MIRTA MONTES DE OCA 

“No compito contra nadie, es una superación personal”

La azuleña será una de los tres atletas en silla de ruedas que tomará parte de la Travesía de Cataratas al Mar, una prueba que se extenderá durante un mes y que comenzará en Puerto Iguazú, en septiembre, para culminar en Mar del Plata. El domingo se llevará a cabo en Azul una correcaminata para aportar al solvento del viaje que Montes de Oca emprenderá rumbo a Misiones.

Mirta Montes de Oca y Noelia Gallours, directora de Deportes de la Municipalidad, ayer durante la conferencia de prensa donde se anunció la correcaminata.

PRENSA MUNICIPAL/LUCAS TEDESCO
<
>
Mirta Montes de Oca y Noelia Gallours, directora de Deportes de la Municipalidad, ayer durante la conferencia de prensa donde se anunció la correcaminata. PRENSA MUNICIPAL/LUCAS TEDESCO

No son sus palabras, no se trata de una definición esgrimida en la charla, más bien surge como una conclusión periodística al cabo de la entrevista: Mirta Montes de Oca es bandera de una causa, una causa que adquiere razón de ser cuando alimenta ilusiones ajenas (pues las propias ya las alimentó).

Hace 20 años, un accidente automovilístico la condicionó a la silla de ruedas. Y si bien en un primer momento el desasosiego parecía imponerse (“Yo no hacía nada, creía que estaba sin posibilidades de nada”), a fines de 2012 un hombre discapacitado la envalentonó y le abrió una ventana a un nuevo horizonte: el deporte, precisamente el maratón. En diciembre de ese año, Mirta estaba desarrollando parte de su recuperación en la ciudad de Bolívar y optó por participar en la Maratón Tinelli. “Encontré esto que me gustó, es un ambiente muy cálido. Muy buena gente”, dice ahora a EL TIEMPO, mientras ya palpita su participación en la Travesía De Cataratas al Mar.

La atleta azuleña será una de las tres personas en silla de ruedas que van a tomar parte en este desafío que tendrá su jornada inaugural el 4 de septiembre. Además de Montes de Oca, largarán en Puerto Iguazú  Aníbal ‘Coco’ Urbano, de Mar del Plata, y Héctor López Camelo, de Pergamino.

“La prueba durará, creo, 35 días –contó Montes de Oca sobre la Travesía de Cataratas al Mar–. Está estipulado disputar 100 kilómetros por día. Pasaremos por Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe y provincia de Buenos Aires. Termina en Mar del Plata. En cada ciudad donde ingresemos, daremos una charla sobre el motivo de nuestra participación. Tenemos todo un equipo de apoyo: ambulancias, enfermeros, la casilla por si hay que descansar a la noche, que te puede agarrar en el medio de la nada”.

El tomar parte de esta travesía implica no sólo el esfuerzo personal y la vocación que Mirta siente por compartir su experiencia con otras personas discapacitadas, a quienes desea aportarles la perspectiva que a ella misma la animó a hacer algo más que estar acostada. Es necesario obtener el solvento para el viaje y para ello (además de sus gestiones ante el Municipio y entidades e instituciones varias) es que el domingo se ha organizado una correcaminata de 5 kilómetros de extensión. La competencia, promocionada por la Municipalidad de Azul, se largará a las 11 horas y tendrá a la pileta municipal (Bidegain y Glorioso) como punto de partida y de llegada.

–¿Cómo llega usted a esta prueba y de qué tipo de desafío se trata?

–El año pasado, cuando fui a buscar la silla de competición a Tostado, provincia de Santa Fe, conocí a varios maratonistas en silla de ruedas: tres salteños, dos mendocinos, un muchacho de Mar del Plata, uno de Pergamino y el fabricante de la silla, de Tostado, que compite. Se hizo un grupo muy lindo, estuvimos tres días y cada uno volvió a su lugar de origen. En enero, Coco Urbano, el muchacho de Mar del Plata, que ya tiene dos travesías (Alaska y Base Marambio) y que cruzó 4 veces la Cordillera de los Andes, publica en Face que tenía ganas de hacer la Travesía de Cataratas al Mar, travesía por la inclusión.

¿Por qué “por la inclusión”? Porque en el tema nuestro de sillas de ruedas, es muy difícil encontrar maratones donde se incluye la categoría de silla de ruedas, a nivel nacional. Solamente la única ciudad que lo incluye es la Maratón Internacional Dino Hugo Tinelli en Bolívar. Siempre que yo he ido a distintas ciudades de la provincia, he largado con los demás competidores normalmente. Yo compito conmigo mismo, porque en todos lugares de la provincia no hay sillas de ruedas. No compito contra nadie, es una superación personal.

–¿En esta travesía encuentra el ámbito de inclusión que escasea?

–Nosotros lo hacemos para ir concientizando a la gente, de acuerdo a la ciudad donde vayamos entrando, dando charlas, folletos, calcos, sobre la inclusión de las personas en sillas de ruedas en las maratones. Concientizar a la gente para que no se quede encerrada, porque se pueden hacer muchas cosas. Maratones u otros deportes, o cualquier cosa de acuerdo a la patología de cada persona. Ese es el objetivo de porqué yo voy a esta travesía.

Hay otra vida en la silla de ruedas, se ve desde otro ángulo. Pero la hay. En Azul recién ahora están incluyendo a los chicos con capacidades diferentes, me parece perfecto. Que los hagan hacer deportes o baile o lo que sea, me parece bárbaro la inclusión. En Azul se tendría que trabajar mucho más por la discapacidad.

¿Usted ya era una deportista apasionada antes del accidente?

–No, no. A mí se me dio porque en Bolívar había un hombre con la pierna cortada, tenía problemas de Diabetes, de corazón, y yo dije “si él puede, por qué yo no”. Le dije que lo quería acompañar y salimos a entrenar. En ese primer maratón hice 8 kilómetros. Antes de la largada, él me dijo y me quedó para siempre: “Mirta, esta la última maratón que yo hago, ahora seguí vos”. Yo digo que Santiago me dejó un legado y yo no lo puedo defraudar.

–De cara a esta travesía, ¿su entrenamiento se ha intensificado?

–No cambia nada. Lo que a mí me va a cambiar son los relieves del camino, digamos; hay subidas, bajadas, pendientes. Cuando sea plano va a ser más fácil para mí, porque es a lo que yo estoy acostumbrada. Pero sí, me estoy preparando. Tengo un entrenador y estamos haciendo 15 kilómetros en la preparación.

EL DATO  

La inscripción a la correcaminata tendrá un valor de 50 pesos. Podrá concretarse, hasta mañana inclusive, en Deportes (25 de Mayo 621), en el horario de 8 a 14, o el mismo día de la carrera en el sector de la pista de atletismo. Se entregarán premios a los tres primeros en la general y habrá sorteos sorpresa, merced a la colaboración de comercios locales.

La distancia de 5 km., que iniciará en la pileta, tendrá como punto de retorno la Escuela Nº 28, a partir del cual los atletas recuperarán el mismo trayecto hasta allí abordado.

 

 

“NADIE ME VA A BAJAR LOS BRAZOS”  

La mirada colectiva al discapacitado, a veces, ha pecado de compasiva creyéndose inclusiva. ¿Cómo ha sido en su caso desde que comenzó a hacer deportes?

–Me han aceptado siempre. Siempre me han recibido de una manera maravillosa. Soy una persona que enseguida me hago de amistades, rápidamente entro en el clima. Nunca tuve inconvenientes porque siempre ven la fuerza que yo hago. Porque si bien todos hacen un esfuerzo, el nuestro es doble. Nosotros tenemos que entrenar con la silla, que tiene que estar en condiciones, las cubiertas…todo tiene que estar en condiciones. Si nos falla un detalle de la silla ahí quedamos.

Uno tiene que estar preparado mentalmente para decir “tengo que llegar, yo puedo”. No importa cuánto tarde o si llego última, lo que yo quiero es llegar. Soy la única maratonista en sillas de rueda acá y recién ahora me están reconociendo un poquito. Nunca me reconocieron como maratonista representante de Azul. Igual seguí, a mí nadie me va a bajar los brazos.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *