ENFOQUE

#NiUnoMenos

Escribe:

Pastor Pablo Andrés Sabatini

Alianza Cristiana y Misionera de Azul

– Fue producto de un embarazo no deseado y su madre decidió abortarla. Afortunadamente, el pastor de la iglesia a la que asistía los convenció de lo contrario…

Hubieran matado a Celine Dion.

– A su madre le dieron un diagnóstico negativo, los doctores dijeron que nacería discapacitado, le aconsejaron que abortara. Su madre continuó con el embarazo.

Hubieran matado a Andrea Bocelli.

– Luego de un accidente que sufrió su madre, estuvo a punto de ser abortado. Roberto Gomez Bolaños (El Chavo)

¿Qué nos pasa como sociedad, que no defendemos la vida? ¿Dónde están los derechos de aquellos que no nacieron?

Hoy solo es cuestión de “decisión”. Dicen: “Es mi cuerpo, decido yo” y ¿Quién le consulta al bebé?

Lo paradójico de todo esto es que quienes tienen estas posturas nacieron y se creen con derechos para decidir sobre la vida de otros, jugando a ser Dios.

¿Y los médicos que realizan estas prácticas?  Pueden entender mucho de medicina, pero no les enseñan a aquellas personas que interrumpieron el embarazo a lidiar con la culpa, con la angustia, con la depresión.

Abortar no te hace dejar de ser madre, te hace madre de un niño muerto.

Hay miles de opciones antes de abortar, el amor con todas las letras siempre da vida, no la quita.

Abortar no es un derecho. Robar no es un derecho. El primer derecho, sin el cual no podría haber más derecho, es el derecho a la vida.

 

¿Qué dice La Biblia? 

La Biblia nunca menciona específicamente el problema del aborto. Sin embargo, hay numerosas enseñanzas en la Escritura que hacen totalmente claro la visión de Dios sobre el aborto.

Jeremías 1:5 nos dice que Dios nos conoce antes de formarnos en el vientre materno. El Salmo 139:13-16 nos habla del papel activo de Dios en nuestra creación y formación en la matriz. Éxodo 21:22-25 prescribe el mismo castigo para alguien que cause la muerte de un bebé en el útero que para alguien que cometa un asesinato. Esto indica claramente que Dios considera a un bebé en la matriz del mismo modo que lo hace con un ser humano plenamente desarrollado como adulto.

Para el cristiano, el aborto no es un asunto de elección de los derechos de la mujer. Es un asunto de la vida o la muerte de un ser humano hecho a la imagen de Dios. (Génesis 1:26-27; 9:6).

El primer argumento que se levanta siempre contra la posición cristiana sobre el aborto es: “¿Qué sucede en los casos de violación y/o incesto?”. A algo tan horrendo como sería el quedar embarazada como resultado de una violación y/o incesto, ¿es el hacer asesinar a un bebé la respuesta?  Dos errores no hacen un acierto. El bebé no debe ser castigado por los actos malvados de su padre.

 

“Defendamos la vida”

La vida de un ser humano en la matriz vale cualquier esfuerzo que le permita llegar al término de su proceso de nacimiento.

Para aquellos responsables de un aborto: el pecado del aborto no es menos perdonable que cualquier otro pecado. A través de la fe en Jesucristo, cualquier y todos los pecados pueden ser perdonados (Juan 3:16; Romanos 8:1; Colosenses 1:14). Una mujer que ha tenido un aborto, o un hombre que ha animado al aborto, o aún un doctor que ha ejecutado uno, todos pueden ser perdonados por la fe en Cristo Jesús, cuando hay un verdadero arrepentimiento. Defendamos la vida, digamos NO al aborto. #NiUnoMenos.

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. sergio

    junio 24, 2016 at 11:12 am

    muy buena reflexion para pensarlo antes de hacer un aborto !!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *