lo mismo ocurrió con el resto de los pelotones que el 16 de septiembre salieron en defensa del presidente Perón. Para el día 20, el jefe de Estado poco y nada pudo esperar de las fuerzas armadas que, si bien comandaba –tal como establece la Constitución Nacional–, no controlaba.

Luego del vuelo rasante del día 17, que implicó la muerte para el sargento Domingo Ciappina (34 años) y el conscripto Raúl Moguillansky (21 años), la formación de artilleros giró en la ruta nacional número 3 e inició su camino de regreso a Azul.

La actitud implicó rendición, pero el hecho de retornar a su base mucho antes de llegar al objetivo, significó que no se tomaron prisioneros. Es importante indicar que estaba prevista, en el golpe de septiembre de 1955, la toma de “prisioneros de guerra”.

En el Folio 390 del expediente que venimos citando desde la Nota 1, se indica: “[…] El tratamiento que se da a los detenidos se ajustó en un todo a las instrucciones recibidas de la Superioridad que se transcriben a continuación: […] El trato con el personal tomado prisionero será el que corresponde de acuerdo con las normas dictadas en la Convención de La Haya”.

 

Previsiones   

Para el asalto del poder nacional la Marina de Guerra, inclusive, previó un “modelo de interrogatorio” para los militares que resultaren detenidos. Se revela en el Folio 380, para el caso de jefes y oficiales con mando, a quienes debían extraer las siguientes informaciones: “Unidad; asiento de la unidad; cómo era transportada; qué refuerzos tiene; […] quién le impuso la misión; cuál era la misión; […] estado moral de la tropa al rendirse” y finaliza con la “impresión general del interrogador”.

La vertiginosa experiencia de las unidades, en este caso del A-2 de Azul, los días 16 y 17 de septiembre de 1955, hizo que ni siquiera, a pesar de la rendición, alcanzaran a cumplimentarse los formularios previstos para los prisioneros.

Hubo dos escenarios en Azul directamente relacionados con el golpe de Estado de 1955. En estas primeras notas se hizo referencia al regimiento 2 de Artillería. Los dos próximos artículos tendrán como eje central al Arsenal Naval Azopardo. En consecuencia, podemos invitar al lector a iniciar el tránsito hacia un problema: La unidad naval asentada en las sierras de Azul, ¿fue leal al gobierno o se levantó en contra de Perón, al igual que el resto de las unidades de la Marina de Guerra?.

(*) Profesor de historia y periodista.


LAS ARMAS DE LA CGT

Como ocurrió con el caso de la CGT Azul y su secretario general Manuel Chaves, ejecutado a tiros el 22 de septiembre de 1955 por una patrulla naval en un operativo que tenía como objeto localizar armas, el expediente consultado refiere el caso de la ciudad de Coronel Dorrego. Es fundamental conocerlo, para observar las diferencias con lo ocurrido en Azul.

A partir del Folio 165 se informa que una patrulla de la Marina de Guerra tuvo como misión “ocupar militarmente” la localidad de Coronel Dorrego “a fin de garantizar la normalidad en dicha población” (Había tomado estado público la versión de que la CGT armaría a su tropa para salir en defensa de Perón y su gobierno).

El operativo se inició el 19 de septiembre de 1955, a las 19,15 horas: rápidamente se ocupó el edificio municipal y la comisaría de Policía. Además, “se realizaron algunos allanamientos en busca de armas; para ello se contó con la información de algunos civiles; esta actividad se desarrolló con resultado negativo.”

Entre los sitios involucrados estuvo el “edificio de la CGT. Se allanaron varios domicilios en busca de armas, con resultado negativo.”

Con respecto a los gastos, se informa: “En mantenimiento de la tropa no se realizó ninguna inversión dado que los alimentos fueron donados espontáneamente por la población civil, negándose a recibir su reintegro.” (Folio 167) Esto demuestra que en todas las ciudades se brindó algún tipo de colaboración con las fuerzas de ocupación “libertadoras”.

Finalmente, el informe de la Marina de Guerra detalla el armamento secuestrado en la Comisaría de Coronel Dorrego, lo cual demuestra –sobre todo– que las armas fueron confiscadas:

– Una escopeta Bayard calibre 16 de dos caños

– Una escopeta sin marca calibre 28 de 2 caños

– Una escopeta W.H. Hamilton calibre 28 de dos caños

– Siete Winchester calibre 44.

– Doce revólveres Orbea calibre 38 largo

– Cuatro revólveres Colt calibre 38 corto.

– Un revólver V.S. calibre 38 largo

– Un revólver R.S. calibre 38 largo

– Ciento un proyectiles calibre 38 largo

– Treinta y dos proyectiles calibre 38 corto

– Siete proyectiles de pistola calibre 45

– Elementos varios (pistoleras, cananas, etc.).

Otro procedimiento de patrulla naval, esta vez el 22 de septiembre de ese año ’55 y en la ciudad de Azul, no tuvo el mismo final: los marinos buscaron armas que “se presumía” estaban en poder de Manuel Chaves, como responsable de la central obrera. Dos allanamientos, a la CGT y al predio del fondo del edificio (ruinas de la antigua Escuela 2) dieron resultado negativo esa noche. También la requisa en el domicilio de Chaves, sólo que éste fue abatido con tres tiros en la cabeza. Las armas se buscaron después. Y no se hallaron.

 

M.L.

 

EL DATO:

El próximo sábado será publicada la sexta y anteúltima nota de esta serie compuesta por siete artículos.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *